Auto 43510 de julio 2 de 2014

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN PENAL

Rad.: 43510

Magistrado Ponente:

Dr. Fernando Alberto Castro Caballero

Aprobado Acta 132

Bogotá, D.C., siete de mayo de dos mil catorce.

EXTRACTOS: «Consideraciones

1. El objeto de la queja es el de que el superior determine si procede o no el denegado recurso de apelación (arts. 179B y s.s. Ley 906 de 2004).

2. La denegación del recurso de apelación deviene de la improcedencia del mismo en cuanto se establece que la decisión no admite tal medio de impugnación.

Aunque en desarrollo del principio de la doble instancia, las decisiones interlocutorias, al interior del proceso penal, resultan susceptibles del recurso de apelación, se entiende que no formando la doble instancia parte del núcleo esencial del debido proceso, queda en manos del legislador la potestad de definir aquellos casos en que procede o no el recurso de apelación.

Desde esa perspectiva, el artículo 27 de la Ley 1592 de 2012, modificatorio del artículo 26 de la Ley 975 de 2005, ha establecido que, para efectos del proceso transicional: La apelación solo procede contra la sentencia y contra los autos que resuelvan asuntos de fondo durante el desarrollo de las audiencias, sin necesidad de interposición previa del recurso de reposición.

En ese orden, el interrogante se traslada a determinar si en el caso sub judice, definir sobre la solicitud de devolución del escrito de cargos a la Fiscalía es un asunto de mero trámite como lo postula el tribunal o, si por el contrario corresponde a un asunto trascendente de la actuación procesal y debe ser definido por un auto interlocutorio, como lo reclama el fiscal.

Pudiera en principio, considerarse que ordenar al Fiscal que adicione o corrija el escrito de acusación, como lo hace el Tribunal Superior, corresponde a una decisión de sustanciación que tan sólo busca impulsar el proceso. Ese carácter parece evidenciarse aún más si se tiene en cuenta que, tanto el fiscal como el tribunal están de acuerdo o coinciden en la necesidad de ajustar la acusación a las reordenaciones impartidas por la Ley 1592 y su decreto reglamentario 3011. Nótese que todo se reduce a que el fiscal considera que le debe ser devuelto el escrito de acusación y el tribunal es del parecer que las modificaciones pueden introducirse sin que sea menester devolverle al fiscal la acusación.

Sin embargo, la discusión sobre el punto y su decisión si resultan trascendentes a la estructura del proceso, en la medida en que todo se traduciría en determinar si la materia que dice relación con la orden de ajustar la acusación o de que amplíe la información en ella contenida, a cerca de patrones de macro criminalidad, enfoque territorial etc, implica una intromisión de la Sala de conocimiento en la acusación, o si la confección de la acusación en cuanto a estos temas se refiere es exclusivo de la Fiscalía. De igual forma, al asunto conlleva a interrogarnos si una vez presentado el escrito de formulación de cargos, no puede ser retirado por la Fiscalía. Asuntos de tal naturaleza constituyen temas esenciales o de fondo, en cuyo caso menester es admitir que la decisión que resuelve sobre el punto tiene carácter de interlocutoria y que, dadas las circunstancias advertidas, es pasible de apelación.

En este caso, por considerarse que se trata de un asunto de fondo, fácil se concluye que la apelación es procedente, por manera que se concederá el recurso interpuesto en el efecto suspensivo.

Otras determinaciones

Dado que en la misma audiencia, se impugnó por parte de la Fiscalía la competencia del Tribunal Superior de Medellín, Sala de Justicia y Paz, motivo por el cual se ordenó remitir el expediente (rad. 43521) a la Corte para que se decidiese sobre dicho aspecto, en consideración a la decisión adoptada en torno a la concesión del recurso de apelación en el efecto suspensivo, la Corte se abstendrá de resolver sobre la aludida impugnación de competencia, hasta tanto se defina lo concerniente a la apelación. Por demás, carece de sentido resolver sobre la competencia, cuando el Fiscal ha anunciado la presentación del escrito de formulación de cargos, atendiendo al factor territorial ante el Tribunal Superior de Bogotá, exteriorizando además otras razones igualmente válidas, sobre lo cual ha existido consenso, tanto por parte del postulado y su defensor, como por parte de los representantes de las víctimas.

Finalmente, dígase que es apenas entendible la constancia del tribunal que reprocha la actitud de la Fiscalía, en tanto, ciertamente, más de un año atrás el tribunal había advertido al ente acusador sobre la necesidad de ajustar la acusación a los parámetros de la Ley 1592, de manera que no debió esperarse tanto tiempo, ni la expedición de un decreto reglamentario para proceder a entender la necesidad de dar cumplimiento a lo advertido oportunamente.

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, en Sala de Casación Penal,

RESUELVE:

CONCEDER, en el efecto suspensivo, el recurso de apelación, interpuesto por el Fiscal contra la decisión proferida en audiencia pública por el Tribunal Superior de Medellín, sala de conocimiento de Justicia y paz, mediante la cual decidió no acceder a la devolución del escrito de formulación de cargos.

Se suspende la tramitación de la decisión sobre la impugnación de competencia a que se contrae la radicación 43521.

Contra esta decisión no cabe recurso alguno.

Dado que en la Corte reposan los originales de la actuación, suficientes para proceder a desatar el recurso de apelación, vuelvan las diligencias al despacho para proveer en tal sentido.

Comuníquese esta decisión al tribunal de origen, así como a los sujetos procesales y cúmplase».