Sentencia 7156 de junio 8 de 1998 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN CIVIL Y AGRARIA

EXONERACIÓN DE ALIMENTOS

ES PROCESO AUTÓNOMO

Magistrado Ponente:

Dr. Nicolás Bechara Simancas

Ref.: Expediente 7156

Santafé de Bogotá, D.C., ocho de junio de mil novecientos noventa y ocho.

Procede la Corte a resolver el conflicto de competencia surgido entre los jueces 3º de familia de Cúcuta y 1º promiscuo de familia de Pamplona, dentro del proceso de exoneración de alimentos seguido por el señor Juan Luis Mora Gamboa frente a Yesid Rolando Mora Fernández, quienes según la demanda son mayores de edad y tienen domicilio en Toledo y Cúcuta respectivamente.

Antecedentes

1. Al juez tercero de familia de Cúcuta le correspondió conocer de la demanda por medio de la cual el nombrado demandante, padre del demandado, pide que se le exonere de pagar la cuota alimentaria que el juzgado promiscuo de familia de Pamplona fijó en su contra y a favor de Yesid Rolando Mora Fernández por medio de sentencia dictada el 18 de noviembre de 1989.

2. El juez de conocimiento rechazó la demanda por falta de competencia con apoyo en el artículo 423, incisos 3º y 4º del Código de Procedimiento Civil —según la transcripción del mismo debe entenderse que se refiere al artículo 423 del Código Civil, modificado por el artículo 24 de la Ley 1ª de 1976—, pues consideró que “el funcionario competente para conocer de la presente exoneración es el juzgado promiscuo de familia de Pamplona, hoy en día juzgado primero promiscuo de familia, por cuanto fue este quien fijó la cuota alimentaria...”, y mediante el tramite de incidente allí previsto.

3. Por su parte el juez primero de familia de Pamplona provocó el presente conflicto basado en que el proceso que se intenta iniciar se suscita entre adultos y por lo tanto se aplican las reglas generales de competencia previstas en el artículo 23 del Código de Procedimiento Civil, más concretamente el fuero general del domicilio del demandado, en este caso la ciudad de Cúcuta; igualmente estima que el trámite incidental a continuación del proceso original fue derogado por el artículo 435 del Código de Procedimiento Civil.

4. Cumplido el trámite del conflicto, le corresponde a la Corte decidirlo, y con ese fin.

Considera:

1. El conflicto de atribuciones del que se trata se desata definiendo cuál es el juez competente desde el punto de vista territorial para conocer de la demanda de exoneración de alimentos, que antes habían sido fijados por sentencia judicial, a partir de que en ella figura como demandante el padre a quien se le impuso la condena de alimentos y como demandado el hijo beneficiario de ésta, quien ya es mayor de edad y se le convoca ante el juez de su domicilio radicado en Cúcuta.

2. Con ese propósito la Corte observa y concluye lo siguiente:

a) El asunto sobre el que versa la demanda en cuestión debe ser aprehendido por la jurisdicción de familia, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 5º del Decreto 2272 de 1989, sin importar la mayoría de edad que alcanzó el alimentario; ciertamente que ante la creación de la citada jurisdicción, debe entenderse que ha quedado derogado el artículo 15 del Código de Procedimiento Civil, según el cual los jueces civiles municipales conocen de “los procesos de alimentos que no correspondan a los jueces de menores”.

b) De otra parte, el artículo 435, parágrafo 1º, numeral 3º, del Código de Procedimiento Civil, reformado por el Decreto 2282 de 1989 establece que, entre otros asuntos, se tramitarán en única instancia por el procedimiento verbal sumario, en consideración a su naturaleza. el de “fijación, aumento, disminución y exoneración de alimentos...”.

c) Por consiguiente, también debe entenderse que respecto de la competencia y el trámite incidental de la revisión de alimentos ya no rige el artículo 423 del Código Civil, reformado por la Ley 1ª de 1976, norma ésta en que se apoyó el juez de familia de Cúcuta para desprenderse del conocimiento de la demanda de exoneración de alimentos; en dicho precepto se facultaba a cualquiera de los cónyuges para promover incidente de revisión o modificación de las obligaciones alimentarias pactadas por ellos o que les hubiese sido impuestas en la respectiva sentencia, a continuación del proceso de divorcio o de separación de bienes y ante el mismo juez que conoció de estos; hoy asunto tal, que comprende la exoneración de alimentos, se tramita de manera autónoma por el del proceso verbal sumario.

d) Dada la autonomía del referido proceso, la competencia judicial se gobierna por las generales del Código de Procedimiento Civil, las que por involucrar a un demandado que se señala como mayor de edad se resuelve territorialmente por aplicación del fuero general del domicilio del mismo, según se extrae de la regla 1ª del artículo 23 de dicho estatuto procesal. Naturalmente que como no es parte un menor de edad no vienen al caso las reglas de competencia territorial que trazan el Decreto 2272 de 1989 y el Código del Menor.

3. En ese orden de ideas, situada la Corte en el caso de definir el presente conflicto de competencia encuentra que la demanda versa sobre exoneración de alimentos fijados previamente por un juez, que no hay norma que permita, y mucho menos que lo imponga, adelantar su trámite a continuación del proceso original ante el juez que dispuso la obligación de pagarlos, sino que, por el contrario, existe norma expresa que dispone tramitarlo por la cuerda del proceso verbal sumario y de manera autónoma; que el demandado es mayor de edad y por lo tanto deben aplicarse las reglas de competencia que trae el Código de Procedimiento Civil; en fin, que si en la demanda se dice que el domicilio del demandado se halla en la ciudad de Cúcuta es el juez de familia de éste lugar a quien le corresponde conocer de la demanda de la que aquí se trata, en aplicación del fuero general antes mencionado; todo, claro está, sin perjuicio de la inconformidad que sobre el particular exprese el demandado en la respectiva oportunidad procesal.

4. Síguese de lo anterior que se equivocó palmariamente el juez 3º de familia de Cúcuta cuando con apoyo en una norma derogada, que inclusive citó equivocadamente, rechazó la demanda de exoneración de alimentos por falta de competencia; sin observar que éste proceso es autónomo y que de acuerdo con lo explicado para los efectos de fijar la competencia territorial son pertinentes las normas del procedimiento civil y más concretamente el fuero general del domicilio del demandado.

Decisión

En armonía con lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Civil y Agraria,

RESUELVE:

1. Declarar que es el juez tercero de familia de Cúcuta el competente para conocer de la demanda de exoneración de alimentos arriba referida.

2. Ordenar que por la secretaría se remita el expediente al nombrado juez competente, y libre comunicación sobre lo aquí resuelto al juez primero promiscuo de familia de Pamplona para los fines consiguientes.

Cópiese y notifíquese.

Jorge Santos Ballesteros—Nicolás Bechara Simancas—Jorge Antonio Castillo Rugeles—Carlos Esteban Jaramillo Schloss—Pedro Lafont Pianetta—José Fernando Ramírez Gómez—Rafael Romero Sierra. 

______________________________