CARTA CIRCULAR 25 DE 2002 

(Febrero 21)

Ref.: Mecanismos de prevención y control contra actividades delictivas vinculadas al terrorismo.

El artículo 102 del estatuto orgánico del sistema financiero señala de manera clara que las instituciones sometidas al control y vigilancia de la Superintendencia Bancaria están obligadas a adoptar medidas de control apropiadas y suficientes orientadas a evitar que en la realización de sus operaciones puedan ser utilizadas como instrumento para el ocultamiento, manejo, inversión o aprovechamiento en cualquier forma de dinero u otros bienes provenientes de actividades delictivas, o para dar apariencia de legalidad a las actividades delictivas o a las transacciones y fondos vinculados con las mismas.

A su turno, el título primero, capítulo noveno, numeral 6.2 de la Circular Externa 7 de 1996 de la Superintendencia Bancaria, dispone que las medidas de control para la prevención de actividades ilícitas que adopten las entidades vigiladas deben cubrir el manejo de activos ilícitos los cuales se definen de manera general como aquellos que provienen “... de cualquier delito” y que es deber del sistema financiero contribuir al fortalecimiento del sistema de pagos de la economía y al aseguramiento de la confianza del público en el sector financiero y asegurador, velando por la seguridad, transparencia y confiabilidad en sus operaciones.

De otra parte, el artículo 343 del Código Penal tipifica como delito el terrorismo en los siguientes términos:

“ART. 343.—Terrorismo. El que provoque o mantenga en estado de zozobra o terror a la población o a un sector de ella, mediante actos que pongan en peligro la vida, la integridad física o la libertad de las personas o las edificaciones o medios de comunicación, transporte, procesamiento o conducción de fluidos o fuerzas motrices, valiéndose de medios capaces de causar estragos, incurrirá en prisión de diez (10) a quince (15) años y multa de mil (1.000) a diez mil (10.000) salarios mínimos legales mensuales vigentes, sin perjuicio de la pena que le corresponda por los demás delitos que se ocasionen con esta conducta.

Si el estado de zozobra o terror es provocado mediante llamada telefónica, cinta magnetofónica, vídeo, cassette o escrito anónimo, la pena será de dos (2) a cinco (5) años y la multa de cien (100) a quinientos (500) salarios mínimos legales mensuales vigentes”.

Considerando que el terrorismo, definido en los términos del Código Penal vigente, constituye una actividad delictiva, resulta preciso entender que lo dispuesto en el artículo 102 del Estatuto Orgánico del Sistema Financiero se hace extensivo también a esta categoría de delito, razón por la cual las entidades vigiladas por la Superintendencia Bancaria están obligadas a adoptar mecanismos de control no solo suficientes sino eficaces que les permitan evitar que en el desarrollo de sus operaciones sean utilizadas por las organizaciones criminales para el ocultamiento de activos y fondos ilícitos que puedan ser empleados para desarrollar actividades terroristas.

Por tal razón, este despacho se permite reiterar que los mecanismos de prevención y control de actividades delictivas que por virtud de la ley han sido implementados por el sistema financiero colombiano, deben estar en capacidad suficiente de detectar con éxito cualquier operación sospechosa de aquéllas que pueda estar vinculada con la canalización de recursos de origen ilícito hacia la realización de actividades terroristas o que pretenda el ocultamiento de activos provenientes de dichas actividades y de informar oportunamente de ello a la unidad de información y análisis financiero del Ministerio de Hacienda y Crédito Público, UIAF.

Por lo tanto, mediante la presente carta circular se insta a todas las entidades vigiladas por la Superintendencia Bancaria para que revisen sus mecanismos de control y efectúen los ajustes y modificaciones a sus manuales que resulten necesarios a fin de que los mismos acojan los procedimientos que se requieran para prevenir adecuadamente el ocultamiento y uso de activos que puedan estar vinculados de cualquier forma con la realización de actos terroristas.

De igual modo, se recomienda efectuar una amplia difusión al interior de las entidades de lo aquí señalado e instruir adecuadamente a todo el personal sobre el cumplimiento de las normas sobre prevención de actividades delictivas en el tema específico de terrorismo.

N. del D.: Esta carta circular va dirigida a representantes legales y revisores fiscales de las entidades vigiladas.

________________________