Auto 9075 de marzo 7 de 1994 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

•SALA DE CASACIÓN PENAL

PARTE CIVIL

COMO TITULAR DE LA ACCIÓN DE REVISIÓN

EXTRACTOS: «Según lo precisa el legislador en el art. 23 del Código de Procedimiento Penal, todo hecho punible origina acción penal, pero también puede generar la acción civil encaminada al resarcimiento del daño.

En concordancia con el anterior, el artículo 43 ibidem indica que esa acción civil puede válidamente ejercerse o bien ante la jurisdicción civil, o bien “dentro del proceso penal”, a elección de las personas naturales o jurídicas perjudicadas o de sus herederos.

Cuando el ofendido o perjudicado opta por el ejercicio de la acción civil dentro del proceso penal, requisito indispensable le es constituirse formalmente en parte mediante la presentación de la formal demanda de que trata el art. 46, y siempre y cuando concurra en la oportunidad legal prevista en el art. 45, esto es, hasta antes que se profiera sentencia de segunda o de única instancia.

Dados estos presupuestos, resulta comprensible que cuando el art. 233 del CPP señala quiénes son titulares de la acción de revisión, su referencia a “los titulares de la acción civil dentro del proceso penal” debe entenderse hecha a quienes llegaron a constituirse en parte dentro de la actuación que intenta revisarse, pues fue a ellos a quienes vinculó el fallo injusto o impidió proseguir allí con la realización de su interés el auto de preclusión o cesación de procedimiento.

Siendo estas razones suficientes para inclinar al rechazo de la demanda que se estudia, un argumento adicional y específico para el caso planteado surge del trámite que en particular siguió el caso examinado, pues en las copias allegadas consta que el fallo se produjo previo el rito del artículo 37 del Decreto 2700 de 1991, y ello precisamente implica que dicha decisión no es oponible a la parte civil en materia de perjuicios como en términos más precisos lo ratifica el artículo 37B numeral 4, adicionado al anterior por la Ley 81 de 1993.

Quiere lo anterior significar, que abreviado el trámite procesal tanto en el caso de la sentencia anticipada como en el de la audiencia especial, e imposibilitado en él el ejercicio amplio que en el ordinario tendría la parte civil según el citado artículo 48 ibidem, lo que surge en tal caso es la prerrogativa plus de atenerse, si es de su beneficio, a la condena que en perjuicios haya hecho el juez en la sentencia, o la de actuar ya libremente y sobre las bases firmes de una declaración judicial de responsabilidad, mediante acción a ejercitar ante la jurisdicción civil. Esta última situación es precisamente la de quien no se hizo oportunamente parte en el proceso penal, pues sin que se le inhiba de atenerse al monto fijado oficiosamente por el juez penal para el resarcimiento, en caso de inconformidad tiene con la misma amplitud la vía de la acción civil ante los jueces de ese ramo».

(Auto de marzo 7 de 1994. Radicación 9075. Magistrado Ponente: Dr. Juan Manuel Torres Fresneda).

________________________________________