Auto 0045-570/98 de mayo 28 de 1998 

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN SEGUNDA

TRABAJADORES EN MISIÓN

BENEFICIOS ADICIONALES A QUE TIENEN DERECHO

EXTRACTOS:«El ciudadano Luis Fernando Zúñiga Girón, en ejercicio de la acción objetiva consagrada en el artículo 84 del CCA, demanda la nulidad parcial del literal b del artículo 3º del Decreto Reglamentario 24 de enero 6 de 1998, expedido por el Gobierno Nacional.

Suspensión provisional

Solicita el actor la suspensión provisional de la disposición acusada por considerar que a simple vista viola los artículos 75 y 79 de la Ley 50 de 1990.

(...).

Para resolver se considera

Dispone el artículo 3º del Decreto 24 de 1998:

Generalidades. Los trabajadores en misión tendrán derecho: (...).

b) A ser beneficiario de todas aquellas prerrogativas que la empresa usuaria tenga respecto de sus propios trabajadores tales como: transporte, alimentación y recreación (...)”.

Los artículos 75 y 79 de la Ley 50 de 1990, citados como violados prescriben:

“ART. 75.—A los trabajadores en misión se les aplicará, en lo pertinente, lo dispuesto en el Código Sustantivo del Trabajo y demás normas del régimen laboral. Así como lo establecido en la presente ley.

ART. 79.—Los trabajadores en misión tendrán derecho a un salario ordinario equivalente al de los trabajadores de la empresa usuaria que desempeñen la misma actividad, aplicando para el efecto las escalas de antigüedad vigente en la empresa. Igualmente tendrán derecho a gozar de los beneficios que el usuario tenga establecidos para sus trabajadores en el lugar de trabajo, en materia de transporte, alimentación y recreación”.

Como se ve, la Ley 50 de 1990, dispuso como regla general que a los trabajadores en misión se les aplicará en lo pertinente, lo dispuesto en el Código Sustantivo del Trabajo y demás normas de carácter laboral, así como lo establecido en esta ley. Por otra parte prescribe que el trabajador en misión tiene derecho a gozar de los mismos beneficios que la empresa usuaria tenga establecidos para sus trabajadores en el lugar de trabajo, en materia de transporte, alimentación y recreación, lo que significa que los beneficios adicionales a que éste tiene derecho no son todos los que la empresa usuaria reconoce a sus trabajadores, sino exclusivamente los que tal empresa reconoce “en el lugar de trabajo” y en materia de “transporte, alimentación y recreación”.

Por su parte, el Decreto 24 al utilizar las expresiones “todas” y “tales como”, convierte en enunciativa la oración, confiriendo a los trabajadores en misión el derecho a reclamar otros beneficios diferentes a los que la ley consagró taxativamente. Además, como el decreto no especificó que los beneficios son los que el usuario tenga en el lugar de trabajo, se puede interpretar que los trabajadores en misión además de los beneficios establecidos en la sede donde desarrollan su trabajo, tengan además las prerrogativas instituidas por la empresa en las demás dependencias y sucursales, lo cual contraría el mandato taxativo y el espíritu de la ley que reglamenta.

En consecuencia dirá la Sala que la violación alegada se advierte ab initio como lo exige el artículo 152 del CCA, por lo cual habrá de decretarse la suspensión provisional del literal b) del artículo 3º del Decreto 24 de enero 6 de 1998.

En consecuencia, la Sala,

RESUELVE:

1. Admítese la demanda, presentada en ejercicio de la acción pública de nulidad consagrada en el artículo 84 del CCA, por el ciudadano Luis Fernando Zúñiga Girón contra la nación Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.

(...).

5. Suspéndese provisionalmente el literal b del artículo 3º del Decreto Reglamentario 24 de enero 6 de 1998, expedido por el Gobierno Nacional».

(Auto de mayo 28 de 1998. Expediente 0045-570/98. Consejera Ponente: Dra. Dolly Pedraza de Arenas ).

_____________________________________