Auto AC6875 de octubre 10 de 2016

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN CIVIL

Radicación 11001-02-03-000-2016-02394-00

AC6875-2016

Magistrado Ponente:

Dr. Ariel Salazar Ramírez

Bogotá, D.C., diez de octubre de dos mil dieciséis.

Se decide el recurso de queja que interpuso la parte demandada contra la providencia proferida el dieciséis de mayo de dos mil dieciséis, por el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bucaramanga, mediante la cual negó la concesión del recurso extraordinario de casación formulado contra la sentencia de veintidós de abril de dos mil dieciséis.

I. Antecedentes 

1. Marco Aurelio Castro Martínez inició demanda ordinaria contra Diseñarq Constructores S.A., a fin de que se declarara la existencia de un contrato de construcción entre ambas partes y que la demandada lo incumplió (fl. 65, c.1).

2. En consecuencia, se pidió que se ordenara a la pasiva a reparar el menoscabo patrimonial generado por el incumplimiento, así: (i) $26’415.332, por concepto de daño emergente; (ii) $17’600.000 como lucro cesante; $208.947; y (iii) 28’335.000 por daño moral (fl. 65, c. 1)

3. El conocimiento del asunto fue remitido al Juzgado Primero Civil del Circuito de Descongestión de Bucaramanga, el que después de agotar el trámite de rigor, dictó sentencia en la que negó el petitum contenido en el escrito que dio inicio a la acción (fl. 59, c. 1)

4. Apelada la decisión por los actores, el Tribunal Superior del referido Distrito Judicial, en fallo dictado el 22 de abril de 2016, revocó lo resuelto por el a-quo y en su lugar, condenó a la accionada a pagar por indemnización de perjuicios 43’878.210 (fls. 65 a 78, c. 1).

5. Contra la anterior providencia, la demandada formuló el recurso de casación (fl. 67, c. 2)

6. En providencia de 16 de mayo de 2016, el ad quem, negó la concesión de la impugnación extraordinaria, por considerar que la cuantía del interés para recurrir en casación no es suficiente en los términos del artículo 388 del Código General del Proceso (fl. 83, c. 1).

7. Frente a la determinación precedente, los recurrentes interpusieron reposición y, en subsidio, solicitaron queja ante el superior, con sustentó en que en este caso no debía tenerse en cuenta la cuantía del interés para recurrir como quiera que en el asunto las pretensiones no eran esencialmente económicas, por lo cual estaba excluido de dicho requisito de conformidad con lo establecido en el artículo 338 de la norma procesal civil (fl. 87, c. 1)

8. En auto de 5 de julio de 2016, el tribunal resolvió no reponer el auto cuestionado, y en consecuencia, ordenó la expedición de copias para que se surtiera el recurso subsidiario, lo que explica la presencia de las diligencias en esta sede (fl. 91, c. 1)

II. Consideraciones 

1. De conformidad con lo estipulado por el artículo 352 del Código General del Proceso, “cuando el juez de primera instancia deniegue el recurso de apelación, el recurrente podrá interponer el de queja para que el superior lo conceda si fuere procedente. El mismo recurso procede cuando se deniegue el de casación”. (Se subraya)

Tratándose de la no concesión del recurso de casación, específicamente, el fin primordial de la queja es que el superior examine si aquel medio de impugnación estuvo bien o mal denegado; por lo que la competencia funcional de la Corte se circunscribe a precisar si el recurso extraordinario es procedente de conformidad con los lineamientos del artículo 338 de la ley adjetiva; si se propuso en la forma y términos establecidos en el artículo 337 ejusdem; y si la parte que lo formuló se encuentra legitimada para ello, según las previsiones de ese mismo precepto.

2. Dentro de los requisitos de procedibilidad para otorgar el recurso de casación, se encuentra «el valor actual de la resolución desfavorable al recurrente», tal como lo exige el artículo 338 del estatuto procesal, y que se determina por el monto de los perjuicios que la sentencia ocasiona al impugnante, estimados al momento en que ésta se profiere.

Dicho interés, por tanto, está supeditado a la tasación económica de la relación jurídico sustancial que se conceda o niegue en la sentencia, es decir a la cuantía de la desventaja patrimonial que sufre el recurrente con la resolución que le resulta desfavorable, evaluación que debe efectuarse para el día del fallo (auto de 30 de junio de 2006. Exp.: 2002-00467); aunque, valga decirlo, cuando la «sentencia es íntegramente desestimatoria, se determina a partir de lo pretendido en el libelo genitor o su reforma». (Auto de 28 de agosto de 2012. Exp.: 2012-01238-00)

Lo anterior supone, como es obvio, que la decisión que perjudica al impugnante sea susceptible de apreciación pecuniaria, puesto que si no lo es, entonces carece de sentido imponer una restricción por la cuantía a un recurso que versará sobre una controversia de contenido extrapatrimonial, en cuyo caso la procedencia de la casación se determina por la naturaleza de la controversia, siempre que concurran las demás exigencias de ley.

Tal acontece con las sentencias declarativas que definen las calidades del estado civil de las personas, las cuales carecen de estimación económica y, por tanto, son susceptibles de ser recurridas en casación, como lo dispone el inciso 1º del artículo 338 del Código General del Proceso, con independencia de las consecuencias patrimoniales que de ellas se puedan derivar.

3. En el caso bajo estudio las pretensiones de la demanda versaron sobre la responsabilidad contractual del extremo pasivo y la consecuencial indemnización de perjuicios. De manera que, la decisión se concretó a declarar el incumplimiento en el que había incurrido la demandada, al construir una obra defectuosa y la condenó a pagar la suma de $43’878.210 por el menoscabo material,

Por tales razones, al concretarse la decisión proferida por los jueces de las instancias a declaración y condena, la controversia versó sobre una materia estrictamente económica, por lo que se hacía necesario examinar el monto del interés para recurrir en casación, en la forma como hizo el tribunal de origen.

4. Lo hasta ahora discurrido conduce a concluir que la casación estuvo bien denegada y así será declarado.

III. Decisión 

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, en Sala de Casación Civil, RESUELVE:

Primero. DECLARAR bien denegado el recurso de casación que interpuso la parte actora contra la sentencia proferida el veintidós de abril de dos mil dieciséis por el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bucaramanga.

Segundo. DEVOLVER la presente actuación al Tribunal de origen para que forme parte del expediente respectivo.

Notifíquese y cúmplase.

Magistrado: Ariel Salazar Ramírez.