Auto AC1019-2015/2015-00301 de febrero 27 de 2015

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN CIVIL

AC1019-2015

Rad.: 11001-02-03-000-2015-00301-00

Magistrado Ponente:

Dr. Luis Armando Tolosa Villabona

Bogotá D.C., veintisiete de febrero de dos mil quince.

Se decide el conflicto suscitado entre los juzgados promiscuo municipal de Encino y sexto civil municipal de Bucaramanga, para conocer del proceso ejecutivo hipotecario incoado por el Fondo Nacional del Ahorro contra Edgar Pérez Morantes y Blanca Flor Vargas Maldonado.

1. Antecedentes

1.1. El inmueble gravado se encuentra situado en el casco urbano de la primera población y en la demanda repartida a las autoridades judiciales de la otra ciudad se afirmó que en ésta los ejecutados estaban domiciliados.

1.2. El juzgado de Bucaramanga, mediante Auto de 29 de octubre de 2014, rechazó el libelo, al encontrar, conforme al artículo 28 del Código General del Proceso, una competencia privativa, radicada en el lugar de ubicación del bien relacionado con el derecho real de hipoteca.

1.3. El despacho de Encino, en Auto de 28 de enero de 2015, hizo lo propio, en su entender, por concurrir, a elección del ejecutante, el fuero personal y el real, este último, precisamente, declinado por el interesado.

2. Consideraciones

2.1. Como los juzgados involucrados pertenecen a distritos judiciales diferentes, lo expuesto explica el tránsito del proceso por esta corporación, en cuanto es la llamada a dirimir el enfrentamiento.

2.2. Cuando para determinar competencia territorial existen fueros concurrentes, la ley defiere la elección al demandante. De ahí, materializada esa facultad, el juez escogido no puede, en línea de principio, rehusarla, puesto que la posibilidad de objetarla, el ordenamiento también la reserva al extremo pasivo, so pena de saneamiento.

2.3. Ejercitadas acciones vinculadas con derechos reales, el de hipoteca es uno de ellos (C.C., art. 655, inc. 2º), la competencia privativa contemplada en el artículo 28, numeral 7º del Código General del Proceso, respecto del lugar donde se encuentran ubicación los bienes, sería de recibo si esa disposición estuviere vigente.

Mas, como no lo está, pues las etapas definidas en el Acuerdo PSA13-10073 de 27 de diciembre de 2013 del Consejo Superior de la Judicatura, Sala Administrativa, para implementar gradualmente la vigencia del Código General del Proceso, fueron suspendidas por la misma corporación en el Acuerdo PSAA14 -10155 de 28 de mayo de 2014, y en ese estado se conservan, debe seguirse, la competencia corresponde determinarse con arreglo a lo previsto en el artículo 23 del Código de Procedimiento Civil.

2.4. En la materia discutida, la disposición aplicable posibilita demandar ante la autoridad judicial del “(…) domicilio del demandado (…)”, numeral 1º, o del “(…) lugar donde se hallen ubicados los bienes (…)”, numeral 9º.

Como se trata de una competencia territorial concurrente, surge claro, los fueros, personal, empezando por la regla general del domicilio del interpelado, y real, son los que, a elección del demandante, la determinan.

2.5. En el caso, si la entidad ejecutante no presentó la demanda hipotecaria en donde se encuentra situado el inmueble involucrado, el Juzgado Promiscuo Municipal de Encino no anduvo equivocado al rechazar su conocimiento.

3. Decisión

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Civil, declara que el juzgado sexto civil municipal de mínima cuantía de Bucaramanga, es el llamado a conocer del proceso ejecutivo de que se trata y como consecuencia ordena devolverle las diligencias para lo pertinente, comunicando la decisión a la otra autoridad judicial mencionada.

Notifíquese.

Magistrado: Luis Armando Tolosa Villabona.