Auto 4573 de septiembre 15 de 1993 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN CIVIL

DOCUMENTOS DIRIGIDOS AL JUEZ

NO SE ACEPTA SU ENVÍO POR FAX

EXTRACTOS: “Para el día 17, último hábil para sustentar la queja, llegó a la Secretaría General de la Corte un “fax” emitido en la ciudad de Pamplona y recibido ese mismo día en la Secretaría de la Sala Civil, por medio del cual se formulaba el recurso. Al día siguiente, el 18 de agosto, la Secretaría de la Sala Civil de esta corporación recibió el original del escrito.

Consideraciones

De conformidad con lo previsto por el artículo 378 del Código de Procedimiento Civil, “...dentro de los cinco días siguientes al recibo de las copias deberá formularse el recurso ante el superior, con expresión de los fundamentos que se invoquen para que se conceda el denegado...”.

En consecuencia, el memorial visto al folio 17 del cuaderno de la Corte resulta extemporáneo, puesto que fue entregado un día después de precluido el término previsto en la ley para formular la queja ante el superior.

Ahora bien, el “fax” recibido en la Secretaría General de esta corporación no puede entenderse como el cabal cumplimiento de la carga que incumbe el recurrente, toda vez que no reúne las exigencias del artículo 107 ejusdem.

En efecto, el legislador con miras a facilitar al ciudadano el ejercicio de sus derechos y facultades procesales, permitió en el numeral 56 del artículo 1º del Decreto 2282 de 1989, por medio del cual se reformó el Código de Procedimiento Civil, en su artículo 107, que se usara la comunicación telegráfica para hacer llegar escritos desde lugares distintos al de la autoridad judicial a la cual se dirigen. Ello, atendiendo criterios de confiabilidad, certeza y seguridad tan necesarios para el ejercicio de algunos derechos procesales, reunidos por la comunicación telegráfica. Más exactamente, para efectos de transmitir memoriales a los despachos judiciales desde un sitio distinto al de su sede y en tal sentido, sólo se refirió a ella y no a otros novísimos medios de comunicación como el “fax” o “facsímil”, el cual no fue incluido en la sobredicha innovación legislativa, no obstante que su uso hallábase ya bastante difundido para la época en que la misma se produjo.

Ello es así, entre otras razones, porque la comunicación telegráfica permite que el original, que en todo caso debe ser “autenticado”, repose en la oficina que lo transmite para que, a petición de parte o de oficio, el juez pueda ordenarle a ésta que envíe fotocopia autenticada del original transmitido por telegrama.

Por tal razón, el “fax” dirigido a la Secretaría General de la Corte no puede entenderse como un camino legalmente idóneo y oportuno de la formulación del recurso de queja. De un lado, no está previsto en la ley como un medio para transmitir escritos con fines procesales a las autoridades judiciales, y de otro, no reúne las exigencias contempladas en la norma que se comenta, especialmente en lo atinente a que en la oficina que lo transmitió guarde el original transmitido, el cual por el contrario, le fue devuelto al remitente, quien a su vez, lo hizo allegar en forma extemporánea a la Corte.

Decisión

Por lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, en Sala de Casación Civil, RESUELVE: Rechazar por extemporáneo el recurso de queja propuesto por la parte demandante contra el auto de fecha julio 1º de 1993 proferido por el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Pamplona”.

(Auto de septiembre 15 de 1993. Expediente 4573. Magistrado Ponente: Dr. Héctor Marín Naranjo).

__________________________________