Sentencia 41054 de julio 3 de 2013

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN PENAL

Magistrado Ponente:

Dr. Fernando Alberto Castro Caballero

Aprobado: Acta 208

Bogotá D.C., julio tres de dos mil trece.

EXTRACTOS: «Consideraciones de la Corte

La demanda de casación presentada por el representante del Ministerio Público se inadmitirá por falta de interés, en orden a postular el recurso de casación.

En efecto, de acuerdo con la jurisprudencia pacífica de la Sala, entre ellas, la sentencia del 6 de septiembre de 2007, adoptada en el radicado 24460, en relación con los recursos, la legitimación constituye uno de los presupuestos de procedencia de impugnación de las providencias judiciales, según el cual, es preciso que el impugnante ostente la condición de sujeto procesal habilitado para actuar.

Recuérdese que la legitimación en causa corresponde a un requisito en torno al cual, al recurrente le asiste interés jurídico para atacar la providencia, siempre y cuando la decisión le cause un perjuicio a sus intereses, pues no hay lugar a inconformidad respecto del proveído que reporte un beneficio o que simplemente no lo perjudique.

En esa medida, el Ministerio Público no está exento del deber de impugnar el fallo de primer grado, si aspira a adquirir legitimidad para un eventual recurso de casación, pues el interés general que representa o su reconocida condición de imparcialidad, no trastocan la calidad de sujeto procesal que debe actuar en igualdad de condiciones respecto de los demás, sin privilegios que no se hayan reconocidos por la propia ley.

Sin embargo, en relación con la exigencia, en orden a acceder a este mecanismo de impugnación, la misma se exceptúa en los siguientes casos:

a) Cuando se acredite que de manera arbitraria se impidió al impugnante el ejercicio del recurso de instancia.

b) Cuando el fallo proferido por el ad quem modifique de manera negativa, desventajosa o más gravosa la situación de quien pretende demandar en casación.

c) Cuando se surte el grado jurisdiccional de consulta y resulta agravada la situación de quien no impugnó.

d) Cuando la propuesta del demandante en casación se orienta a conseguir la declaratoria de nulidad.

De acuerdo con el recuento de la actuación procesal, es fácil advertir que una vez fue dictada la sentencia absolutoria de primera instancia, ésta únicamente fue recurrida por el Fiscal 19 Penal Militar de Brigadas, razón por la cual se puede inferir que el representante del Ministerio Público mostró conformidad con las decisiones allí adoptadas, máxime cuando al notificarse de manera personal del fallo, el 8 de junio de 2012, se abstuvo de realizar cualquier manifestación en torno a un posible desacuerdo con la decisión de absolver al acusado del cargo atribuido en la resolución de acusación.

Expresado de otra forma, el representante del Ministerio Público no recurrió la sentencia de primera instancia, situación que lleva a predicar la ausencia de interés para recurrir en casación.

Así las cosas, de conformidad con lo indicado en el primer inciso del artículo 213 de la Ley 600 de 2000, la demanda será inadmitida por falta de interés del libelista.

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Penal,

RESUELVE:

INADMITIR la demanda de casación presentada por el Procurador Segundo Judicial II, quien en este caso carece de interés para acudir a la sede extraordinaria.

Contra esta decisión no procede ningún recurso.

Cópiese, comuníquese y cúmplase. Devuélvase al tribunal de origen».