Auto 23959 de mayo 7 de 2004 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN LABORAL

LAUDO ARBITRAL

SOLICITUD DE ACLARACIÓN

Magistrado ponente: Gustavo José Gnecco Mendoza

Radicación Nº 23959

Bogotá, D.C., siete de mayo de dos mil cuatro.

Sería del caso entrar a resolver el recurso de anulación interpuesto por el sindicato de trabajadores de Luminex S.A. contra el laudo del 2 de febrero de 2004, dictado por tribunal de arbitramento convocado para dirimir el conflicto colectivo laboral existente entre la empresa Luminex S.A. con el sindicato de trabajadores de Luminex S.A. y el sindicato nacional de trabajadores metalúrgicos, metalmecánicos, siderúrgicos, mineros y del material eléctrico y electrónico, pero encuentra la Corte que, tal como se destaca por el recurrente, producido el laudo arbitral, la parte sindical pidió su aclaración para que el tribunal determinara el alcance de la resolución sobre aumento de salarios y más concretamente respecto de su incremento para el año 2004.

El tribunal se abstuvo de resolver sobre la aclaración, pues consideró:

“Sin embargo, encuentra el tribunal de arbitramento que el recurso de anulación interpuesto por el mismo sindicato, busca la anulación de este mismo aparte del artículo primero del laudo arbitral a pesar de que se indica que esta debe prosperar en caso de que no se despache favorablemente la solicitud de aclaración.

En sentir de esta corporación las dos solicitudes del sindicato respecto del artículo del laudo mencionado —que se aclare y que se anule— son excluyentes, además de que la citada organización no señala en qué forma, términos o alcance “queda sujeto” el cargo sobre solicitud de nulidad respecto de la aclaración que impropia y acumuladamente se solicita”.

Sobre el particular, cabe precisar que el laudo arbitral que resuelve un conflicto colectivo de trabajo no puede ser considerado como una sentencia judicial. Sin embargo, la particular naturaleza del asunto que es materia de esa decisión y la importancia que tiene en el desarrollo de las relaciones laborales entre las partes, así como la circunstancia de estar sometido el arbitramento laboral a un trámite de obligatorio seguimiento —que no tiene las ritualidades de un proceso judicial— hacen necesario el cumplimiento de normas adjetivas tendientes a garantizar el derecho fundamental al debido proceso.

Por manera que, en cuanto no resulten incompatibles con esa especial naturaleza y con el tratamiento que le otorga el Código Sustantivo del Trabajo al arbitraje laboral, a este le resultan aplicables las normas procesales que gobiernan lo atinente a las resoluciones con las que se pone término a un diferendo por tribunales arbitrales y, dentro de ellas, el artículo 36 del Decreto 2279 de 1989, que consagra expresamente la posibilidad de aclaración del laudo en los casos y con las condiciones del Código de Procedimiento Civil.

Si ello es así, no cabe duda de que frente a un laudo proferido por un tribunal de arbitramento convocado para dirimir un conflicto colectivo de trabajo de intereses, las partes tienen el derecho a solicitar las aclaraciones que estimen necesarias y ello impone a quien profirió la decisión el deber de pronunciarse sobre tal solicitud.

Y esa obligación no se puede rehusar argumentándose que se ha impugnado la decisión, con mayor razón cuando la dicha impugnación se ha presentado de manera subsidiaria. Es cierto que puede haber desestimación de la aclaración cuando no se da el supuesto contemplado por el artículo 309 del Código de Procedimiento Civil, vale decir, cuando en la parte resolutiva no existan conceptos o frases que ofrezcan motivos de duda; pero el juez o tribunal no puede evadir el estudio de la solicitud oportunamente presentada.

Así las cosas, es claro que la posibilidad de solicitar la aclaración del laudo arbitral no sólo es un derecho de las partes involucradas en un conflicto colectivo; evita controversias innecesarias y permite que exista claridad sobre la manera en que, después de haber sido proferido, se van a regir las condiciones de trabajo en la empresa, pues no puede perderse de vista que la decisión de los arbitradores, en relación con ese aspecto, adquiere la naturaleza de convención colectiva de trabajo.

En consecuencia, mientras la solicitud de aclaración no sea debidamente resuelta es dable considerar que queda pendiente la firmeza jurídica de la decisión arbitral y así lo asume la Corte en este asunto, por lo cual dispondrá que el tribunal se pronuncie respecto de la aclaración que le propuso la organización sindical. Solo después de resuelta y si es del caso, dependiendo de lo que decidan los árbitros sobre ella, la Sala asumirá el estudio de los restantes puntos del recurso de anulación propuesto por el Sindicato de Trabajadores de Luminex S.A.

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Laboral,

RESUELVE:

Remitir la actuación al tribunal de arbitramento para que en el término de cinco (5) días contados a partir de la fecha de recibo del expediente se pronuncie sobre la solicitud de aclaración del laudo que le planteó el Sindicato de Trabajadores de Luminex S.A. Una vez cumplido lo anterior, el tribunal de arbitramento, previa notificación a las partes, devolverá el expediente a la Sala de Casación Laboral de la Corte Suprema de Justicia, para que esta proceda a resolver los puntos del recurso de anulación interpuesto por la parte sindical.

Cópiese, notifíquese, publíquese y devuélvase el expediente al tribunal de origen.

Gustavo José Gnecco Mendoza—Eduardo López Villegas—Luis Javier Osorio López—Luis Gonzalo Toro Correa—Isaura Vargas Díaz—Fernando Vásquez Botero. 

María Ismenia García Mendoza, Secretaria.

_______________________________