Auto 34046 de diciembre 1º de 2010

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN PENAL

Conjuez Ponente:

Dr. Abel Darío González Salazar

Aprobado acta 399

Bogotá, D.C., primero de diciembre dos mil diez.

EXTRACTOS: «Consideraciones

La Corte Sala Penal de Conjueces, es competente para conocer la acción de revisión instaurada contra la sentencia dictada el 24 de octubre de 2008 por el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Tunja.

Respecto de la causal primera de revisión propuesta

Si bien es cierto, que la accionarte invoca “…como causal de revisión la segunda (sic) de las indicadas en el articulo 220 del código de procedimiento Penal”(2). no obstante cita por escrito la causal primera, de la norma atrás enunciada.

La solicitud de revisión impetrada por la defensora de David Ospina Otálora, fundamentada en la causal primera, se inadmitira, por advertir de plano que no asiste razón alguna a la accionarte en los argumentos en que se apoya la acción, conforme el artículo 195 de la Ley 906 de 2004.

Además de los requisitos formales previstos en el artículo 194 de la Ley 906 de 2004, es claro que a la actora corresponde, de conformidad con el numeral 3º ibídem, demostrar los fundamentos de hecho y derecho en que se apoya la solicitud de revisión de la sentencia, y lo evidente es que la actora presentó a la Sala una alegación que dista mucho de probar que evidentemente fueron condenadas dos o más personas por un mismo delito que no podía ser cometido sino por una o número menor de las sentenciadas.

Es sabido que la acción de revisión es una actividad posterior a la culminación del proceso ordinario, que comprende la elaboración del libelo según precisos requisitos formales, la invocación de concretas causales legales, el señalamiento de los fundamentos jurídicos y fácticos que prueban el fundamento de la revisión que se alega, en orden a demostrar La trascendencia del motivo por el cual se pide la revisión del fallo ejecutoriado, cuya remoción de la firmeza de la cosa juzgada se persigue.

La causal primera de revisión está orientada a demostrar que el delito no pudo ser cometido sino por una persona o por un numero menor de los sentenciados. Sin embargo, el accionante se aparta de esta exigencia en cuanto no logra demostrar los supuestos fácticos del motivo al que acude en la demanda. No se trata de discutir —ha dicho la jurisprudencia— las motivaciones de los fallos de instancia que por estar amparados por la autoridad de la cosa juzgada son intangibles e inmodificables y, por lo mismo, indiscutibles. Nada aporta, más allá del cuestionamiento a la coautoría declarada en la sentencia, en orden a acreditar que para el caso intervinieron menos personas de las condenadas o que el hecho sólo podría ser llevado a cabo por una sola, en razón a la estructura de la conducta (delito de propia mano).

En estas circunstancias no existe más alternativa que el rechazo de la demanda por este aspecto.

La Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia en los términos anteriores ha enunciado cuales son los presupuestos en casos como el presente para que prospere la causal tercera de revisión, pero del estudio de la demanda presentada por la defensora de David Ospina Otálora, esta no aporto pruebas para hacer prosperar su petición, se limitó a enunciar una denuncia ante la Fiscalía, que no aporto, y unas declaraciones de buena conducta de su defendido; que de manera alguna logran el objetivo propuesto.

De lo anterior es entendible que la demanda no cumplió con estos requisitos y es ello suficiente para afirmar que no debe prosperar.

Por último, se quiere ocupar la Sala de conjueces de conceder o no el recurso de reposición, respecto al auto que inadmite la demanda. Si bien la Sala en algunas oportunidades ha negado el recurso, considera procedente reconsiderar su posición con base en los siguientes argumentos:

Es importante indicar que la Ley 906 de 2004 no establece nada al respecto, por lo cual es preciso señalar que en atención a lo establecido en los artículos 29, 93 y 228 de la Constitución Política, entre otros, con el fin de garantizar el derecho de contradicción y defensa del accionante, se procede a conceder este recurso.

En mérito de lo expuesto la Sala de Conjueces de la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Penal.

RESUELVE:

INADMITIR la demanda de revisión presentada por el sentenciado David Ospina Otálora, a través de apoderada, contra la sentencia proferida por el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Tunja el Once de mayo de dos mil nueve (2009) confirmatoria de la dictada en primera instancia por el Juzgado Cuarto Penal del Circuito de la misma ciudad el 30 de julio de 2008, en virtud de la cual se dispuso la condena de David Ospina Otálora, como autor responsable de los delitos de secuestro simple y porte ilegal de armas en coatoria.

Contra esta decisión procede el recurso de reposición-

Notifíquese y cúmplase».

(2) Pág.14 demanda.