Auto 35504 de diciembre 7 de 2011

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN PENAL

Aprobado acta 434

Magistrado Ponente:

Dr. Augusto J. Ibáñez Guzmán

Bogotá, D.C., siete de diciembre de dos mil once.

EXTRACTOS: «Se considera

1. De conformidad con lo previsto en el artículo 221 de la Ley 600 de 2000, todos los sujetos procesales que tengan interés jurídico y hayan sido legalmente reconocidos dentro de la actuación procesal pueden promover la acción de revisión, concebida por el legislador como un mecanismo a través del cual se busca la invalidación de una providencia que ha adquirido firmeza y de la cual resulta razonable predicar que entraña un contenido de injusticia material porque la verdad procesal declarada resulta ser bien diversa a la verdad histórica del acontecer objeto de investigación o juzgamiento, demostración que solo es posible jurídicamente dentro del marco que delimitan las causales taxativamente señaladas en la ley.

2. La ley procesal entonces reconoce la posibilidad de su formulación a todos los sujetos procesales, derecho este sometido al cumplimiento de las exigencias previstas en el artículo 222 ibídem, entre las cuales está la de presentación de la demanda por medio de abogado titulado, el señalamiento de la causal invocada y los fundamentos de hecho y de derecho en que se sustente la petición, la relación de las pruebas que se aportan para demostrar los hechos básicos de la pretensión, luego de haber identificado el proceso, los jueces que intervinieron y las providencias cuestionadas, de las cuales allegará copia con la constancia de su ejecutoria.

3. Como en el presente evento Liber Alonso Arbeláez Giraldo no ostenta la calidad de abogado, carece de la facultad para ejercer dicha titularidad, lo que no obsta para que la correspondiente demanda sea presentada por un defensor letrado, quien además debe contar con poder expreso para tal efecto.

4. La jurisprudencia de la Sala ha sido reiterativa en el tema y ha dejado en claro que la única limitante prevista por el ordenamiento consiste en que la demanda se presente por un abogado titulado que tenga poder especial para hacerlo, así sea el mismo profesional que intervino en el trámite ordinario, o uno distinto, pues se trata de una actividad posterior a la culminación del proceso, que comprende la elaboración del libelo según precisos requisitos formales, la invocación de concretas causales legales, el correcto señalamiento de los fundamentos jurídicos y fácticos, la relación de las pruebas que se aportan para demostrar los hechos básicos de la petición y una adecuada sustentación compatible con la naturaleza de la causal que se invoca, todo lo cual es, evidentemente, materia de especiales conocimientos jurídicos(1).

5. Bajo este entendido, la Corte inadmitirá el escrito presentado por el sentenciado, a través del cual solicita “Revisión cuantum aridmetico (sic)”.

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Penal,

RESUELVE:

Inadmitir el memorial mediante el cual el condenado Liber Alonso Arbeláez Giraldo solicita “Revisión cuantum aridmetico (sic)”.

Notifíquese y cúmplase».

(1) Revisión 18270 de 1º de noviembre de 2001 y reiterado en el radicado 35472 de 9 de diciembre de 2010.