Auto 5315 de febrero 24 de 1994 

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

DEVOLUCIÓN DE SUMAS AL CONTRIBUYENTE

LOS INTERESES NO SE LIQUIDAN EN INCIDENTE

EXTRACTOS: «Decide la Sala el recurso de apelación interpuesto por el apoderado judicial de la Unidad Administrativa Especial de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales, contra el auto de 7 de octubre de 1993 mediante el cual el Tribunal Administrativo de Cundinamarca negó la solicitud de liquidación de intereses propuesta a través de un incidente.

Mediante escrito de fecha 24 de agosto de 1993 el apoderado de Sicim S.P.A. Sucursal de Colombia pidió al tribunal que con fundamento en el artículo 308 del Código de Procedimiento Civil se liquiden y determinen en forma concreta los intereses corrientes y moratorios originados en el pago en exceso efectuado por la sociedad por concepto de retención en la fuente del año 1985 (fls. 1/7 cuaderno incidente).

El tribunal por medio del auto de 7 de octubre de 1993, que es objeto de impugnación por parte de la Administración Tributaria, negó la solicitud de liquidación de intereses propuesta a través de un incidente de regulación, sustentando su negativa en el hecho de que en este caso los intereses no tienen el carácter indemnizatorio porque la sentencia sobre la cual se solicita la liquidación en modo alguno es condenatoria sino sancionatoria al tenor del artículo 863 del estatuto tributario. Además, el auto precisa que no cabe duda de que la providencia sobre la cual se solicita la liquidación de intereses no es de las contempladas en el artículo 172 del Código Contencioso Administrativo, significando con ello que la orden de devolución de los “intereses a que hubiere lugar” no constituye una decisión in genere sino en concreto, no siendo por lo tanto, de materia incidental.

En este auto el tribunal precisa que las tasas de intereses se encuentran determinadas en la ley y a ellas se deberá ajustar el pago que se ha determinado en la sentencia de primera instancia, siendo competente para su liquidación la entidad administrativa a quien corresponde su cancelación, con base en la suma que se ordenó devolver y en las disposiciones relativas al interés.

Para resolver la Sala considera

En esta oportunidad, una vez más, la Sala reitera su criterio de que en materia tributaria, la providencia por medio de la cual la jurisdicción de lo contencioso administrativo ordena la devolución de sumas con liquidación de intereses, no es un fallo de carácter condenatorio (como sí lo es el proferido en un proceso de reparación directa, en donde de ordinario se lleva a cabo el trámite incidental respectivo), sino eminentemente declarativo como se infiere del contexto del artículo 863 del estatuto tributario que regula lo atinente a las devoluciones de sumas pagadas en exceso con la liquidación de intereses correspondientes.

Lo anterior significa entonces que esta clase de providencia no es de las contempladas en el artículo 172 del Código Contencioso Administrativo, debido a que la decisión del juez no es en este caso de condena sino meramente decla-rativa, como se precisó antes. Por lo demás, cuando en un determinado caso se ordena la devolución de lo pagado indebidamente más los intereses correspondientes, tal pronunciamiento no constituye un pronunciamiento in genere sino en concreto.

Ahora bien, respecto al asunto sometido a consideración de la Sala, ésta se encuentra de acuerdo con la negativa del incidente de liquidación, que hizo el tribunal, en primer lugar, porque legalmente no era procedente proponerlo dado el carácter declarativo del fallo.

En segundo lugar, porque no son válidos los argumentos esgrimidos por el apelante del auto que negó el incidente de liquidación de intereses, de que tal regulación la debe hacer la jurisdicción de lo contencioso administrativo, pues como bien lo expresó el a quo “las tasas de intereses se encuentran determinadas en la ley y a ellas se ajustará el pago que se ha determinado, siendo competente para su liquidación la entidad administrativa a quien corresponde su cancelación, con fundamento en la suma que se ha ordenado devolver y en las disposiciones relativas al interés” (fl. 76, cdno. incidente)».

(Auto de febrero 24 de 1994. Expediente 5315. Consejero Ponente: Dr. Guillermo Chahín Lizcano).

__________________________________