Sentencia 2014-00103 de marzo 4 de 2014

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN CIVIL

AC974-2014

Rad.: 11001-0203-000-2014-00103-00

Bogotá, D. C., cuatro de marzo de dos mil catorce.

La Corte decide el conflicto de competencia surgido entre los Juzgados Treinta y Seis Civil Municipal de Bogotá y Civil Municipal de Descongestión de Facatativá.

I. Antecedentes.

1. Ante el primero de los citados xxxxxxxxxxx propuso el cobro ejecutivo de una letra de cambio contra xxxxxxxxxxxxxx, de quien afirmó está domiciliada en Bogotá. Atribuyó a dicha autoridad el conocimiento de las diligencias «por la vecindad de las partes», pero señaló que recibiría notificaciones en una dirección en Facatativá(fls. 10 a 12).

2. Ese despacho judicial rechazó el libelo porque dedujo que «el domicilio de la parte demandada es del municipio de Facatativá» (fl. 16).

3. El asunto se repartió inicialmente al Juez Segundo Civil del Circuito de dicha localidad, quien ordenó remitirlo a los civiles municipales, el 23 de mayo de 2013 (fl. 19).

4. En auto del 18 de octubre siguiente, el Juzgado Civil Municipal de Descongestión de la nombrada ciudad avocó el conocimiento de las diligencias. Posteriormente, inadmitió el escrito incoativo para que el actor explique donde está asentada la contraparte, atendiendo que «en el acápite introductorio se alude como domicilio la ciudad de Bogotá, empero, en el acápite de notificaciones hace alusión al municipio de Facatativá»(fl. 23).

5. El 25 de noviembre, se rechazó la demanda porque no se subsanó en tiempo (fl. 24).

6. La ejecutante interpuso ataque horizontal y, en subsidio, apelación contra ese proveído, para que se remitiera el escrito incoativo al funcionario ante quien inicialmente fue presentado o, en su defecto, se planteara el conflicto negativo de competencia (fls. 25 y 26).

7. El funcionario de Facatativá repuso el auto y, en su lugar, provocó la colisión (fls. 29 y 30).

8. Surtido el traslado establecido por el artículo 148 del Código de Procedimiento Civil, que, cumple advertirlo transcurrió en silencio, se dirime la controversia.

II. Consideraciones.

1. Como del expediente surge claro que se trata de un conflicto de competencia que involucra a juzgados de diferente Distrito Judicial, corresponde a la Corte desatarlo de acuerdo con la atribución conferida por los artículos 28 del Código de Procedimiento Civil y 16 de la Ley 270 de 1996, modificado por el 7º de la 1285 de 2009, a través del Magistrado Sustanciador en Sala Unitaria, de conformidad con el artículo 29 del precitado estatuto procesal, reformado por el artículo 4º de la Ley 1395 de 2010, vigente a partir de su promulgación el 12 de julio del mismo año. Así lo expresó la corporación en autos de 27 de septiembre de 2010 Expediente 2010-01055-00 y del 29 de enero de 2014, Expediente 2013-02994-00.

2. Dentro de los fueros instituidos para distribuir los litigios entre los distintos juzgados, en atención al factor territorial, está el general o personal, en virtud del cual la competencia para conocer de los procesos contenciosos radica en el juez del domicilio del demandado, salvo disposición legal en contrario; si tiene varios, el que elija el actor, a menos que se trate de asuntos vinculados exclusivamente a uno de ellos. Si carece del mismo será el de su residencia. Asumirá el trámite el del domicilio del accionante, cuando se desconoce el del convocado o si este reside fuera del país (CPC., art. 23, nums. 1º al 3º).

3. En el caso específico de la ejecución con base en títulos valores, la Corte ha precisado que «no es el lugar acordado para el pago, sino el domicilio del demandado el factor que determina la competencia»(Auto de 20 de febrero de 2001, Exp. 0003, reiterado entre otros en interlocutorios del 4 de noviembre de 2011 y 20 de septiembre de 2013, Exps. 2011-02197-00 y 2013-01476-00, respectivamente).

4. En el «sub judice», como quedó advertido, la demanda formulada por xxxxxxxxxxxxx contra xxxxxxxxx xxxxxxxxx, tiene como propósito obtener el pago forzado de una letra de cambio, situación que determina que el juez competente para conocer del asunto es el del domicilio de la ejecutada.

Al informarse en el libelo que xxxxxxxxx estaba domiciliada en esta capital, el funcionario a quien inicialmente se le repartió el asunto debía atenerse a esa manifestación e impartirle trámite legal a las diligencias, dada la claridad en torno al fuero atribuido por el demandante.

5. Tampoco cabía deducir que la accionada tenía su domicilio en Facatativá por el hecho de que se haya indicado una dirección de esa localidad donde recibiría notificaciones, pues, ello no es determinante para deducir que esa comarca sea la sede central de los negocios e intereses de la deudora.

Reiteradamente ha enseñado esta corporación que no puede confundirse, el lugar indicado por la parte actora como domicilio de su contendor con aquél en el que éste recibirá notificaciones, en virtud de que obedecen a conceptos distintos, ya que el primero es la residencia acompañada del ánimo de permanecer en ella (C.C., art. 76), en tanto que el otro es el sitio donde una persona puede ser ubicada para enterarla de las actuaciones judiciales que lo exijan.

Dicho razonamiento ha sido explicado por la Sala en los siguientes términos:

«[N]o es factible confundir el domicilio, entendiéndose por tal, en su acepción más amplia, como la residencia acompañada, real o presuntivamente, del ánimo de permanecer en ella, con el sitio donde puede ser notificado el demandado, ‘pues este solamente hace relación al paraje concreto, dentro de su domicilio o fuera de él, donde aquel puede ser hallado con el fin de avisarle de los actos procesales que así lo requieran’ (auto del 6 de julio de 1999), ya que suele acontecer ‘que no obstante que el demandado tenga su domicilio en un determinado lugar, se encuentre de paso (transeúnte), en otro donde puede ser hallado para efectos de enterarlo del auto admisorio de la demanda, sin que por tal razón, pueda decirse que de esta debió formularse en este sitio y no en el de su domicilio, o que este sufrió alteración alguna’»(CSJ., ACC 20 de noviembre de 2000, Exp. 0057, reiterado el 5 de noviembre de 2013, Exp. 2013-02329-00).

6. En conclusión, se asignará el asunto al juzgado donde fue radicado inicialmente.

III. Decisión.

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia,

RESUELVE:

1. Declarar que el Juzgado Treinta y Seis Civil Municipal de Bogotá es el competente para conocer del libelo en referencia.

2. Enviar el expediente al citado despacho judicial e informar lo decidido al Juzgado Civil Municipal de Facatativá en Descongestión, haciéndole llegar copia de esta providencia.

3. Librar, por secretaría, los oficios correspondientes.

Notifíquese

Magistrado: Fernando Giraldo Gutiérrez.