Auto 5464 de febrero 20 de 1991 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN PENAL

VERSIÓN DEL IMPUTADO

ES OBLIGATORIA LA PRESENCIA DE SU DEFENSOR

EXTRACTOS: «En ejercicio del magisterio que le es propio, la Sala debe señalar que el Juzgado Segundo de Instrucción Criminal Ambulante de Pasto aceptó la petición de la acusada doctora... de que se la escuchara en versión sin apoderado, dada su condición de abogada: “renuncio a ese derecho y considero que puedo asumir así mismo mi propia defensa y representación”, manifestó (fls. 13).

Pero no; el artículo 344 del Código de Procedimiento Penal es muy claro y explícito al señalar que “sólo podrá recibirse versión al imputado sin asistencia de su defensor, en los mismos casos en que la ley lo permita para la diligencia de indagatoria”. Esos “casos” no existen en el nuevo Código de Procedimiento Penal, el cual no reprodujo el artículo 393 del anterior (Decreto 409/71), que traía como excepciones a la prohibición de indagar sin apoderado dos casos: a) urgencia de recibir la indagatoria, con el fin de practicar un careo entre el procesado y otra persona que estuviere en peligro de muerte; y, b) cuando el procesado estuviere en peligro de muerte, y “sea necesario interrogarlo para el descubrimiento de la verdad que se investiga”.

No lo es, pues, que el imputado o procesado sea abogado.

Es más: el artículo 165 del actual estatuto (Decreto 050/87) sanciona, sin excepciones, con inexistencia, “para todos los efectos procesales, la diligencia practicada con la asistencia e intervención del procesado sin la de su defensor”, y agrega: “Cuando esté en peligro de muerte el imputado y sea indispensable realizar diligencia con su intervención, el juez puede omitir la comunicación a su defensor y nombrar de oficio a cualquier persona” (aquí se reproduce en sustancia la mencionada “excepción b” del derogado art. 393).

Lo anterior significa que, para casos como el presente, en que rige el nuevo ordenamiento, en ningún evento se puede oír en versión al imputado sin presencia de su defensor; y en estas condiciones hay que tener como no escrita o inaplicable (porque la remisión legal que hace no existe) la “salvedad” prevista en el citado artículo 344 en cuanto a la versión del imputado sin asistencia de su defensor».

(Auto de febrero 20 de 1991. Radicación 5464. Magistrado Ponente: Dr. Guillermo Duque Ruiz).

____________________________________________________