Auto 8240 de abril 28 de 1993 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

•SALA DE CASACIÓN PENAL

RECURSO DE APELACIÓN

SUSTENTACIÓN

EXTRACTOS: «Considera la Corte conveniente referirse al trámite del recurso, para precisar el alcance de la expresión “sustentación” que trae el Código de Procedimiento Penal, debido a la confusión originada en la titulación que el legislador fijó al artículo 215 de dicha codificación: “Sustentación obligatoria del recurso en segunda instancia”.

Una interpretación sistemática del ordenamiento procesal penal permite sostener válidamente que el epígrafe en referencia lo que quiere significar es la obligación que tiene el recurrente de sustentar toda apelación que interponga y el deber que le asiste al juez de segunda instancia de examinar la viabilidad de esa sustentación.

En efecto, repárese cómo el artículo 197 del Código de Procedimiento Penal prevé que “las providencias quedan ejecutoriadas tres días después de notificadas si no se han interpuesto los recursos y no deban ser consultadas”, vale decir, que debe sustentarse la apelación ante el a quo al momento de interponerla o dentro de los tres días siguientes a la última notificación, y si no lo hiciere así, puede aún sustentar ante el juez de segunda instancia dentro de los términos referidos en los artículos 213 y 216 del Código de Procedimiento Penal. El inconveniente que esto último acarrea por la necesidad del desplazamiento ante el juez de esa instancia, es la carga que el impugnante se impone por no realizar el deber de sustentar ante el funcionario a quo.

Como puede verse, los cambios que a este particular introdujo el procedimiento actual hacen referencia, de una parte, al examen sobre viabilidad de la sustentación ya que no corresponde al a quo sino al ad quem y de otra, a la eliminación del término autónomo de tres días para sustentar; hoy, ese término, es común al de la ejecutoria (tres días por regla general). No es cierto entonces, como erradamente lo han entendido algunos intérpretes, que no exista término para sustentar ni que la sustentación deba hacerse ante el funcionario ad quem exclusivamente, desconociendo de contera aquí el principio de la desconcentración imperante en el estatuto procesal con arraigo en el mandato superior contenido en el artículo 228 de la Carta Política.

Consecuente con lo anterior, no necesitaba el recurrente alegar en esta instancia pues había sustentado debidamente su impugnación ante el a-quo».

(...)

________________________________