Auto de diciembre 5 de 1995. Expediente 5793 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN CIVIL

REMISIÓN DE EXPEDIENTES

PAGO DE PORTES

EXTRACTOS: «1. El artículo 132 del estatuto ritual civil ordena que la remisión de expedientes a un lugar diferente, por regla general, se haga mediante los servicios del correo ordinario y estableciendo, además, en los incisos segundo y tercero de manera clara y precisa el procedimiento que debe seguirse al efecto junto con la sanción en caso de incumplimiento del mismo. Dicen tales preceptos:

“...La parte a quien corresponda pagar el porte deberá cancelar su valor de ida y regreso en la respectiva oficina postal, dentro de los diez días siguientes al de la llegada a ésta del expediente o de las copias. Cuando los portes sean a cargo de varias partes, basta que una de ellas los cancele.

Si pasado ese término no se han pagado en su totalidad, el jefe de dicha oficina los devolverá al juzgado remitente con oficio explicativo, y el juez declarará desierto el recurso, por auto que sólo tiene reposición...”.

2. En el caso de este proceso, una vez la parte recurrente cumplió con la carga de suministrar el valor de las expensas necesarias para la expedición de las copias para la ejecución de la sentencia, la secretaría de la Sala de Familia del Tribunal de San Juan de Pasto procedió a remitir el expediente a la oficina postal de dicha capital y allí llegó, según lo certifica su jefe y lo reitera la constancia que aparece manuscrita a folio 1 del cuaderno de la Corte, el 19 de septiembre de 1995. La parte demandada, a quien correspondía pagar el porte, solamente lo canceló el día 2 de octubre de esta anulidad, tal como consta en la aludida certificación.

3. El pago del porte fue realizado de manera extemporánea, esto es, se hizo por fuera del término legal de diez días establecido para ello por la ya citada y reproducida norma.

La extemporaneidad en el pago del porte se explica de la siguiente manera:

a) El expediente llegó a la oficina postal el martes 19 de septiembre de 1995.

b) El término de diez días para pagarlo empezaba a correr el día miércoles 20.

c) Los diez días de plazo para cancelarlo fueron: miércoles 20, jueves 21, viernes 22, sábado 23, lunes 25, martes 26, miércoles 27, jueves 28, viernes 29 y sábado 30 de septiembre de 1995.

d) El pago se hizo el día lunes 2 de octubre de la anulidad en tránsito.

e) En la contabilización del término se tienen que incluir los dos sábados (23 y 30) por ser días normales de atención al público en las horas comprendidas entre las 8 a.m. y las 12 m., tal como lo certifica el jefe de la oficina postal.

4. Desde luego la corporación no puede soslayar que en la aplicación del artículo 132 del Código de Procedimiento Civil, concretamente en lo que atañe al pago de portes de ida y regreso de un expediente, el término de diez días allí establecido para que la parte a la que corresponde hacerlo lo cancele, necesariamente involucra los días de la semana, hábiles judiciales o no, en los que la respectiva oficina postal preste atención al público. Dicho en otras palabras, no es la jornada laboral de las oficinas judiciales la que sirve de referencia para el cumplimiento de este término sino la propia de las oficinas postales, ya que allí es donde se debe satisfacer la carga por el recurrente.

5. Siendo así las cosas, el señor jefe de la oficina postal de San Juan de Pasto, teniendo en cuenta que el pago del porte para que se surtiera el recurso extraordinario de casación fue hecho por fuera del término legal establecido, estaba en la imperiosa obligación de no remitir el expediente a esta corporación y devolverlo al Tribunal remitente junto con el oficio explicativo de rigor, a fin de que dicha autoridad judicial lo declarara desierto, si era del caso, todo lo anterior en desarrollo de la parte final del inciso tercero del citado artículo 132.

Fluye de lo anterior que desde el mismo momento en que transcurrieron los diez días para cancelar el porte, sin que tal hecho se produjera, se presentó la citada causal de deserción del recurso, que no quedó subsanada con la conducta omisiva del funcionario de la oficina postal de San Juan de Pasto, razón por la cual deberá declararse inadmisible el mismo».

(Auto de diciembre 5 de 1995. Expediente 5793. Magistrado Ponente: Dr. Nicolás Bechara Simancas).

__________________________________