CARTA CIRCULAR 114 DE 1999 

(Septiembre 8)

Asunto: Enajenación de inmuebles recibidos en pago de créditos individuales hipotecarios para vivienda.

Este despacho se permite recordarles el contenido del artículo 85 de la Ley 510 de 1999 que dispuso:

“Los deudores de créditos individuales hipotecarios otorgados para la financiación de vivienda que hayan entregado sus bienes en dación en pago, tendrán derecho preferencial en igualdad de condiciones para readquirirlos, siempre que no hayan sido enajenados por los establecimientos de crédito. En tal caso, los deudores podrán solicitar créditos dentro del sistema de financiación de vivienda a que se refiere el presente artículo.

“PAR.—Los beneficiarios de subsidio de vivienda que habiendo perdido la misma por imposibilidad de pago, relacionada con el incremento de las cuotas y los saldos por la vinculación del UPAC al DTF, podrán obtener de nuevo el subsidio de vivienda, por una nueva y única vez, previa solicitud a las instituciones encargadas de su asignación”. (El subrayado es extra texto).

En primer lugar, debe aclarase que cuando la norma citada advierte que el derecho de preferencia se tendrá siempre y cuando los bienes no hayan sido enajenados, se refiere, en aplicación del principio de irretroactividad de la ley, a que sólo aplica a enajenaciones que se realicen con posterioridad a la entrada en vigencia de la Ley 510, la cual comenzó a regir el 4 de agosto de 1999, fecha de su publicación en el diario oficial, vale decir, a las enajenaciones realizadas con posterioridad a 4 de agosto.

Ahora bien, para el debido cumplimiento de la norma citada, cuando un establecimiento se proponga enajenar por cualquier sistema inmuebles recibidos en pago de créditos individuales hipotecarios para vivienda, se deberán seguir las siguientes instrucciones:

Mecanismos de publicidad. Para que el derecho de preferencia tenga eficacia, se requiere que las personas que entregaron en pago sus inmuebles tengan oportunidad de enterarse de la decisión de la entidad de enajenarlos y de la forma y condiciones como pretende hacer dicha enajenación, con el fin de que puedan realizar la correspondiente oferta.

En consecuencia, las entidades que pongan en venta los inmuebles recibidos en pago deberán dejar constancia del medio público de comunicación utilizado para enterar a sus antiguos deudores de la decisión de enajenarlos y de las condiciones en que serán ofrecidos, a menos que comuniquen la oferta personalmente al destinatario, dejando igualmente evidencia de tal hecho.

Acceso a crédito. Contempla la ley la posibilidad de que los antiguos deudores obtengan financiación para la adquisición del correspondiente inmueble, motivo por el cual, la necesidad de crédito por parte de éstos no puede ser esgrimida por la entidad para hacer nugatorio el derecho preferencial de los antiguos deudores.

Igualmente, dado que la ley autoriza el otorgamiento de crédito a los antiguos deudores, la información reportada a las centrales de riesgo, con causa exclusiva en el crédito que se canceló con la correspondiente dación en pago, no puede ser utilizada para negar el préstamo que se solicite para la readquisición.

N. del D.: Esta carta circular va dirigida a los representantes legales de entidades vigiladas.

________________________________