Auto AL2658-2015 de mayo 20 de 2015

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN LABORAL

AL2658-2015

Radicación 61674

Acta 15

Magistrado Ponente:

Dr. Rigoberto Echeverri Bueno

Bogotá, D.C., veinte de mayo de dos mil quince.

Sería del caso pronunciarse sobre la admisión del recurso de casación que interpuso BORIS TADEO DÍAZ CABRERA, contra la sentencia proferida por el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Barranquilla, Sala Laboral, el 29 de enero de 2013, dentro del proceso ordinario laboral que le sigue al INSTITUTO DE SEGUROS SOCIALES, si no se observara la existencia de una causal de nulidad procesal, de carácter insubsanable, que impide el adelantamiento de cualquier actuación por parte de esta Corporación.

I. Antecedentes

Boris Tadeo Díaz Cabrera demandó al Instituto de Seguros Sociales para que se condenara a pagar a su favor los valores correspondientes a prestaciones sociales, horas extras, recargo nocturno, vacaciones, reajuste salarial, bonificaciones, reajuste salarial, auxilio de transporte, indemnización por el no pago de las prestaciones sociales, indemnización por laborar en área de alto riesgo, junto con la indexación correspondiente.

El Juzgado Once Laboral del Circuito de Barranquilla, en sentencia de 30 de marzo de 2012, condenó al Instituto de Seguros Sociales a reconocer y pagar al demandante la suma de $ 6.940.766 por concepto de cesantía; $ 832.892 por intereses a la cesantía; $ 3.470.383 por vacaciones; $ 6.940.766 por primas y $ 74.833 diarios a partir del 7 de marzo 2007 hasta que se efectúe el pago de las acreencias laborales. La decisión no fue apelada por las partes. El juez remitió el proceso al Tribunal para que se surtiera el grado jurisdiccional de consulta a favor del Instituto de Seguros Sociales, tal y como obra en el informe secretarial de 13 de abril de 2012 (fl. 251, cdno. del juzgado).

Mediante auto de 30 de abril de 2012 el magistrado ponente admitió el grado jurisdiccional de consulta (fl. 4, cdno. del tribunal).

El Tribunal Superior del Distrito Judicial de Barranquilla, Sala Laboral, con sentencia del 29 de enero de 2013, revocó la providencia de primera instancia y, en su lugar, absolvió al Instituto de Seguros Sociales de todas y cada una de las pretensiones del demandante.

El 18 de febrero de 2013 el apoderado judicial del demandante interpuso recurso de casación, el cual fue concedido por el Tribunal el 23 de abril de 2013.

II. Consideraciones de la Corte

Al hacer el respectivo examen de fondo, se advierte que el Tribunal no podía asumir el estudio del caso, toda vez que no se daban los requisitos exigidos por el artículo 69 del Código Procesal del Trabajo y de la Seguridad Social respecto al grado jurisdiccional de consulta, pues si bien las condenas fueron impuestas al Instituto de Seguros Sociales, empresa industrial y comercial del Estado, del orden nacional, con personería jurídica, autonomía administrativa y capital independiente; es una entidad descentralizada en la que la Nación solamente es garante en los casos que consagran los artículos 137 y 138 de la Ley 100 de 1993:

ART. 137.—Faltantes a cargo de la Nación. La Nación asumirá el pago de pensiones reconocidas por el Instituto de Seguros Sociales, la Caja Nacional de Previsión y otras cajas o fondos del sector público sustituidos por el fondo de pensiones públicas del nivel nacional, incluido este último, en cuanto se agotasen las reservas constituidas para el efecto y sólo por el monto de dicho faltante. Ver Sentencia Corte Constitucional 0518 de 1995

ART. 138.—Garantía estatal en el régimen de prima media con prestación definida. El Estado responderá por las obligaciones del Instituto de Seguros Sociales para con sus afiliados al régimen de prima media con prestación definida, cuando los ingresos y las reservas de dicha entidad se agotasen, siempre que se hubiesen cobrado las cotizaciones en los términos de esta ley.

De los anteriores preceptos, surge con meridiana claridad que la Nación solo es garante del Instituto de Seguros Sociales en dos casos: el primero, cuando se han reconocido pensiones por esta entidad y el segundo, cuando se han adquirido obligaciones con los afiliados al régimen de prima media con prestación definida y se han cobrado las cotizaciones conforme a ley, siempre y cuando, en ambos casos, se hayan agotado los ingresos. Así lo precisó la Sala en la providencia STL4126-2013.

Nada dijo el legislador sobre las obligaciones laborales que asume el Instituto en el desarrollo de su actividad, por lo que, siendo las normas tan claras y precisas, deben ser interpretadas conforme a su tenor literal, sin ir más allá de lo que en ellas se expresa, pues así lo estableció el legislador en el artículo 27 del Código Civil.

En este orden de ideas, la Nación no garantiza las obligaciones que adquiere el Instituto de Seguros Sociales en calidad de empleador, por lo que no podía surtirse el grado jurisdiccional de consulta en el caso en estudio, pues las pretensiones recaen sobre obligaciones laborales, situación que a todas luces afecta la competencia funcional de la Corte Suprema de Justicia y del Tribunal, haciendo improcedente el recurso de Casación, de modo que se configura nulidad insubsanable, tal y como lo precisa el numeral 5º y el inciso final del artículo 144 del Código de Procedimiento Civil, aplicable en materia laboral por remisión del artículo 145 del Código Procesal del Trabajo y de la Seguridad Social, lo que hace indispensable el uso del remedio procesal pertinente. No obstante, como la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Laboral, carece de competencia para declarar esa nulidad suscitada en las instancias, habrá de ordenarse que regresen las diligencias al Tribunal de origen para que, de ser necesario ex oficio, adopte los correctivos procesales a que haya lugar.

En mérito de lo expuesto la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Laboral,

RESUELVE:

1. DECLARAR improcedente el recurso extraordinario de Casación interpuesto por el apoderado judicial de BORIS TADEO DÍAZ CABRERA contra la sentencia del 29 de enero de 2013, proferida por el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Barranquilla, Sala Laboral, por las razones aquí expresadas.

2. ORDENAR, en consecuencia, que regresen las diligencias al Tribunal de origen para que, conforme a lo indicado en la parte motiva de esta providencia, y de ser necesario ex oficio, adopte los correctivos procesales pertinentes.

Notifíquese y cúmplase.

Magistrados: Clara Cecilia Dueñas Quevedo, Presidente de Sala—Jorge Mauricio Burgos Ruiz—Elsy del Pilar Cuello Calderón—Rigoberto Echeverri Bueno—Gustavo Hernando López Algarra—Luis Gabriel Miranda Buelvas.