Auto AL7164-2016 de octubre 19 de 2016

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN LABORAL

AL7164-2016

Radicación: 75402

Acta 39

Magistrado Ponente:

Dr. Jorge Mauricio Burgos Ruiz

Bogotá, D.C., diecinueve de octubre de dos mil dieciséis.

Decide la Corte el conflicto de competencia negativo suscitado entre el JUZGADO TREINTA Y CUATRO LABORAL DEL CIRCUITO DE BOGOTÁ y el JUZGADO LABORAL DEL CIRCUITO DE DUITAMA, dentro del proceso ordinario laboral promovido por JORGE OCHOA NAUSA y ÉDGAR ALFONSO ESTEPA GÓMEZ contra la sociedad ACERÍAS PAZ DEL RÍO S.A. EN REESTRUCTURACIÓN.

Antecedentes

Para los efectos de la presente decisión baste señalar que los señores Jorge Ochoa Nausa y Edgar Alfonso Estepa Gómez promovieron proceso ordinario laboral contra Acerías Paz del Río S.A. en reestructuración, con la finalidad de obtener previa declaración de la condición de beneficiarios de las disposiciones contenidas en la convención colectiva de trabajo suscrita por la empresa demandada y su organización sindical, que tienen derecho al reconocimiento y pago de los beneficios convencionales allí indicados; y al cumplimiento de lo acordado convencionalmente; en consecuencia, se condene a la reliquidación de las prestaciones legales y extralegales relacionadas en la demanda respecto de cada demandante, la indexación, lo extra y ultra petita y las costas del proceso.

Por reparto correspondió al Juzgado Treinta y Cuatro Laboral del Circuito de Bogotá, quien, mediante providencia del 16 de mayo de 2016, con fundamento en el artículo 5º del Código Procesal del Trabajo y Seguridad Social, luego de revisar la demanda y sus anexos, consideró que carecía de competencia para tramitarla, porque «en el presente asunto se acciona en contra de la sociedad ACERIAS (sic) PAZ DEL RIO (sic) S.A. EN REESTRUCTURACIÓN, la cual tiene su domicilio en el municipio de Nobsa, Boyacá, sin que se pueda evidenciar que alguno de los demandantes preste sus servicios en esta ciudad, para establecer la competencia en este distrito judicial»; contra dicha providencia presentó sin éxito recurso de reposición y subsidiario de apelación, en el que reiteró que el domicilio principal de la empresa convocada a juicio, es la ciudad de Bogotá. Por proveído de 7 de junio de 2016 mantuvo la decisión y negó el recurso subsidiario interpuesto y ordenó remitir las diligencias a los juzgados de la citada ciudad.

Recibido el asunto por el Juzgado Laboral del Circuito de Duitama, consideró, en auto del 19 de julio de 2016, que no era competente para conocer del mencionado proceso con fundamento en la misma disposición citada por el remitente, al advertir que «el actor optó por el Juez del Circuito de Bogotá, en razón al domicilio de la sociedad demandada, de la cual si bien es cierto se allego certificado de existencia y representación, la misma corresponde a una de las sucursales, téngase en cuenta que del mismo certificado se puede inferir que la casa principal tiene su domicilio principal en la ciudad de Bogotá, al tenor del artículo 117 del Código de Comercio». Por lo que debe respetarse la opción seleccionada por el actor.

Por lo anterior suscitó la colisión de competencia negativa y ordenó enviar la actuación a esta corporación para que dirima dicho conflicto.

Consideraciones de la Corte

De conformidad con lo previsto en el numeral 4º del artículo 15 del Código Procesal del Trabajo y de la Seguridad Social, modificado por el artículo 10 de la Ley 712 de 2001, en armonía con el inciso segundo del artículo 16 de la Ley 270 de 1996, modificado por el 7º de la Ley 1285 de 2009, corresponde a la Corte dirimir el conflicto de competencia que se presente entre juzgados de diferente distrito judicial.

En el sub lite la colisión negativa de competencia radica en que ambos juzgados han considerado no ser los competentes para dirimir el asunto, lo cual gira en torno a que mientras el Juzgado Treinta y Cuatro Laboral del Circuito de Bogotá, consideró que el domicilio de la demandada era el municipio de Nobsa; el Juzgado Laboral del Circuito de Duitama, sostiene que el domicilio principal de la accionada es la ciudad de Bogotá y que por ello los demandantes eligieron la ciudad de Bogotá, selección que debe respetarse.

Es de resaltar que el artículo 5º del Código Procesal del Trabajo y de la Seguridad Social, modificado por el artículo 3º Ley 712 de 2001, prevé:

ART. 5º—COMPETENCIA POR RAZON DEL LUGAR O DOMICILIO. La competencia se determina por el último lugar donde se haya prestado el servicio o por el domicilio del demandado, a elección del demandante.

De acuerdo con lo anterior, la parte demandante tiene la posibilidad de escoger para fijar la competencia, entre el juez del último lugar donde haya prestado el servicio o en su defecto el del domicilio del demandado, garantía de que disponen los trabajadores para demandar, que la jurisprudencia y doctrina han denominado como «fuero electivo».

Así las cosas, es determinante para la fijación de la competencia la escogencia que haga el interesado al presentar su demanda ante uno cualquiera de los jueces llamados a conocer por ley, para decidir lo que corresponda.

En el sub lite la parte actora optó porque los jueces de reparto de Bogotá tramitaran el asunto, pues al indicar tanto el nombre de la parte contra quien dirige la demanda y el de su representante legal, señaló a dicha ciudad como el lugar de domicilio de la demandada en la «calle 100 Nº 13-21 oficina 601 en la ciudad de Bogotá», tal como consta en el escrito genitor visto a folio 294 del cuaderno 1, con sujeción a lo preceptuado en el artículo 25 del Código Procesal del Trabajo y de la Seguridad Social, modificado por el artículo 12 de la Ley 712 de 2001.

Ahora, de la documental vista al interior del proceso, en la que obra el certificado de existencia y representación legal de la demandada que indica como domicilio principal la ciudad de «Bogotá», y el municipio de Nobsa como domicilio de la «Planta Industrial Belencito» (fls. 290 a 293); de modo que al presentar su demanda ante un juez laboral del circuito de Bogotá indudablemente eligió el del domicilio principal de la sociedad accionada, acorde con las opciones que le otorga el citado referente legal —artículo 5º del CPTSS—.

Siendo en consecuencia, determinante para la fijación de la competencia la escogencia que haga el interesado al presentar su demanda ante uno cualquiera de los jueces llamados a conocer por ley, de modo que aquél ante quien se ejercite la acción queda investido de la facultad suficiente para decidir lo que corresponda; y siendo la opción seleccionada atendible para determinar el factor de la competencia territorial dado que el domicilio de la entidad demandada es la ciudad de Bogotá, y así debió advertirlo el despacho judicial.

Así, se dirimirá el conflicto suscitado declarando que es el Juzgado Treinta y Cuatro Laboral del Circuito de Bogotá, el competente para conocer del proceso ordinario laboral adelantado por Jorge Ochoa Nausa y Edgar Alfonso Estepa Gómez contra Acerías Paz del Río S.A. En Reestructuración, por manera que no era procedente que dicho Juzgado declarara su incompetencia.

En consecuencia, el llamado a conocer de este asunto, es el Juzgado Treinta y Cuatro Laboral del Circuito de Bogotá y será allí donde se devolverán las diligencias para que se continúe con el rito que corresponda, previa observancia de sus formas propias.

Decisión

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Laboral,

RESUELVE:

1. DIRIMIR el conflicto de competencia suscitado entre el Juzgado Treinta y Cuatro Laboral del Circuito de Bogotá, y el Juzgado Laboral del Circuito de Duitama, en el sentido de declarar que a la primera autoridad judicial mencionada le corresponde la competencia en relación con el proceso adelantado por Jorge Ochoa Nausa y Edgar Alfonso Estepa Gómez contra Acerías Paz del Río S.A. En Reestructuración y allí se enviará el expediente.

2. Informar lo resuelto al Juzgado Laboral del Circuito de Duitama.

Notifíquese y cúmplase.

Magistrados: Jorge Luis Quiroz Alemán, Presidente de Sala—Gerardo Botero ZuluagaJorge Mauricio Burgos Ruiz—Fernando Castillo Cadena—Clara Cecilia Dueñas Quevedo—Rigoberto Echeverri Bueno—Luis Gabriel Miranda Buelvas.