SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN QUINTA

SENTENCIAS DE LA SECCIÓN QUINTA

CONTRA ELLAS NO PROCEDEN RECURSOS

Consejero Ponente:

Dr. Jorge Penen Deltieure

Ref.: Expediente 535

Actor: Oswaldo Rafael Martínez Mindiola. Interposición de recurso extraordinario de súplica contra la sentencia de 27 de junio de 1991.

Santafé de Bogotá, D.C., catorce de agosto de mil novecientos noventa y uno.

Mediante escrito presentado el 10 de julio del año en curso, el doctor José Ignacio Vives Echeverría invocó recurso extraordinario de súplica contra la sentencia proferida por esta Sección el 27 de junio próximo pasado en el proceso de la referencia, para decidir sobre la validez del acto declaratorio de la elección del alcalde para la ciudad de Santa Marta, período 1990 a 1992.

Como bien lo expresó la Sala de lo Contencioso Administrativo del Consejo de Estado en providencia del 23 de enero de 1990(*), pronunciada para tramitar recurso de queja en el proceso incoado para obtener la declaratoria de nulidad de la elección del alcalde de la ciudad de Barranquilla período 1988 a 1990, corresponde a la sección que pronunció la sentencia suplicada resolver si lo concede para que sea finalmente la Sala Plena quien decida sobre su prosperidad en caso de ser concedido.

(*) Publicada en J. y D., Tomo XIX, pág. 214. (N. del D.).

Como la sentencia contra la cual se utiliza en este caso el recurso extraordinario de súplica aún no está en firme, requisito sine qua non a tenor del artículo 130 del CCA, procede la Sección Quinta a resolver sobre su viabilidad previas las siguientes

Consideraciones

El artículo 6º de la Ley 14 de 1988, que subrogó el artículo 231 del CCA, en su segundo inciso dispone:

“Contra las sentencias de la Sección Quinta no procederá ningún recurso ante la Sala Plena de lo Contencioso Administrativo''.

Según esa preceptiva, el recurso extraordinario de súplica aquí propuesto por el doctor José Ignacio Vives Echeverría contra la sentencia proferida por esta Sección Quinta del Consejo de Estado de 27 de junio del año en curso es improcedente. También lo era durante la vigencia de la Ley 96 de 1985, en cuyo artículo 67 se dispuso:

“ART. 231. Reparto en el Consejo de Estado.

El Consejo de Estado tramitrá y decidirá los procesos electorales mediante una Sala Contencioso Electoral integrada por dos consejeros de cada una de las secciones de la Sala Contenciosa. A estos consejeros se les abonarán en la respectiva sección los negocios que se les repartan en la Sala Electoral. La designación de los consejeros que deben integrar la Sala Electoral se hará por la Sala Plena del Consejo de Estado y será de forzosa aceptación. Contra la sentencia de la Sala Electoral no cabrá recurso alguno. el secretario general del consejo actuará como secretario de esta Sala”.

Sobre este tópico la Sala Plena de lo Contencioso Administrativo en providencia fechada el 31 de julio de 1987, expediente S-015, manifestó:

“Cuando el artículo 67 de la Ley 96 de 1985 manda de manera tajante e incuestionable que “Contra la sentencia de la Sala Electoral no cabrá recurso algunó'', está determinando meridianamente que bajo ningún aspecto procede recurso de ninguna naturaleza contra los fallos de la Sala Contenciosa Electoral del Consejo de Estado. Es que sencillamente, donde la ley no distingue a nadie le es dable o lícito distinguir: “ubi lex non distinguit nec et nos distinguere possumus”.''''.

En el caso concreto que hoy decide la Sala, aparece que el recurrente supone que el Decreto 2304 de 1989, artículo 21, derogó el ya citado artículo 6º de la Ley 14 de 1988, por lo que el recurso extraordinario de súplica cabe contra las sentencias pronunciadas por la Sección Quinta del Consejo de Estado. Al respecto, se tiene que la Ley 14 en cita es de carácter especial porque regula, al menos en parte, lo relativo a la tramitación de los procesos originados en el ejercicio de la acción pública electoral, sustanciación que a su vez incluye, también de manera especial, el Código Contencioso Administrativo en el Capítulo IV del Título XXVI, situación ésta que siguiendo la preceptiva sobre prevalencia de las leyes, contenida en el artículo 5º de la Ley 57 de 1887 (art. 10 C.C.), conduce a concluir que aquella ley, relativa a un asunto especial, prefiere a la que tiene carácter general (Decreto 2304 de 1989), y que en tratándose de disposiciones de una misma especialidad dentro de un mismo código, como es el caso de los artículos 130 y 231 del Código Contencioso Administrativo, tiene preferencia este último por ser posterior en el articulado general.

De otra parte no puede dejar de mencionarse el hecho de que al expedir la Ley 14 de 1988, anterior a la expedición del Decreto 2304 de 1989, el Congreso de la República reasumió la función legisladora, en cuanto a los recursos que proceden contra las sentencias de la Sección Quinta del Consejo de Estado, que pudieran desprenderse de las facultades extraordinarias concedidas al Presidente de la República en materia de justicia en la Ley 30 de 1987. De lo contrario el legislador ordinario se hubiera abstenido de legislar sobre la misma materia en lo tocante a los recursos contra las sentencias proferidas por esta Sección en esa clase de asuntos. Ese es el criterio que tuvo en cuenta la Sala Plena de lo Contencioso Administrativo al proferir auto de fecha 23 de enero de 1990 al resolver, por virtud del recurso de queja, sobre la denegatoria de la Sección Quinta a concederlos en el proceso para tramitar la demanda de nulidad del acto declaratorio de la elección del alcalde de la ciudad de Barranquilla. Dijo entonces la Sala Plena “... bien denegados los recusos extraordinarios de súplica contra las providencias de la Sección Quinta ...''''.

Además, es procedente anotar que la Ley 30 de 1987 no concedió facultades para ampliar el recurso extraordinario de súplica sí, en cambio, en su artículo 1º, literal i, expresamente lo hizo para ampliar el de apelación y suprimir el de anulación; por consiguiente la reforma que introdujo el Decreto 2304 en su artículo 21 al artículo 130 del Código Contencioso Administrativo se refiere al recurso de súplica contra autos y sentencias pronunciadas en procesos distintos de los electorales.

Al proferir hoy esta decisión, la Sala se somete a la preceptiva contenida en el supracitado artículo 6º de la Ley 14 de 1988, siguiendo el mandato contenido en el artículo 230 de la Constitución Política vigente, y como criterio auxiliar de interpretación acepta lo expresado por la Sala Plena de lo Contencioso Administrativo en las decisiones atrás citadas.

Por lo expuesto, la Sección Quinta de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Consejo de Estado,

RESUELVE:

No conceder, por improcedente, el recurso extraordinario de súplica interpuesto por la parte demandada contra la sentencia proferida el 27 de junio de 1991.

Cópiese y notifíquese.

Esta providencia fue leída, discutida y aprobada por la Sala en su sesión de la fecha.

Amado Gutiérrez Velásquez, Presidente--Antonio Barrera Carbonel, Conjuez--Luis Eduardo Jaramillo Mejía--Jorge Penen Deltieure.

Octavio Galindo Carrillo, Secretario.

(Sentencia de junio 27 de 1991. Expediente 0535. Consejero Ponente: Dr. Jorge Penen Deltieure).

______________________________________