Auto 51305 de junio 8 de 2011

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN LABORAL

Rad.: 51305

Acta: 17

Magistrado Ponente

Dr. Francisco Javier Ricaurte Gómez

Recurso de queja

Bogotá, D.C., ocho de junio de dos mil once.

EXTRACTOS: «Consideraciones de la Corte

De manera reiterada la Corte ha explicado que la noción de interés jurídico para recurrir en casación, se traduce en el perjuicio que la sentencia le ocasiona al recurrente y que respecto del demandado, equivale al valor de las condenas impartidas en su contra.

Pero también ha adoctrinado que en tratándose de un reintegro, sin importar cuál de las partes sea el recurrente, la cuantía del interés para recurrir se determina sumando al monto de las condenas derivadas del reintegro, una cantidad igual, por cuanto se ha considerado que la reinstalación del trabajador a mediano y largo plazo tiene otras incidencias económicas que no se reflejan en la sentencia y que se originan propiamente en la declaración que apareja la garantía de la no solución de continuidad del contrato de trabajo.

El anterior ha sido el criterio de esta Corporación en asuntos similares, expuesto, entre otras providencias, en la sentencia de 21 de mayo de 2003, Radicación 20010 y en autos con radicación 11545 de 1998, 10302 de 1997, 24815 de 2004, 29095 de 2006 y 46436 de 2010.

Al descender al sub lite, se advierte que el tribunal, no tuvo en cuenta el lineamiento desarrollado por esta Sala, pues la revisión de las copias procesales pertinentes deja ver, en efecto, que en las operaciones matemáticas que efectuó para calcular el interés jurídico de la demandada, y sobre las que no existe inconformidad, no incluyó la suma adicional derivada de la orden de reinstalación de los trabajadores sin solución de continuidad.

Así las cosas, sumada una cantidad igual a las condenas respectivas de $ 59.188.634, $ 68.631.411, $ 79.254.073, $ 68.631.411, $ 59.596.097, $ 58.681.401 y $ 79.254.073, liquidadas por el juez de segunda instancia a favor de los demandantes Mauricio Albarracín, Yajaira Contreras, María del Pilar Figueroa, Magaly Guerrero, Ramón Mora, Bernabé Ortega y Sandra Medina, junto con la indexación de las condenas ordenadas, tal y como fue dispuesto en la decisión del a quo, confirmada por el juez de segundo grado; se obtiene que el interés jurídico de la demandada, esto es, el perjuicio económico ocasionado con la sentencia que se pretende recurrir en casación, supera el monto fijado en la Ley 1395 de 2010, de los 220 salarios mínimos mensuales vigentes, como requisito de procedibilidad del recurso extraordinario de casación, los cuales ascienden para la anualidad que transcurre a $ 117.832.000,00, veamos:

DemandanteTotal condena adicionadaIndexación condena inicial
Mauricio Albarracín$ 118.377.268,00$ 16.173.968,45
Yajaira Contreras$ 137.262.822,00$ 18.754.314,83
María del Pilar Figueroa$ 158.508.146,00$ 21.657.078,22
Magaly Guerrero$ 137.262.822,00$ 18.754.314,83
Ramón Mora$ 119.192.194,00$ 16.285.312,36
Bernabé Ortega$ 117.362.802,00$ 16.035.361,26
Sandra Medina$ 158.508.146,00$ 21.657.078,22

 

Como consecuencia de lo anterior, se declarará mal denegado el recurso de casación.

En mérito de lo expuesto la Sala de Casación Laboral de la Corte Suprema de Justicia,

RESUELVE:

1. DECLARAR mal denegado por el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Cúcuta, el recurso de casación formulado por la parte demandada Corporación Universidad Libre.

2. CONCEDER el recurso de casación interpuesto por la parte demandada Corporación Universidad Libre, contra la sentencia proferida el 26 de enero de 2011, en el juicio promovido por Mauricio Albarracín Contreras, Yajaira Contreras Beltrán, María del Pilar Figueroa, Magaly Guerrero Valencia, Bernabé Ortega Pérez, Ramón Mora Mora y Sandra Katherine Medina Duarte Contra Corporación Universidad Libre.

3. SOLICITAR la documentación al tribunal de origen para los fines pertinentes.

Notifíquese y cúmplase».