Beneficios tributarios en el tratamiento de las utilidades

Revista Nº 111 Mayo-Jun. 2002

Los impuestos que deje de pagar la compañía, salvo algunas excepciones, deben ser asumidos por sus dueños 

Mario Andrade Perilla 

William Clavijo León 

Las utilidades que reciben los socios y accionistas requieren un análisis tributario para determinar qué ingresos son constitutivos de renta o ganancia ocasional y cuales realmente gozan de un beneficio tributario, por tal razón, es conveniente considerar cada una de las alternativas de optimización consagradas en las normas así:

1. Dividendos y participaciones no gravados

Este valor se determina por la sociedad que distribuyó los dividendos o participaciones, tomando el impuesto de renta antes de los descuentos tributarios más el de ganancias ocasionales, para luego dividirlo por 3.5 y multiplicarlo por 6.5. El valor así obtenido, debe soportarse mediante certificado expedido por la sociedad que distribuyó el dividendo y corresponde a la utilidad máxima susceptible de ser distribuida como no gravada. Dicha suma estaría limitada a la utilidad neta de la sociedad, cuando el resultado del cálculo resulte mayor.

A manera de ejemplo presentamos el siguiente caso:

Contable Fiscal 

Utilidad $ 200.000 200.000 

Ingresos no gravados —— (40.000) 

Renta gravable 160.000 

Impuesto de renta 35% (56.000) ( 56.000) 

Utilidad neta 144.000 

Aplicando la fórmula de los 6.5/3.5 sobre el impuesto de renta, el dividendo máximo a ser distribuido a título de no gravado es de $ 104.000. En otras palabras, de los $ 144.000 que serán distribuidos por la sociedad sobre la utilidad contable, $ 40.000 serán gravados en cabeza del socio.

2. Distribución de utilidades en acciones

La capitalización de utilidades provenientes de rentas exentas, de ingresos no constitutivos de renta o de la aplicación del sistema de ajustes por inflación, que la sociedad muestre en su balance al 31 de diciembre del año inmediatamente anterior al gravable, se considera ingresos no constitutivos de renta ni ganancia ocasional. Para tal efecto, se requiere que con dichas utilidades se constituya una reserva, es decir que en el año anterior al reparto no figuren como utilidades acumuladas.

Igualmente, no está gravada la distribución que implique capitalización de utilidades en exceso de las que puedan distribuirse como no gravadas cuando provengan de ajustes por inflación efectuados a los activos(1).

3. Capitalización de la cuenta revalorización del patrimonio

Los ajustes por inflación al patrimonio, registrados en la cuenta de revalorización del patrimonio no son objeto de distribución salvo que se capitalicen o la sociedad se liquide. En este sentido la norma contempla un beneficio para los socios y accionistas en la medida en que el valor recibido por este concepto a título de dividendo o participación, no es gravado.

4. Reserva sobre el mayor valor de la depreciación tomada fiscalmente

Las normas contables establecen la posibilidad de utilizar para el cálculo de la depreciación, métodos de reconocido valor técnico como línea recta, reducción de saldos, la suma de dígitos y unidades producidas. Para efectos fiscales, se acepta línea recta o reducción de saldos, cualquier otro método debe estar autorizado por la administración de impuestos y aduanas nacionales.

El exceso de la depreciación fiscal sobre la contable, da lugar a la constitución de una reserva del 70%. En la medida en que estas utilidades se liberen, podrán distribuirse como un ingreso no constitutivo de renta ni ganancia ocasional(2). Ejemplo:

 ContableFiscal
Utilidad200.000200.000
Depreciación(50.000)(100.000)
Renta gravable150.000100.000
Impuestos(35.000)(35.000)
Utilidad neta115.00065.000

 

De la utilidad neta contable, debe constituirse una reserva de $50.000 correspondiente al mayor valor fiscal de la depreciación, es decir que solo puede distribuirse $65.000.

5. Prima en colocación de acciones

Esta prima que representa un mayor pago sobre el valor nominal de las acciones, se debe contabilizar por separado dentro del patrimonio. Adicionalmente no puede utilizarse para compensar cargos o créditos aplicables a cuentas de resultado, ni para enjugar las pérdidas acumuladas(3).

Para efectos fiscales, la prima en colocación de acciones no constituye renta ni ganancia ocasional si se contabiliza como superávit de capital no susceptible de distribuirse como dividendo(4).

6. Enajenación de acciones

Tampoco constituyen renta ni ganancia ocasional las utilidades derivadas de las siguientes transacciones(5):

a) Utilidad en venta de acciones inscritas en bolsa de valores Colombiana, de las cuales sea titular un mismo beneficiario real, cuando dicha enajenación no supere el 10% de las acciones en circulación de la respectiva sociedad, durante un mismo año gravable.

b) Utilidad en procesos de democratización de sociedades mediante oferta pública, situación que se configura cuando se ofrezca al público en general el 10% o más de las acciones en determinada sociedad.

7. Inversionistas extranjeros

Tratándose de inversionistas extranjeros, existe un beneficio que consiste en diferir el impuesto de remesas cuando se reinviertan en el país las utilidades durante un término no inferior a cinco (5) años. Se entiende que hay reinversión de utilidades e incremento del patrimonio neto o activos netos, poseídos en el país, con el simple mantenimiento de las utilidades dentro del patrimonio de la empresa(6).

Para determinar el impuesto de remesas, primero se calcula el impuesto de renta a la tarifa del 35% sobre las utilidades no gravadas en cabeza de la sociedad . Así las cosas, sobre unas utilidades gravadas para el socio de $100, el impuesto se determinará así:

Renta gravable$ 100.oo
Impuesto 35%35.oo
Neto65.oo
Impuesto de remesas 7%4.55
Valor a distribuir$ 60.45

 

Lo anterior implica que tratándose de rentas gravadas para inversionistas extranjeros, la tarifa efectiva a título de impuesto de renta y remesas es de 39.55%.

En el caso de sucursales de sociedades u otras entidades extranjeras, el impuesto de remesas se causa por la simple obtención de utilidades comerciales en Colombia, las cuales se presumen remesadas al exterior.

En conclusión, son varias las alternativas fiscales que poseen los inversionistas y que permiten optimizar las utilidades recibidas, de ahí la importancia de conocerlas y aplicarlas correctamente.

(1) Artículo 50 del Estatuto Tributario.

(2) Artículo 130 del Estatuto Tributario.

(3) Decreto 2649 de 1993.

(4) Artículo 36 del Estatuto Tributario.

(5) Artículos 9º y 10 de la Ley 633 de 2000.

(6) DIAN, Concepto 082998, septiembre 11 de 2001.