Auto 2014-00051 de noviembre 27 de 2014

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCION QUINTA

Radicación: 11001-03-28-000-2014-00051-00

Consejera Ponente:

Dra. Susana Buitrago Valencia

Actor: Iban Medina Ninco

Demandado: Representante a la Cámara por el departamento del Huila

Bogotá, D.C., veintisiete de noviembre de dos mil catorce.

EXTRACTOS: «II. Consideraciones de la Sala

1. Competencia.

De conformidad con lo dispuesto en el artículo 246 del Código de Procedimiento Administrativo y de lo Contencioso Administrativo, en armonía con el numeral 9º del artículo 243 ibídem, el recurso de súplica es procedente para controvertir la negativa al decreto de pruebas en el trámite de este proceso especial de única instancia.

En efecto, el recurso de súplica en los términos del artículo 2466 procede: i) contra los autos que por su naturaleza serían apelables, condición que tiene el auto que niega las pruebas, según el artículo 2437 ibídem y ii) cuando además, tal decisión se adopta en procesos que se tramitan en única instancia.

2. De la decisión.

2.1. En cuanto a la prueba documental negada.

Para decidir si se suplica o no la determinación de no tener como medios probatorios los documentos allegados con la contestación de la demanda, es necesario comenzar por precisar que la actividad probatoria al interior de un proceso judicial se desarrolla en diferentes fases o etapas que comprenden entre otras, la de: i) proposición o presentación, ii) admisión y ordenación, iii) recepción y práctica y iv) valoración y apreciación por el juez(8).

En este entendimiento es claro que si las partes aportan las pruebas como ocurre cuando los demandantes lo hacen con el escrito de demanda y los demandados al contestarla, le corresponde al juez su admisión.

Porque frente a ellas la actividad judicial recae en aceptar como tales las que así aduzcan las partes. Escenario diferente es el que se presenta cuando se pide su práctica, pues en este caso, no reposan en el expediente y por lo tanto requieren que además de que se resuelva sobre su decreto, se practiquen, v. gr. como ocurre cuando se piden recepcionar testimonios o rendir dictámenes periciales.

Valorar o apreciar la prueba es actividad propia de etapa procesal posterior, que el operador judicial lleva a cabo con el propósito o finalidad de conocer el mérito o convicción que le ofrece el medio de prueba que fue decretado, o sobre las que fueron acompañadas con la demanda o la contestación y que en oportunidad previa (la del decreto de pruebas) admitió a simple título de tenerlas como tales.

De esta manera, no es dable anticipar el otorgamiento de valor probatorio a los documentos que ya obran en el expediente durante la oportunidad procesal que solo es para decretarlas, porque ello corresponde a un aspecto propio de apreciarse cuando se decida de fondo sobre las censuras planteadas contra el acto de elección.

Entonces, los documentos que la accionada allegó con la contestación de la demanda sí debieron aceptarse como prueba, por lo tanto se revocará la decisión de negar su decreto para, en su defecto, considerarlos como tales con el valor que les corresponda según la ley, y por la apreciación que se realice al examinarlos cuando corresponda dictar decisión de mérito que defina el proceso.

2.2. En cuanto al testimonio negado.

El testimonio que no fue decretado se refiere a la declaración del director del Partido de la U en el Huila, que solicitó la accionada como necesario para desvirtuar la imputación que la demanda le hace, a partir de poder acreditar que en razón a las circunstancias que rodearon la inscripción de su candidatura por la muerte de su hijo candidato, no le era posible haber gestionado negocios para aventajar a los demás candidatos de la contienda, con miras a captar electorado, colocando a sus contendores en situación de indefensión.

Al respecto la Sala estima que comoquiera que en el acto de inscripción está contenida la razón de vincularse a integrar la lista de candidatos, documento que fue aportado y decretado como prueba, y que obran también otras acreditaciones que dan cuenta de las circunstancias de tiempo, modo y lugar del acaecimiento de este suceso, el testimonio resulta innecesario para demostrar en qué condiciones se produjo su candidatura o aspiración a la Cámara de Representantes.

Además, si bien se señala en la contestación de la demanda que el Dr. Gechem dirige el Partido de la U en el Huila, tanto la modificación de la lista así como su inscripción inicial la suscribió el representante legal del partido, persona diferente de quien se solicita que deponga. Ello corrobora que tal declaración no es prueba conducente para probar las circunstancias que se invocaron para efectos de probar las circunstancias que pretende acreditar a título de defensa para que se mantenga la legalidad de la elección.

Así las cosas, no se revocará la decisión de negar la práctica de este testimonio, pero por las razones aquí explicadas.

Por lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Quinta,

RESUELVE:

1. REVOCAR la decisión adoptada en la audiencia celebrada el 20 de octubre del año en curso, respecto de la negativa a decretar la documental aportada por la parte demandada numerales 3º a 6º, 8º a 11 y 14 de la solicitud de pruebas (fl. 270). En su lugar, se DECRETAN y se tienen como pruebas tales documentos con el valor probatorio que les asigne la ley.

2. CONFIRMAR la decisión adoptada en la audiencia celebrada el 20 de octubre del año en curso, respecto de la negativa a decretar el testimonio del doctor Jorge Eduardo Gechem Turbay (fl. 271), por las razones expuestas en la parte motiva de esta providencia.

3. Ejecutoriada esta providencia, regrese el expediente al despacho de la Consejera conductora para lo pertinente.

Notifíquese y cúmplase».

(8) Sobre el particular se puede consultar al doctrinante Hernando Devis Echandía. Compendio de derecho procesal. Pruebas Judiciales. Tomo II. Novena Edición.