Auto S-262 de octubre 20 de 1993 

CONSEJO DE ESTADO 

SALA PLENA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

RECURSO EXTRAORDINARIO DE SÚPLICA

SE ENCUENTRA VIGENTE

EXTRACTOS: «La Sociedad Colombiana de Construcciones “Sococo S.A.”, mediante apoderado, propuso recurso ordinario de reposición contra el auto que esta Sala profirió el 17 de marzo de 1993, por el cual rechazó, por improcedente, el recurso extraordinario de súplica propuesto contra sentencia de la Sección Tercera de la corporación.

La providencia impugnada se fundamentó en el criterio mayoritario de esta Sala de lo contencioso administrativo respecto del principio orientador consagrado en el artículo 230 de la Constitución Política. Para mayor precisión en ella se transcribió parcialmente la decisión proferida en el expediente Nº S-275, con ponencia del honorable consejero Jaime Abella Zárate(*), por la que se estimó abolido el recurso extraordinario de súplica previsto en el artículo 130 del C.C.A., como incompatible con la susodicha disposición constitucional.

Pero la Corte Constitucional en reciente fallo declaró exequible el mentado precepto, lo que impone nueva interpretación jurisprudencial que surge del examen de las normas atañederas con la efectividad de los derechos, la igualdad de las partes ante la ley, el debido proceso, el derecho de toda persona para acceder a la administración de justicia, el carácter del Consejo de Estado como supremo tribunal de lo contencioso administrativo, su funcionamiento en salas, etc. (arts. 2º, 13, 29, 229, 337, 336), los cuales llevan a considerar el recurso extraordinario de súplica como instrumento adecuado para garantizar la vigencia de esos derechos.

Considera la Corte Constitucional, haciendo referencia al funcionamiento del Consejo de Estado:

“¿Cómo lograr la uniformidad de la jurisprudencia de la jurisdicción contenciosa administrativa? La respuesta no es otra que mediante el recurso de súplica. Es por ello, de nuevo, que para esta corporación el artículo 21 incisos primero y segundo del Decreto 2304 de 1989 se aviene a la Constitución. Además el juez plural, en este caso el Consejo de Estado, es uno solo. La división de las salas y secciones obedece a una distribución del trabajo. De ahí la existencia de procedimientos que pretendan unificar la jurisprudencia y evitar decisiones diferentes frente a casos similares. En otras palabras, el objetivo último del recurso de súplica consiste en la garantía de que sin la aprobacióna de la Sala Plena de lo Contencioso Administrativo no es posible acoger doctrina contraria a la jurisprudencia de la corporación”.

Más adelante agrega:

“Por último, la Corte Constitucional desea llamar la atención acerca de la inseguridad que generaría en el tráfico jurídico el cambio injustificado y atomizado de la jurisprudencia contenciosa administrativa. Según el artículo 2º de la Carta, uno de los fines esenciales del Estado es la vigencia de un “orden justo”. Esta fórmula es reiterada en el preámbulo. En estas dos palabras se encierra un equilibrio frágil que es necesario construir a partir de providencias judiciales que simultáneamente sean materialmente justas y jurídicamente seguras. Es por ello que no contribuye a la seguridad jurídica el cambio de jurisprudencia contenciosa no explícito y que no cuente con la participación de la totalidad de la Sala Contenciosa Administrativa”. (Sentencia C-104/93, ref. proceso Nro D-164, actora: Rocío Mercedes Araújo Oñate. Magistrado Sustanciador Alejandro Martínez Caballero).

Atendiendo a lo así resuelto la Sala recoge su tesis acerca de la desaparición del mundo jurídico del recurso extraordinario de súplica, para acoger el obligatorio criterio de aplicación de la jurisprudencia constitucional. Revocará, entonces, el proveído impugnado y, en su lugar, tendrá como procedente el recurso extraordinario de súplica propuesto».

(Auto de octubre 20 de 1993. Expediente S-262. Consejero Ponente: Dr. Amado Gutiérrez Velásquez).

_________________________