Auto de septiembre 11 de 1991

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN CIVIL

PROCESO DE REVISIÓN DE ALIMENTOS

COMPETENCIA POR EL FACTOR TERRITORIAL

Magistrado Ponente:

Dr. Alberto Ospina Botero

Santafé de Bogotá, D.C., septiembre once de mil novecientos noventa y uno.

Decídese el conflicto de competencia suscitado entre los juzgados Segundo Promiscuo de Familia de Zipaquirá y Veinte de Familia de Santafé de Bogotá, respecto del proceso de alimentos del menor Néstor Enrique Forero Herrera contra Jorge Enrique Forero Marín.

Antecedentes

I. Mediante sentencia de 3 de abril de 1986, el Juzgado Segundo Promiscuo de Menores de Zipaquirá condenó a Jorge Enrique Forero Marín al pago de alimentos a favor de su menor hijo Néstor Enrique Forero Herrera, con fijación de una cuota de $ 4.000 pesos mensuales, suma que fue luego reajustada a $ 6.000, mediante sentencia de 16 de agosto de 1989, previa formulación de una nueva demanda.

II. Posteriormente se presentó otra demanda de reajuste de la cuota, por Olga Yolanda Herrera Riveros, madre del menor, en la cual manifiesta que reside con su hijo en la ciudad de Santafé de Bogotá, lo que dio origen a que el Juzgado Segundo Promiscuo de Menores de Zipaquirá dispusiera la remisión del proceso a los jueces de familia —reparto— de esta capital.

III. El Juez Veinte de Familia de Santafé de Bogotá, a quien correspondió el negocio por reparto, se declaró a su vez incompetente, invocando el principio conocido como perpetuatio jurisdictionis. En consecuencia, ordenó su envío a la Corte.

Se considera

1. El reajuste de la cuota alimentaria a favor del menor Néstor Enrique Forero Herrera se planteó en una nueva demanda, al tenor de lo establecido al art. 139 del Decreto 2737 de 1989 (denominado Código del Menor), artículo que independiza el proceso incial de alimentos de la demanda para la revisión de los fijados, no solo por que deja de lado el trámite simplemente incidental previsto en el artículo 24 de la Ley 1ª de 1976, para ordenar un trámite igual al de la demanda de fijación, sino también porque no dispone, ni lo dispone ningún otro artículo de dicho código, que la modificación tenga que ser hecha por el mismo juez.

Dice el artículo 139 citado que: “Los representantes legales del menor, la persona que lo tenga bajo su cuidado y el defensor de familia podrán demandar ante el juez de familia, en su defecto, ante el juez municipal del lugar de residencia del menor, la fijación o revisión de alimentos que se tramitará por el procedimiento que regulan los artículos siguientes...”.

3. Ahora bien, si la revisión de la cuota alimentaria es proceso distinto del utilizado para su fijación, si no existe norma que atribuya la competencia para la revisión al juez que conoció del proceso inicial, y sí, en cambio, existe la disposición citada, que la atribuye al juez del lugar de residencia del menor, ha de concluirse que no es de aplicación aquí el principio de la perpetuatio jurisdictionis. Así que la competencia puede variar, por el factor territorial, entre un proceso y otro, lo cual ocurre, por ejemplo, cuando el menor cambia el lugar de su residencia.

El concepto de la perpetuatio jurisdictionis sólo es en principio aplicable en relación con un mismo proceso. Por extensión puede ser aplicable en relación con procesos derivados o conexos, pero por disposición expresa de la ley.

4. Así pues, el conocimiento de este proceso corresponde al Juzgado Veinte de Familia de Santafé de Bogotá, a quien se asignó la demanda por reparto.

Decisión:

En armonía con lo expuesto, la Corte

RESUELVE:

DIRIMESE el conflicto de competencia suscitado entre los juzgados Segundo Promiscuo de Familia de Zipaquirá y Veinte de Familia de Santafé de Bogotá, en el sentido de que el juzgado competente para conocer de la demanda de revisión de alimentos del menor Néstor Enrique Forero Herrera es el Juzgado Veinte de Familia de Santafé de Bogotá, a quien debe remitírsele el proceso.

Cópiese, notifíquese y cúmplase.

Carlos Esteban Jaramillo Schloss—Eduardo García Sarmiento—Pedro Lafont Pianetta—Héctor Marín Naranjo—Alberto Ospina Botero—Rafael Romero Sierra. 

______________________________________