Auto 5044 de agosto 1º de 1991

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

•SALA DE CASACIÓN PENAL

PROCESAMIENTO DE FUNCIONARIOS CON FUERO

POR LOS JUECES SUPERIORES

EXTRACTOS: «De manera insistente, es verdad, se ha venido sosteniendo por la jurisprudencia de esta Corte la improcedencia de la delegación de funciones propias de las Corporaciones judiciales, tales como la de la apertura de la investigación, la definición de la situación jurídica, en todos aquellos procesos cuya competencia por el factor subjetivo se les ha atribuido por disposición legal, pero ello con el exclusivo fin de hacer respetar la garantía que representa para el procesado amparado con fuero el juzgamiento por el juez plural o colegiado, enseñanza ésta que como salta a la vista, no guarda similitud ninguna con el procesamiento de una persona con fuero por un juez singular.

A este pensamiento reiterado de la Corte se aludió con pretensiones de apoyar la legalidad de la determinación judicial, y así de manera equivocada se sostiene que dicha doctrina por igual es aplicable a los casos de competencia asignados a los jueces superiores en razón del factor subjetivo. Entiende la Sala que sobre esta materia específica no había tenido oportunidad de pronunciarse la Corporación y en razón de ello insinúa el incriminado, entendió que este particular aspecto procesal bien podría dar lugar al menos a opiniones encontradas. Pero es indiscutible que a la luz de las normas del Código de Procedimiento Penal, un planteamiento como el esgrimido por el procesado choca abiertamente con la sistemática del Nuevo Código de Procedimiento Penal en su regulación de las diferentes formas de procesamiento; en efecto, no demanda esfuerzo advertir que resulta desacertado asimilar el procedimiento que por disposición legal deben seguir las Corporaciones judiciales, como la Corte Suprema de Justicia y los Tribunales Superiores de Distrito, con el establecido con exclusividad dentro de la justicia ordinaria para los procesos por delitos respecto de los cuales conocen los juzgados de circuito y superiores. La estructura de cada procedimiento está marcada por principios que caracterizan la tendencia inquisitiva en uno y la acusatoria en el otro, que los hacen diferentes.

De acuerdo a las normas que regulan y gobiernan los procedimientos establecidos en la nueva legislación procesal penal, en los procesos por delitos cuya competencia por el factor subjetivo se le atribuyó a estos organismos colegiados, la investigación y juzgamiento se adelanta por ellos mismos, como quiera que con respecto a estas Corporaciones no se implantó el sistema de la separación de las funciones del sumario y el juicio en cabeza de diferentes funcionarios.

Por la anterior razón con arreglo al mandato legal, en tratándose de la comisión de los delitos llamados de responsabilidad, tal el caso de los cometidos por los gobernadores, magistrados de Tribunales, personeros municipales, etc. en ejercicio de sus funciones, o en razón de ellas, la investigación sólo puede iniciarla el Magistrado Ponente de la Corte Suprema de Justicia o el Tribunal Superior, según el caso.

Pero si bien es cierto que conforme a lo dicho, en los casos de fuero como los acabados de anotar, la investigación es nula cuando la inicia por su cuenta un funcionario diverso de los Magistrados indicados en precedencia, en los procesos por delitos de competencia de los jueces de circuito y superiores, por el contrario, ocurre situación, totalmente diferente, pues en estos eventos en todas las circunstancias se produce nulidad cuando alguno de estos funcionarios judiciales procede a dictar auto cabeza de proceso frente a la comisión de hechos punibles que están sometidos a su conocimiento, puesto que con relación al procedimiento que deben seguir, claras normas procesales con el fin de delimitar las funciones propias de la pesquisa judicial y el juzgamiento, establecen que los jueces de instrucción criminal investigarán y calificarán los procesos por los delitos de competencia de los jueces de circuito y superior, sin que tenga cabida excepción alguna, ni siquiera tratándose de hechos punibles ejecutados por clérigos y religiosos de acuerdo con la Ley 20 de 1974 y los alcaldes municipales en ejercicio de sus funciones o por razón de ellas, de los cuales conoce el segundo de ellos en atención al factor subjetivo (fuero).

En algunos casos ciertamente los jueces del circuito y superior cumplen funciones de instrucción, pero sólo por comisión que le hubiere conferido otra autoridad judicial superior.

A los funcionarios de esta categoría por adquirir sólo competencia en todos los casos a partir de la ejecutoria de la resolución de acusación, les está vedado legalmente intervenir o tener injerencia en la etapa procesal de la instrucción de los delitos de su competencia por la naturaleza misma del procedimiento establecido de separar las funciones de investigación y juzgamiento, y siendo lo anterior así, como efectivamente lo es, totalmente equivocadas resultan las disquisiciones del Magistrado inculpado, cuando esgrime como planteamiento que interpreta correctamente la letra y el verdadero sentido de la ley, que a los jueces superiores le está asignada la competencia privativa para iniciar el sumario en tratándose de los delitos de responsabilidad cometidos por los alcaldes municipales».

(Auto de agosto 1º de 1991. Radicación 5044. Magistrado Ponente: Dr. Édgar Saavedra Rojas).

______________________________________