CAPÍTULO TERCERO-Fondos de capital privado