Auto AP2824-2016/48021 de mayo 11 de 2016

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN PENAL

Rad. 48021

Acta 147

Magistrado Ponente:

Dr. Fernando Alberto Castro Caballero

Bogotá, D.C., mayo once de dos mil dieciséis.

EXTRACTOS: «Consideraciones de la Corte

En el caso sometido a estudio, la causal de impedimento planteada por uno de los integrantes de la Sala de Decisión Penal del Tribunal de Bucaramanga, es la prevista en el numeral 6º del artículo 99 de la Ley 600 de 2000, cuyo tenor es el siguiente:

«Que el funcionario… hubiere participado dentro del proceso».

Respecto del alcance de ese motivo de inhibición, la Corte tradicionalmente ha sostenido:

«la comprensión de este concepto no debe asumirse en sentido literal sino que es preciso que esa intervención, para que adquiera un efecto trascendente acorde con los fines de la norma, tenga la aptitud suficiente para comprometer la ecuanimidad y la rectitud del funcionario. Su actividad dentro del proceso, debe haber sido esencial y no simplemente formal(7), de fondo, sustancial, trascendente, que lo vincule con la actuación puesta a su consideración de tal manera que le impida actuar con la imparcialidad y la ponderación que de él esperan no solamente los sujetos procesales sino la comunidad en general»(8).

Ahora bien, descendiendo al caso concreto, se constata que ciertamente el Magistrado JESÙS VILLABONA BARAJAS, debe ser separado del conocimiento de este proceso, en la medida que ya actuó dentro del mismo en calidad de sujeto procesal, concretamente como agente del Ministerio Público, no pudiendo por tanto ahora asumir el rol de juez.

Adicionalmente, como representante de la sociedad cumplió un papel activo, pues presentó alegatos precalificatorios(9), lo cual revela una intervención de carácter sustancial, de fondo y trascendental, toda vez que hizo una valoración de las pruebas recaudadas por la Fiscalía en la fase de instrucción concluyendo que se satisfacían los requisitos previstos en el artículo 397 de la Ley 600 de 2000 para emitir resolución de acusación, es decir, que exista certeza de la ocurrencia del hecho y medios probatorios que señalan la posible responsabilidad del sindicado.

Por manera que es claro el impedimento del Magistrado VILLABONA BARAJAS no solo porque no se puede ser juez y parte en un mismo asunto, sino porque además tiene comprometido el criterio y aunque el problema jurídico que actualmente corresponde resolver, en principio no guarda relación con la responsabilidad penal del procesado, posteriormente deberá proferirse la sentencia, momento en el cual igualmente estaría claramente inhabilitado para intervenir.

Con esta decisión se recoge expresamente la postura asumida por la Sala en su decisión del cuatro (04) de mayo de 2016, proferida en el radicado 48006, porque al reabrir la discusión del tema se arriba a la conclusión de que al margen del grado de participación que con antelación haya tenido quien se declara impedido, se debe privilegiar el argumento de que no se puede ser juez y parte en un mismo asunto judicial, pues ello per se genera desconfianza para los administrados, quienes de manera razonable podrían considerar vulnerada su garantía fundamental de tener un juez absolutamente imparcial.

En consecuencia, se declarará fundado el impedimento analizado y se dispondrá que el doctor JESÙS VILLABONA BARAJAS, se separa del conocimiento del proceso.

En mérito de lo expuesto, la SALA PENAL DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA,

RESUELVE:

1. DECLARAR FUNDADO el impedimento expresado por el Magistrado JESÚS VILLABONA BARAJAS, integrante de Sala de Decisión Penal del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bucaramanga.

Devolver la actuación al Tribunal del Distrito Judicial de Bucaramanga para que continúe el trámite del proceso.

Contra esta decisión no procede ningún recurso.

Cúmplase».

7 Sentencia del 7 de mayo de 2002, rad. 19300.

8 Auto del 6 de junio de 2007, rad. 27385.

9 Obrantes a folios 247 y siguientes del cuaderno 5.