Auto 2017-00028 de octubre 19 de 2017

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN QUINTA

Rad.: 11001-03-26-000-2017-00028-00

Consejero ponente:

Dr. Alberto Yepes Barreiro

Actor: Fredy Antonio Machado López

Demandado: Luis Fernando Otálvaro Calle —Representante de los Funcionarios y Empleados ante la Comisión Interinstitucional de la Rama Judicial—.

Bogotá, D.C., diecinueve de octubre de dos mil diecisiete

Extractos« II. Consideraciones

1. De la procedencia del recurso de súplica.

Es importante resaltar que el recurso de súplica, establecido en el artículo 246 del CPACA, procede contra los autos dictados en única instancia que son susceptibles de apelación. Al respecto, dicha disposición señala:

ART. 246.—Súplica. El recurso de súplica procede contra los autos que por su naturaleza serían apelables, dictados por el Magistrado Ponente en el curso de la segunda o única instancia o durante el trámite de la apelación de un auto. También procede contra el auto que rechaza o declara desierta la apelación o el recurso extraordinario.

Este recurso deberá interponerse dentro de los tres (3) días siguientes a la notificación del auto, en escrito dirigido a la Sala de que forma parte el ponente, con expresión de las razones en que se funda.

El escrito se agregará al expediente y se mantendrá en la Secretaría por dos (2) días a disposición de la parte contraria; vencido el traslado, el Secretario pasará el expediente al Despacho del Magistrado que sigue en turno al que dictó la providencia, quien será el ponente para resolverlo ante la Sala, sección o subsección. Contra lo decidido no procederá recurso alguno”

Por su parte, el artículo 243 dispone cuáles decisiones son apelables, incluyendo en el numeral 1º aquél que rechaza la demanda, por lo que es claro que la decisión recurrida está sujeta al recurso de súplica, con exclusión del magistrado.que profirió la decisión. De manera tal que, si bien el apoderado del actor presentó recurso de “reposición y en subsidio apelación”, lo cierto es que lo procedente es darle trámite de súplica.

Igualmente, se pone de presente que el recurso se presentó dentro de la oportunidad legal correspondiente, toda vez que aquel se formuló el 25 de septiembre de 2017, y la providencia recurrida se notificó el 21 del mismo mes y año.

2. Planteamiento del problema.

Es importante precisar que el recurrente no cuestiona en su recurso el hecho de que para rechazar la demanda se haya tomado en consideración el horario de cierre de la Corporación, esto es, las 5 pm. Así mismo acepta que el correo que intentó enviar a las 4:19 pm no fue efectivamente enviado, es decir, no se trata de un correo que se quedó “en la nube” por un tiempo y se recibió más tarde, sino que dicho correo nunca se recibió por parte de su destinatario por razones que desconoce, por lo que no hay controversia en cuanto a que el único correo electrónico efectivamente enviado y recibido en la Secretaría de la Sección Quinta, fue el remitido a las 5:28 pm.

Por lo anterior, esta Sala no se pronunciará sobre estos aspectos frente a los cuales el recurrente no manifestó inconformidad alguna, y se militará al análisis del argumento expuesto en el recurso, esto es, aquél según el cual la demanda no debió ser rechazada toda vez que si bien el escrito de subsanación efectivamente se recibió en la Secretaría de la Sección a las 5:28 pm, y no antes, lo cierto es que en ejercicio de su “derecho a la ignorancia legítima en relación con temas técnicos” se debe entender que intentó enviarla a las 4:19 pm. sin que a él le sea imputable el hecho de que ese correo nunca se entregó y que se haya visto en la necesidad de enviar uno nuevo por fuera de término, esto es, a las 5:28 pm.

3. Solución.

La Sala anticipa que la decisión debe ser confirmada, toda vez que en efecto, como el mismo actor lo acepta y por lo mismo no está en discusión, el correo que dice que intentó enviar a las 4:19 pm no salió de su correo electrónico; por ello, solo cuando lo reenvió a las 5:28 pm, fue cuando efectivamente se entiende radicado en esta Corporación.

Para desarrollar lo anterior, es importante precisar que, el artículo 109 del Código General del Proceso(2), dispone:

Presentación y trámite de memoriales o incorporación do escritos y comunicaciones. El secretario hará constar la fecha y hora de presentación de los memoriales y comunicaciones que reciba y los agregará al expediente respectivo; los ingresará inmediatamente al despacho solo cuando el juez deba pronunciarse sobre ellos fuera de audiencia. Sin embargo, cuando se trate del ejercicio de un recurso o de una facultad que tenga señalado un término común, el secretario deberá esperar a que este transcurra en relación con todas las partes.

Los memoriales podrán presentarse y las Comunicaciones transmitirse por cualquier medio idóneo.

Las autoridades judiciales llevarán un estricto control y relación de los mensajes recibidos que incluya la fecha y hora de recepción. También mantendrán el buzón del correo electrónico con disponibilidad suficiente para recibir los mensajes de datos.

Los memoriales, incluidos los mensajes de datos, se entenderán presentados oportunamente si son recibidos antes del cierre del despacho del ella en que vence el término... (Negrillas fuera del texto original)

Del texto transcrito se evidencian varios aspectos relevantes para el caso concreto:

i) La única forma de allegar los memoriales a un proceso judicial no es a través de correo electrónico, pues la norma citada dispone que éstos “Podrán presentarse y las comunicaciones transmitirse por cualquier medie idóneo”.

Lo anterior significa que, si en efecto el actor considera que no cuenta con “las herramientas académicas o experiencia” en asuntos técnicos, puede allegar los memoriales a través de otro medio idóneo, como por ejemplo, radicándolo directamente en la secretaría de esta Corporación, toda vez que su domicilio está ubicado en Bogotá; de manera que su “ignorancia” —como él mismo lo señala—, en el manejo de los temas electrónicos, no lo exonera de su deber como profesional del derecho, de cumplir con los términos procesales y de asegurarse de presentar los memoriales en tiempo, puesto que esta obligación es de resultado —radicar los memoriales oportunamente.

Sobre el particular, conviene precisar que de aceptar que la corrección de la demanda se presentó en tiempo porque el actor tuvo la intención de enviarlo y de que fuera recibido oportunamente, pero por “situaciones externas como lo es el funcionamiento técnico de los correos electrónicos, nunca se recibió en la Corporación judicial, se llegaría al absurdo de tener que aceptar situaciones en las que por situaciones ajenas a su voluntad no se puede radicar en tiempo.

Por ejemplo, piénsese en el evento en el que un memorial se radicó extemporáneamente en la Secretaría de la Corporación, porque pese a que el abogado iba con suficiente tiempo de camino al despacho judicial, se le presentaron inconvenientes para llegar en tiempo; entonces, por el hecho de que se haya dirigido oportunamente a radicar el memorial y haya tenido la intención y la disposición de radicarlo oportunamente, fueron situaciones externas las que le impidieron cumplir con dicho deber, lo que significa que el memorial debe considerarse en tiempo.

ii) De la norma citada también se advierte que al imponer a la Secretaría el deber de llevar un estricto control y relación de los mensajes recibidos dejando constancia de la fecha y hora de recepción, así como al señalar que los memoriales se entenderán presentados oportunamente si son recibidos antes del cierre del despacho, lo que el legislador quiso considerar para y establecer si un memorial se presentó en tiempo, es el momento en el que se da su recepción(3), siendo irrelevante el momento del envío o en el que se pretenda hacerlo.

De lo contrario y de aceptar la tesis del apoderado del demandante, se crearía un caos judicial debido a la inseguridad que se generaría al tratar do determinar si los memoriales efectivamente se intentaron enviar —no recibieron— en tiempo, o si el apoderado se dirigió al despacho judicial oportunamente, pero en el camino algo se le presentó.

La anterior posición también ha sido expuesta por la Corte Constitucional en Sentencia C-012 de 2002(4).

“Sin embargo, aun cuando debo aceptarse el envío do la demanda a través de estos medies [electrónicos], ello no significa que se haga de manera extemporánea, pues do todas formas la recepción de la misma en el despacho respectivo debe hacerse dentro de los términos establecidos para el efecto por la ley, atendiendo los horarios judiciales en que ésta pueda recibirse; tampoco implica desconocer el deber de hacer la presentación personal de la demanda, toda vez que la autenticidad de la misma es un requisito ineludible para su admisibilidad; por último, el envío de la demanda a través de dicho medios no es excuso para que aquella no reúna los requisitos en la ley, según el caso.”

Es importante tener en cuenta que quien alega un supuesto de hecho, está obligado a probarlo, de manera que si el actor efectivamente envió el correo electrónico a las 4:19 p.m. estaba en el deber de probar que éste se quedó en su bandeja de salida, o que fue rechazado, etc., pero no basta con alegar que lo intentó enviar y que por razones que desconoce, nunca salió ese mensaje de datos, pues ese hecho debió probarlo.

En conclusión, se tiene que si bien el, apoderado de la parte actora manifiesta haber enviado el mensaje de datos contentivo de la subsanación el 14 de septiembre a las 4:19 de la tarde, lo cierto es que dicho mensaje no fue recibido en esta Corporación, y el único mensaje recibido llegó a las 5:28 de la tarde, por lo que es evidente que el escrito de subsanación fue presentado de manera extemporánea, ya que el apoderado de la parte actora tenía hasta el 14 de septiembre a las 5:00 de la tarde para hacer llegar por cualquier medio idóneo la subsanación de la demanda.

RESUELVE:

Confirmar el auto de 20 de septiembre de 2017 mediante el cual el Consejero Ponente decidió rechazar la demanda por cuanto el escrito de subsanación fue presentado de manera extemporánea.

Notifíquese y cúmplase».

(2) Sección quinta. Expediente 68001-23-33-000-2016-00131-01. Auto del 15 de diciembre de 2016. M.P. Alberto Yepes Berrio.

(3) En el mismo sentido, autores como Hernán Fabio López Blanco, en su texto de comentarios al Código General del Proceso, página 450, señala que “un abogado prudente no va a dejar a la suerte de un derecho procesal, especialmente aquellos que implican preclusión, sometida a la oportuna entrega del telegrama, fax o correo electrónico por cuanto debe relievarse que lo que importa para efectos procesales es la fecha de recibo del escrito en la secretaria antes del cierre del despacho en el correspondiente día “(Negrillas fuera de texto).

(4) Cfr. Sentencia C-012 de 2002. M.P. Jaime Araujo