Sentencia AL692-2014/60322 de febrero 19 de 2014

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN LABORAL

Rad. 60322

Acta 5

Magistrado Ponente:

Dr. Rigoberto Echeverri Bueno

Bogotá, D.C., diecinueve de febrero de dos mil catorce.

Se pronuncia la Corte sobre el recurso de queja que interpuso el apoderado de las demandadas contra el auto proferido por la Sala Laboral del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bogotá, el 5 de octubre de 2012, mediante el cual negó el recurso de casación interpuesto contra la sentencia proferida el 26 de julio de 2012, dentro del proceso ordinario laboral promovido por Blanca Inés Pachón de Hernández y otros contra Soinda S.A. y otras.

I. Antecedentes

Blanca Inés Pachón de Hernández y otros(1) demandaron a SOINDA S.A., PROMOCON S.A., GONANCO Ltda., y GLOBAL SERVICE GCS Ltda., con el fin de que se declarara que el accidente de trabajo ocurrido el día 18 de marzo de 2009, donde falleció el señor Arnulfo Hernández, se produjo por culpa del empleador Global Cleaner Service y en consecuencia, éste fuera condenado, junto con las otras demandadas de manera solidaria, al pago de los perjuicios materiales y morales para cada uno de los miembros del núcleo familiar demandante.

Por sentencia de 28 de febrero de 2012, el Juzgado 22 Laboral del Circuito de Bogotá, condenó a las demandadas a “(…) pagar la indemnización plena de perjuicios de que trata el artículo 216 C.S.T., la suma de $132.080.228.05 a favor de la señora Blanca Inés Pachón de Hernández”, por el mismo concepto, una suma igual de $249.348.000 para el resto de los actores discriminado individualmente así, “(…) Jesús Hernández Pachón $45.336.000, Alexandra Hernández Pachón $45.336.000, Emilce Hernández Pachón $45.336.000, Verónica Vargas Hernández $28.335.000 y Miguel Peñalosa Hernández $28.335.000 y Blanca pachón de Hernández $56.670.000”.

Apelaron las partes demandadas. El Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bogotá, en providencia de 26 de julio de 2012, revocó parcialmente la decisión del a quo, en el sentido de absolver de todas y cada una de las pretensiones a Global Cleaner Service GCS Ltda., y la confirmó en todo lo demás.

Inconformes con ésta decisión, SOINDA S.A., PROMOCON S.A. y GONANCO Ltda., interpusieron recurso de casación, el cual fue concedido mediante providencia de 5 de octubre de 2012, respecto de Blanca Inés Pachón de Hernández, y se negó en relación con el resto de los actores, pues el Tribunal consideró que para éstos últimos no alcanzaba el interés jurídico para recurrir.

Contra ésta decisión, las demandadas SOINDA S.A., PROMOCON S.A. y GONANCO Ltda., interpusieron recurso de reposición y, en subsidio, solicitaron la expedición de copias de las piezas procesales necesarias para surtir el recurso de queja.

Por auto de 26 de febrero de 2013, el Tribunal dispuso no reponer el auto por medio del cual no había concedido el recurso extraordinario de casación, por considerar que “(…) frente a la pluralidad de demandantes, el interés jurídico de la demandada está determinado por las condenas impuestas de manera individual”.

II. Consideraciones de la Corte

El interés jurídico para recurrir en casación, consiste en el agravio que sufre el recurrente con la sentencia controvertida, el cual, en tratándose de la parte actora, está representado por el monto de las pretensiones que le fueron adversas, mientras que para la demandada, es el valor de las condenas impuestas en su contra.

La inconformidad de la parte recurrente, la hace consistir en que “(…) si bien es cierto que la parte demandante es plural, no es menos cierto que las pretensiones provienen de una única causa jurídica y por tanto eran exclusivas de las mismas partes con ocasión de lamentable accidente del causante. En otras palabras la fuente de la condena no es cada una de las pretensiones de los demandantes, sino la indemnización total e integral con ocasión del mencionado accidente”, agrega que las condenas en su contra conforman un único resultado que la hace responsable de una suma de dinero que supera el monto exigido por la ley para acceder al trámite extraordinario.

Esta Sala de la Corte ha adoctrinado, con reiteración, que en la hipótesis de acumulación de pretensiones de varios demandantes en una misma demanda, el interés para recurrir en casación deberá establecerse en relación con cada uno de ellos, de suerte que no procede la suma de los intereses de todos los actores. La citada doctrina viene fundada en que en tales eventos se está en presencia de un litis consorcio facultativo, por manera que cada demandante ha de ser considerado como un litigante independiente y separado.

Sin embargo, el caso subexámine no se enmarca en lo descrito anteriormente, pues la pretensión fue una sola con un mismo interés (el reconocimiento de la indemnización por accidente de trabajo), en este sentido, la Sala en providencia con radicado 50815, de 26 de julio de dos mil once (2011), frente a un caso similar, sostuvo:

(…) hace claridad, que en este caso se trata de una situación diferente a la señalada con anterioridad, debido a que las demandadas fueron condenadas a pagar a las demandantes (compañera e hijas del causante) la indemnización de perjuicios materiales y morales, al declarar “la culpa patronal de las empresas MECÁNICOS ASOCIADOS S.A. y solidariamente PETROBRAS COLOMBIA COMBUSTIBLES S.A. por el fallecimiento del trabajador GABRIEL EDUARDO MANCERA PIRA, como consecuencia del accidente de trabajo acaecido el 16 de marzo de 2006”, situación que pone de presente que la causa sea única e inescindible en su origen, pues la pretensión es una sola.

Con fundamento en lo anterior, para efectos de la procedencia del recurso extraordinario de casación, debe considerarse que el agravio que el fallo de segunda instancia le irrogó a las demandadas recurrentes, está representado por la condena que se fulminó en su contra frente a todos los demandantes debido a que la condena total (indemnización de perjuicios materiales y morales) deviene de la misma causa, que es indivisible, se reitera, la culpa del empleador en la ocurrencia del accidente trabajo, sin que sea viable considerar a cada uno de los demandantes como litigantes por separado.

En estas condiciones, las condenas impuestas a las demandadas respecto de Jesús Hernández Pachón, Alexandra Hernández Pachón, Emilce Hernández Pachón, Verónica Vargas Hernández y Miguel Peñalosa Hernández, superan ampliamente el equivalente a 120 veces el salario mínimo legal mensual vigente para la fecha en que se profirió la sentencia de segunda instancia (26 de julio de 2012) en los términos del artículo 43 de la Ley 712 de 2001.

Así las cosas, se declarará mal denegado el recurso extraordinario de casación interpuesto por el apoderado judicial de la parte demandada y, en su lugar, se concederá dicho recurso.

En mérito de lo expuesto la Corte Suprema de Justicia Sala de Casación Laboral,

RESUELVE:

1. DECLARAR MAL DENEGADO el recurso de casación interpuesto por el apoderado judicial de SOINDA S.A., PROMOCON S.A., GONANCO Ltda., respecto de los demandantes Jesús Hernández Pachón, Alexandra Hernández Pachón, Emilce Hernández Pachón, Verónica Vargas Hernández y Miguel Peñalosa Hernández, contra la sentencia del 26 de julio de 2012 proferida por el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bogotá, Sala Laboral.

En consecuencia, se CONCEDE el referido recurso extraordinario de casación.

2. Solicitar el expediente al Tribunal de origen para tramitar el recurso extraordinario.

Notifíquese y cúmplase.

Magistrados: Rigoberto Echeverri BuenoJorge Mauricio Burgos Ruiz—Elsy Del Pilar Cuello Calderón—Clara Cecilia Dueñas Quevedo—Gustavo Hernando López Algarra—Luis Gabriel Miranda Buelvas—Carlos Ernesto Molina Monsalve.

1 Jesús Hernández Pachón, Alexandra Hernández Pachón, Emilce Hernández Pachón, Verónica Vargas Hernández y Miguel Peñalosa Hernández.