Auto 4083 de abril 24 de 1996 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

•SALA DE CASACIÓN PENAL

FUERO PENAL

SE MANTIENE EN ACTUACIONES POSTERIORES AL FALLO

EXTRACTOS: «2. El artículo 75 del Código de Procedimiento Penal, asigna a los jueces de ejecución de penas y medidas de seguridad la competencia para adoptar la decisión que ordena la extinción de la condena.

A su turno, el artículo 15 transitorio del Decreto 2700 de 1991, estableció que mientras eran designados dichos jueces esa función la asumía el juez que hubiera proferido la sentencia de primera instancia, premisa que ya se cumplió, pues en este momento el Consejo Superior de la Judicatura ya proveyó los cargos para el distrito capital.

Atendiendo a estos preceptos, en oportunidades anteriores la Sala se pronunció sobre la extinción de la condena en casos de aforados, advirtiendo que lo hacía mientras eran nombrados los jueces de ejecución de penas, a quienes correspondería en el futuro tomar esas decisiones.

No obstante esa inicial apreciación, éste es el primer caso en que existiendo los jueces de ejecución de penas se pide a la Corte la extinción de la condena de unos aforados, razón por la cual es la oportunidad para ocuparse del punto con mayor detalle.

3. El fuero es una garantía que establece la Constitución o la ley para determinadas personas, consistente en que por razón del cargo o de la función que desempeñan sólo pueden ser investigadas y/o juzgadas por funcionarios a quienes se les asigna esa competencia especialmente.

Es la voluntad del constituyente o del legislador sustraer los procesos que se adelanten contra dichas personas, de la intervención de los funcionarios ordinariamente competentes por razón de la naturaleza del hecho.

Así las cosas, cuando no se habían creado los jueces de ejecución de penas era muy claro que al funcionario sentenciador correspondía resolver todas las peticiones e incidentes que se presentaran a partir del fallo.

En la actualidad, no obstante la existencia de los jueces de ejecución de penas, estima la Sala que la competencia del fallador se mantiene inalterable, pues mal podría entenderse que la garantía del fuero termina con el proferimiento de la sentencia, como quiera que en la etapa posterior a ella, esto es, durante su ejecución, hay decisiones de trascendental importancia, respecto de las cuales obran las mismas razones que fundamentan el fuero para la investigación y/o el juzgamiento.

El otorgamiento de la libertad condicional, la acumulación de penas, el reconocimiento de rebajas, la revocatoria de subrogados, la extinción de la pena, etc., son pronunciamientos para los que resulta necesario respetar el fuero, por lo tanto sólo deben ser efectuados por el funcionario que en atención a esa calidad dictó la sentencia».

(Auto de abril 24 de 1996. Radicación 4083. Magistrado Ponente: Dr. Ricardo Calvete Rangel).

________________________________________