Auto 2013-02899 de enero 27 de 2014

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN CIVIL

Magistrado Ponente:

Dr. Fernando Giraldo Gutiérrez

AC169-2014

Ref.: Expediente 1100102030002013-02899-00

Bogotá, D.C., veintisiete de enero de dos mil catorce.

La Corte decide sobre la colisión de competencia suscitada entre los Juzgados Promiscuo de Familia de Riohacha y Cuarto de Familia de Santa Marta.

I. Antecedentes

1. La Defensora de Familia de la Regional Guajira del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, “obrado en nombre y representación de los intereses de XXX, hija de XXX”, en el Juzgado Promiscuo de Familia de Riohacha, presentó demanda orientada a que se declarara, en síntesis, que aquélla menor es “hija extramatrimonial de (...) XXX” (fl. 1, cdno. 1).

2. La aludida oficina jurisdiccional no admitió el libelo radicado y lo remitió junto con los anexos allegados, “por competencia territorial”, a los jueces de familia de Santa Marta con apoyo en que “el demandado reside en la calle 29J Nº XXC-1XX” de esa capital (fl. 6).

3. El Juzgado Cuarto de Familia de la señalada ciudad también se apartó del conocimiento de las diligencias porque, de conformidad con lo previsto por los artículos 7º de la Ley 721 de 2001 y 8º del Decreto 2272 de 1989, el juez que debe tramitar la mencionada demanda de investigación de paternidad es el que corresponde al domicilio o “la residencia” de “XXX” (fls. 11 y 12).

4. Habiendo transcurrido, sin pronunciamiento de los interesados, el término de traslado que se ordenó, de conformidad con lo previsto por el artículo 148 del Código de Procedimiento Civil, se debe dirimir el reseñado conflicto.

II. Consideraciones

1. Como en el “sub lite” se estructuró una colisión negativa que compromete a juzgados de diferente Distrito Judicial, corresponde a la Corte resolverla en virtud de la atribución contemplada por los artículos 28 del Código de Procedimiento Civil y 16 de la Ley 270 de 1996, modificado por el 7º de la 1285 de 2009, a través del magistrado sustanciador en Sala Unitaria, de conformidad con el artículo 29 del precitado estatuto procesal, reformado por el artículo 4º de la Ley 1395 de 2010, vigente a partir de su promulgación el 12 de julio del mismo año, pues, en tales términos esta Corporación se ha pronunciado, entre otros, en autos de 27 de septiembre de 2010, exp. 2010-01055-00 y del 14 de agosto de 2013, exp. 2013-01590-00.

2. La acción de investigación de paternidad impulsada por la Defensora de Familia del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar “en nombre y representación de los intereses de XXX” contra el señor XXX, se impetró ante el Juzgado Promiscuo de Familia de Riohacha debido a que en el pertinente escrito incoativo del asunto se afirmó que la referida demandante está domiciliada en la citada capital (fls. 1 y 2).

3. De acuerdo con lo establecido por el numeral 1º del artículo 23 del estatuto procesal civil, la demanda, como regla general, debe entablarse ante el juez del domicilio de la parte demandada. Sin embargo, también es incontrovertible que por virtud de las reglas especiales previstas en los artículos 8º del Decreto 2272 de 1989 y 7º de la Ley 721 de 2001, en los procesos de “investigación de la paternidad (...) en que el menor sea demandante, la competencia por razón del factor territorial corresponde al juez del domicilio del menor”.

4. Así las cosas, queda claro que la discusión en relación con la potestad para conocer de las diligencias judiciales atrás indicadas debe zanjarse en el sentido de señalar que el Juzgado Promiscuo de Familia de Riohacha es el habilitado por la ley para ese particular propósito, habida cuenta que si bien las reglas generales que disciplinan la materia, en principio, le atribuyen esa facultad al funcionario que corresponde al domicilio del demandado, en este caso existen normas de carácter especial que imponen arribar a la indicada conclusión.

En efecto, por tratarse de una demanda que tiene como central finalidad que la jurisdicción defina sobre la declaratoria de paternidad extramatrimonial, en relación con la menor demandante, XXX, quien para ese efecto a través de la Defensoría de Familia afirmó que está domiciliada en Riohacha, no registra, entonces, ninguna incidencia en el campo del factor territorial la circunstancia derivada de que el demandado, señor XXX, resida y tenga el ánimo de permanecer en la ciudad de Santa Marta.

Como en los términos del escrito incoativo del proceso, la directa promotora de la memorada pretensión es justamente la menor XXX, debe, por tanto, el funcionario judicial de su domicilio avocar el trámite de rigor, en cumplimiento a las normas exclusivas arriba indicadas.

Sobre esta temática, en auto CSJ SC, 24 de julio de 2013, Rad. 2013-01334-00, la Corte recordó que

(...) en los asuntos en que la parte actora la constituya un menor, como aquí acontece, el elemento determinante de la “competencia territorial” para conocer de ellos lo será, el atinente a su avecindamiento, aspecto que ha tenido la oportunidad de subrayar la doctrina jurisprudencial de la Corte, cuando sobre el particular ha dicho que “[d]el texto de la demanda emerge que la misma ha sido instaurada en protección de los intereses de la menor XXX, y, por ende, presentada en su nombre, por lo que bien puede inferirse que quien funge como demandante es la citada menor de edad. Por tanto, es patente que la competencia de este asunto, por el factor territorial, se determina por el domicilio de la infante, tal como se desgaja del artículo 8º del Decreto 2272 de 1989” (autos de 21 de mayo de 2008, exp. 312, y 1º de octubre de 2012, exp.1908).

5. En consecuencia, corresponde asignar las diligencias en las que se suscitó el referido conflicto a la autoridad judicial ante quien inicialmente se impetró la demanda de investigación de paternidad porque, se repite, la menor es la promotora de ellas y el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar complementariamente aseveró que la actora tiene allí su domicilio.

6. El expediente deberá remitirse, entonces, al Juzgado Promiscuo de Familia de Riohacha y la decisión que aquí se adopta se dejará en conocimiento del Juzgado Cuarto de Familia de Santa Marta.

III. Decisión

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia,

RESUELVE:

1. Declarar que el Juzgado Promiscuo de Familia de Riohacha, es el competente para conocer de la demanda de investigación de paternidad que XXX, por intermedio de la Defensoría de Familia, Regional Guajira, entabló contra el señor XXX.

2. Enviar el expediente al citado despacho judicial e informar lo decidido al Juzgado Cuarto de Familia de Santa Marta, haciéndole llegar copia de esta providencia.

3. Librar, por secretaría, los oficios correspondientes.

Notifíquese.

Magistrado: Fernando Giraldo Gutiérrez