Auto Q-024 de abril 4 de 1995 

CONSEJO DE ESTADO 

SALA PLENA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

INTERÉS INTELECTUAL DEL JUEZ

NO ES CAUSAL DE RECUSACIÓN

EXTRACTOS: «La finalidad primordial de las causales de recusación consagradas en nuestra legislación, es la de preservar la imparcialidad que debe presidir todas las actuaciones del juzgador en un proceso determinado.

La causal primera del artículo 150 del C. de P.C., aplicable por expresa disposición legal a los procesos contencioso administrativos, tiene que ver con el interés que tengan el juez o sus parientes dentro de determinado grado, en las resultas del proceso.

Ese interés, directo o indirecto, tiene que ver obviamente con un provecho personal que se derive de la decisión que se adopte en el juicio, y que puede ser patrimonial o moral, en la medida en que ocasione beneficios o evite daños al juez o a sus parientes.

El interés intelectual no ha sido considerado por la jurisprudencia ni por la doctrina, como factor que pueda impedir al juez el conocimiento de un determinado proceso.

Ese interés abstracto, que se deriva de la posi-ción filosófica o del criterio que se tenga frente a la aplicación de determinadas normas jurídicas no es en manera alguna causal de recusación.

Naturalmente en el ejercicio de interpretar las normas legales para aplicarlas a los hechos y definir los derechos, el juzgador siempre tendrá un criterio y ese será, mientras no haya razones que lo lleven a un cambio, el que quiera hacer valer en casos que presenten iguales o similares características, sin que sea válido afirmar que tiene interés en las resultas de esos juicios.

De no ser ello así, un juez solamente podría conocer de un caso, puesto que su imparcialidad se vería afectada en los otros similares que se le presentaran a su consideración».

(Auto de abril 4 de 1995. Expediente Q-024. Consejera Ponente: Dra. Clara Forero de Castro).

_________________________