Auto 34863 de abril 11 de 2008 

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN TERCERA

LAUDO ARBITRAL EN MATERIA DE CONTRATOS ESTATALES

Causales de anulación

EXTRACTOS: «Los artículos 160 y 164 del Decreto 1818 de 1998, prevén lo siguiente:

“ART. 160.—Contra el laudo arbitral procede el recurso de anulación. Este deberá interponerse por escrito presentado ante el presidente del tribunal de arbitramento dentro de los cinco (5) días siguientes a la notificación del laudo o del laudo o de la providencia que lo corrija, aclare o complemente (...).

ART. 164.—Rechazo. El tribunal superior rechazará de plano el recurso de anulación cuando aparezca manifiesto que su interposición es extemporánea o cuando las causales no corresponden a ninguna de las señaladas en el inciso anterior.

En el auto por medio del cual el tribunal avoque el conocimiento ordenará el traslado sucesivo por cinco (5) días al recurrente para que lo sustente, y a la parte contraria para que se presente su alegato. Los traslados se surtirán en la secretaría.

PAR.—Si no se sustenta el recurso el tribunal lo declarará desierto (L. 446/98, art. 128, que modifica el art. 39 del D. 2279/89)” (las negrillas no son del texto original).

De esta manera la ley consagra, en primer lugar, un límite temporal respecto de la interposición del recurso de anulación, destacando que el interesado deberá interponer la impugnación dentro de los 5 días siguientes a la notificación del laudo o de la providencia que lo corrija, aclare o complemente, so pena de tener que rechazarlo cuando aparezca de manifiesto que su interposición hubiere sido extemporánea.

Asimismo, tanto el principio de taxatividad de las causales de anulación como el principio dispositivo resultan determinantes al momento de admitir o no el respectivo recurso, toda vez que del artículo 164 antes trascrito es muy claro al ordenarle al juez de la anulación el rechazo del recurso en aquellos eventos en los cuales el recurrente invoque una causal que no corresponda a alguna de las señaladas en la normatividad pertinente.

En efecto, la ley prevé una sanción drástica para aquel recurrente que desconozca el principio de taxatividad que caracteriza el recurso de anulación, al contemplar su rechazo al momento de avocar conocimiento, sin siquiera brindarle la oportunidad de sustentar el recurso.

Por esta razón al juez arbitral le corresponde, al avocar conocimiento y, en cumplimiento del mandato imperativo contemplado en la ley, hacer un análisis estricto del escrito contentivo del recurso al momento mismo de su formulación, con el fin de evidenciar si las causales en él invocadas se acomodan a las contempladas en la normatividad pertinente, para que una vez realizado este estudio, proceda a avocar conocimiento y disponer el traslado sucesivo a las partes por el término de cinco días o, por el contrario y, en el evento en que el impugnante hubiere desconocido el principio de taxatividad de las causales de anulación, rechazarlo de plano.

Cabe aclarar que con la expedición de la Ley 1150 de 2007 se puso fin a la dualidad de regímenes que respecto a las causales de anulación se presentaba, el cual consistía en que mientras el artículo 38 del Decreto 2279 de 1989 compilado por el artículo 163 del Decreto 1818 de 1998, contiene las causales de anulación aplicables a los laudos que se tramitan ante el juez civil, el artículo 72 de la Ley 80 de 1993, compilado por el artículo 230 del Decreto 1818 de 1998, se aplicaba para los contratos regulados por dicho estatuto de contratación estatal.

Esa diferenciación era significativa, puesto que del estudio de ambas disposiciones se observaba con claridad que el Decreto 1818 contemplaba causales de anulación de laudo arbitral que no estaban contenidas en el artículo 72 de la Ley 80, así las causales 1, 2 y 5 del 1818, no estaban previstas en la Ley 80.

Con el artículo 22 de la Ley 1150 de 2007, el cual reformó el artículo 72 de la Ley 80 de 1993, se pasó del régimen dual a uno unificado, al prever que en relación con los contratos sometidos a la regulación del estatuto contractual administrativo, las causales de anulación del laudo arbitral serían las mismas contenidas en el artículo 38 del Decreto 2279 de 1989 el cual se encuentra compilado en el artículo 163 del Decreto 1818 de 1998.

En consecuencia, a partir de la vigencia del artículo 22 de la Ley 1150 de 1998, independientemente de si el contrato es regulado por las disposiciones contenidas en la ley civil o por aquellas dispuestas en la Ley 80 de 1993, las causales de anulación contra laudo arbitral son las previstas en el artículo 38 del Decreto 2279 de 1989.

No obstante, se impone precisar que la reforma antes citada no es aplicable al presente asunto, toda vez que al momento de interposición del recurso de anulación contra el laudo arbitral proferido el seis de noviembre de 2007 (nov. 13/2007), el artículo 22 de la Ley 1157 no se encontraba vigente por disposición expresa del artículo 33 de dicha ley, el cual dispuso que su aplicación iniciaría al vencimiento del plazo de seis meses contados a partir de su promulgación (1) , razón por la cual al momento de presentación de la impugnación que aquí se examina todavía subsistía la dualidad de regímenes en materia de las causales de anulación contra laudos arbitrales».

(Auto de abril 11 de 2008. Expediente 34863. Consejero Ponente: Dr. Mauricio Fajardo Gómez).

(1) La Ley 1150 de 2007 fue promulgada el 16 de julio de 2007, por lo tanto dicha ley comenzaría a regir, en los términos del artículo 33, el 16 de enero de 2008.

________________________________