Auto 5197 de marzo 4 de 1994 

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

CONSULTA

IMPUESTOS DE RENTA E INDUSTRIA Y COMERCIO

EXTRACTOS: «Tiene establecido el procedimiento civil el grado de consulta para las sentencias de primera instancia que sean adversas a las entidades públicas y que no sean apeladas (CPC, art. 386).

Pero en la jurisdicción contencioso administrativa, el grado de consulta tiene como presupuesto no el fallo adverso a la entidad, sino la imposición de una obligación a su cargo, que la jurisprudencia ha equiparado a las sentencias de condena.

En efecto, el artículo 184 del Código Contencioso Administrativo (D. 01/84), dispone:

“ART. 184. Consulta. Las sentencias y los autos sobre liquidación de condenas en abstracto dictados en primera instancia que impongan una obligación a cargo de cualquier entidad pública, deberán consultarse con el superior, cuando no fueren apeladas por la administración.

La consulta se tramitará y decidirá previo un término común de cinco (5) días para que las partes presenten sus alegatos por escrito”.

Como en el juicio contencioso de impuestos correspondiente a la acción del art. 85 ibídem, cuando la pretensión se limita a la nulidad de los actos de liquidación de impuestos o a la modificación de la obligación fiscal, en principio no se decreta ninguna obligación a cargo de la entidad pública, puesto que la sentencia es de carácter simplemente declarativo, no se configura el presupuesto legal para que se someta la sentencia a consulta.

La determinación del moto del impuesto por el juez de lo contencioso administrativo no implica condena en la parte que disminuya el gravamen, simplemente declara la cuantía que legalmente le corresponde pagar al contribuyente.

Esta tesis que adoptó la Sección desde el 4 de febrero de 1985 (exp. 10.269, actor: Cervecería Andina S.A., Magistrado Ponente: Dr. Carmelo Martínez Conn) y fue reiterada posteriormente (exp. 1924 feb. 19/88), se había aplicado sólo en materia de impuesto sobre la renta, pero se observa que existen las mismas razones para que se extienda al impuesto de industria y comercio que también es un gravamen directo.

Excepcionalmente puede darse la consulta cuando el fallo no se limita a fijar el quantum del gravamen sino que además impone obligaciones como la de devolver sobrantes pagados».

(Auto de marzo 4 de 1994. Expediente 5197. Consejero Ponente: Dr. Jaime Abella Zárate).

_______________________________