CARTA CIRCULAR GT-346 DE 1998 

(Diciembre 2)

(Derogada).* Adjunto les remitimos la Circular Reglamentaria Externa UT-72 del 2 diciembre de 1998, la cual reemplaza en su totalidad a las circulares reglamentarias externas UT-27 del 18 de marzo de 1996, UT-77 del 11 de agosto de 1997, UT-102 del 6 de noviembre de 1997, UT-42 del 23 de junio de 1998, UT-44 del 2 de julio de 1998, UT-46 del 21 de julio de 1998, UT-49 del 31 de julio de 1998, UT-58 del 6 de octubre de 1998 del asunto 3 del manual de la unidad técnica, correspondiente a la reglamentación apoyos de liquidez del Banco de la República a los establecimientos de crédito.

Les recomendamos leer con atención dado que se introducen modificaciones importantes a los mecanismos vigentes.

CIRCULAR REGLAMENTARIA EXTERNA NÚMERO UT - 72 DE 1998

(Diciembre 2)

Asunto 3. Apoyos de liquidez del Banco de la República a los establecimientos de crédito

1. Objetivo

La presente circular tiene como objeto reglamentar la Resolución Externa 25 de 1995 de la junta directiva (en adelante Resolución 25) y demás que la modifiquen, adicionen o complementen. Estas resoluciones señalan las normas generales aplicables a los apoyos transitorios de liquidez que otorga el Banco de la República a los establecimientos de crédito.

Definiciones. Para los efectos de la presente circular, las definiciones que se relacionan enseguida tendrán el sentido que aquí se expresa:

1. Flujo de caja. Es un estado financiero en el que se suma el flujo de caja operativo y el flujo de caja no operativo que muestra un establecimiento de crédito durante cierto período.

2. Flujo de caja operativo. Parte del flujo de caja que al concepto de utilidad se le deduce el efecto causación.

3. Flujo de caja no operativo. Es la suma algebraica de las variaciones en las fuentes de recursos y de las variaciones en los usos de recursos de un establecimiento de crédito.

4. Flujo negativo de caja. El resultado negativo de la sumatoria de los componentes del flujo de caja en un período determinado.

5. Flujo de caja proyectado. La estimación del flujo de caja para un determinado período futuro.

6. Margen operacional. Es la diferencia, en el estado de pérdidas y ganancias, entre el margen financiero bruto y la sumatoria de las provisiones y los gastos administrativos, en un período determinado.

La mecánica de cálculo tanto del flujo de caja como del margen operacional se señalan en los anexos 3 y 4.

2. Disposiciones comunes

2.1. Trámite de la utilización. Para acceder a los recursos del Banco de la República el establecimiento de crédito, por conducto de su representante legal, deberá solicitar la celebración de un contrato de descuento o redescuento cuyas obligaciones serán las señaladas en la Resolución 25 y adelantar el trámite operativo de utilización ante el departamento de líneas externas y cartera y/o el departamento de fiduciaria y valores, según corresponda, conforme a las instrucciones contenidas en esta circular.

2.2. Operaciones simultáneas. Los establecimientos de crédito que estén haciendo uso de las operaciones Repo podrán acceder a los apoyos transitorios de liquidez tanto por el procedimiento ordinario como por el especial.

Los establecimientos de crédito que se encuentren utilizando los apoyos transitorios de liquidez por el procedimiento ordinario podrán hacer operaciones Repo con el Banco de la República, pero sólo en aquellas operaciones cuyo plazo sea a más de un día de acuerdo con la reglamentación correspondiente. En este evento, el saldo total de ambas operaciones no podrá superar el límite máximo autorizado por el artículo 8º de la Resolución 25. En el cálculo de este saldo se incluirán las operaciones Repo que tuvieran los establecimientos de crédito con el banco antes de acceder a los apoyos.

Los establecimientos de crédito que obtengan apoyo transitorio de liquidez por el procedimiento especial no podrán realizar operaciones Repo con el Banco de la República. No obstante, cuando una entidad se encuentre utilizando el apoyo del Fogafin y el apoyo transitorio de liquidez por el procedimiento especial, tendrá acceso a las operaciones Repo exclusivamente con títulos del Fogafin. En este evento, el saldo total de ambas operaciones no podrá superar el límite máximo autorizado por el artículo 19 de la Resolución 25. En el cálculo de este saldo se incluirán las operaciones Repo que tuvieran los establecimientos de crédito con el banco antes de acceder a los apoyos.

2.3. Costo. El Banco de la República cobrará por los apoyos transitorios de liquidez la tasa que periódicamente señale la junta directiva.

2.4. Incumplimientos y sanciones. Los establecimientos de crédito que soliciten los apoyos transitorios de liquidez están sujetos a los requisitos y condiciones para el acceso, uso y mantenimiento de los recursos y a las facultades del Banco de la República para exigir las sumas utilizadas, de conformidad con lo dispuesto en la Resolución 25 y en la presente circular.

2.5. Autorización. De acuerdo con el numeral 5 de los artículos 5º y 16 de la Resolución 25, en la comunicación mediante la cual el establecimiento de crédito solicita acceder a los apoyos transitorios de liquidez por el procedimiento ordinario o especial, se deberá autorizar explícitamente al Banco de la República para que pueda solicitar a la Superintendencia Bancaria cualquier información sobre el mismo. El texto deberá decir “autorizo al Banco de la República para que, cuando así lo requiera, pueda solicitar a la Superintendencia Bancaria cualquier información sobre esta entidad, incluyendo la relacionada con las visitas de inspección que esta efectúe”.

2.6. Requisitos comunes de acceso. Además de los requisitos exigidos de manera particular para el procedimiento ordinario y para el especial, se deben considerar los siguientes requisitos comunes a ambos procedimientos:

a) Presentación de títulos. El Banco de la República sólo podrá aceptar títulos valores calificados en categoría A y exigirá preferencialmente inversiones frente a títulos representativos de cartera; por tanto, en el evento de que el establecimiento de crédito no posea títulos valores que representen inversiones o éstos se encuentren comprometidos en otras operaciones, el representante legal y el revisor fiscal deberán certificar dicha situación;

b) Acceso de las compañías de financiamiento comercial, CFC, a través de una entidad intermediaria. Las CFC que utilicen el descuento o redescuento de títulos admisibles de establecimientos bancarios o corporaciones de ahorro y vivienda deberán adjuntar adicionalmente a la solicitud respectiva lo siguiente:

i) Carta del representante legal de la entidad intermediaria en la cual manifieste que ésta acepta descontar o redescontar sus títulos admisibles a favor del Banco de la República y que el monto de la operación será entregado a la compañía de financiamiento comercial solicitante por parte del Banco de la República. Así mismo, el banco o la corporación de ahorro y vivienda deberá indicar que al vencimiento del plazo o antes, según lo previsto en la Resolución 25, se hace responsable por el valor del principal, intereses causados y demás valores a que haya lugar.

ii) Certificación del representante legal y revisor fiscal de la entidad intermediaria acerca del cumplimiento de los requisitos y condiciones a que se refieren los numerales 1º, 2º, 3º del artículo 6º para el procedimiento ordinario y 1, 2, 3 del artículo 17 para el procedimiento especial, y el numeral 2º del artículo 25 de la Resolución 25; el numeral 2.6. a) de la presente circular. Así mismo el representante legal deberá informar la modalidad de utilización de descuento o redescuento, y

c) Certificados de existencia y representación legal. La solicitud debe venir acompañada de los certificados de existencia y representación legal actualizados, expedidos por la cámara de comercio y la Superintendencia Bancaria y del certificado de autorización del revisor fiscal expedido por la Superintendencia Bancaria.

Para los casos de las CFC en que se utilice una entidad intermediaria se requieren, para esta última, los certificados anteriormente señalados.

2.7. Información de entidades que adelanten procesos de reorganización institucional. Cuando un establecimiento de crédito se encuentre haciendo uso de los recursos del Banco de la República y adelante un proceso de reorganización institucional, este deberá mantener informado al banco de tal hecho y estará sujeto a lo dispuesto en el artículo 3º de la Resolución Externa 12 de 1998 de la junta directiva (en adelante la Resolución 12) y en la presente circular.

2.8. Horario para entrega de documentos. El trámite de la solicitud debe efectuarse antes de la 5 p.m.

3. Procedimiento ordinario

3.1. Objetivo. Los establecimientos de crédito podrán utilizar los recursos del Banco de la República, dentro del procedimiento ordinario, con el propósito de solucionar pérdidas transitorias de liquidez relacionadas con la reducción de los pasivos señalados en el artículo 7º de la Resolución 25, siempre y cuando la caída de éstos no supere el 10% de la cifra más alta que hubiese registrado el establecimiento de crédito, dentro de los quince días calendario anteriores al día en que se cuantifica la reducción de dichos pasivos.

3.2. Solicitud de acceso. El representante legal de la entidad respectiva deberá remitir al gerente general del Banco de la República, con copia a la unidad técnica de la subgerencia monetaria y de reservas, una solicitud motivada en la cual se expliquen las razones por las cuales se hace necesaria la utilización del procedimiento ordinario y las expectativas de recuperación de su situación de liquidez. Dicha solicitud, debe contener como mínimo:

a) Una carta de motivación que deberá hacer explícitas las razones que, en concepto del establecimiento, han determinado la pérdida de liquidez. El representante legal deberá señalar el tipo de exigibilidades, clase de depositante, cantidades que han determinado la mencionada pérdida de liquidez y el monto de los recursos requeridos.

Igualmente, deberá manifestar en forma explícita que cumple con las condiciones establecidas, en los artículos 5º, 6º y numeral 2º del artículo 25 de la Resolución 25 y numeral 2.6.a) de la presente circular, para acceder a este procedimiento y autorizar al Banco de la República, para que cuando así lo requiera, pueda solicitar cualquier información a la Superintendencia Bancaria, de acuerdo con el texto señalado en la presente circular;

b) El representante legal deberá informar cuáles son las medidas de política y acciones que se implementarán para lograr superar el desequilibrio transitorio de liquidez en el plazo solicitado el cual, en todo caso, no podrá ser superior a treinta (30) días calendario siguientes a la fecha de ingreso, asegurando que se compromete en la aplicación de las mismas. En lo posible, los resultados que se esperan de las acciones (redención o venta de inversiones, recuperación de cartera, situación de encaje, manejo de la operación por tarjeta de crédito, entre otras) deberán cuantificarse. Con base en estas medidas deberá proponer el plan de amortización y la modalidad de utilización (descuento o redescuento);

c) La solicitud debe venir acompañada de una certificación del revisor fiscal sobre:

i) El monto promedio de los pasivos a que se refiere el artículo 7º de la Resolución 25 netos de encaje, resultante de las cifras registradas por la entidad durante los quince días calendario anteriores al día en que se cuantifica la reducción de pasivos (anexo 1). Así mismo, deberá remitirse a más tardar dos días hábiles después de la entrega de los recursos, una certificación sobre la cuantificación de la reducción de pasivos en la misma fecha que se utilizó para determinar la pérdida de liquidez, de acuerdo con el procedimiento descrito, adjuntando también el anexo 1.

ii) El cumplimiento, de manera explícita, de los requisitos y condiciones a que se refieren los numerales 1º, 2º, 3º del artículo 6º y numeral 2º del artículo 25 de la Resolución 25; numeral 2.6.a) de la presente circular.

iii) La razonabilidad de las proyecciones que la entidad propone para superar la pérdida de liquidez y su cumplimiento.

iv) La fecha de los últimos estados financieros enviados a la Superintendencia Bancaria y los últimos autorizados por esa entidad, y

d) Cuando se haya perfeccionado un proceso de reorganización institucional de acuerdo con lo dispuesto en la Resolución 12, para las condiciones de acceso al apoyo por el procedimiento ordinario, los establecimientos de crédito deberán tener en cuenta lo siguiente:

i) El requisito contenido en el numeral 5º del artículo 5º de la Resolución 25 debe corresponder tanto a la entidad resultante como a las entidades involucradas en el proceso de reorganización, cuando este perfeccionamiento se ha producido en los últimos doce meses anteriores a la fecha de la solicitud. En el caso de las entidades que no han estado vigiladas por la Superintendencia Bancaria, la autorización deberá referirse a la entidad de vigilancia respectiva, si es del caso.

ii) Lo dispuesto en los numerales 1º y 2º del artículo 6º de la Resolución 25 se deberá certificar con base en los estados financieros provisionales con corte al mes inmediatamente anterior a la fecha de la solicitud. Esto cuando no se ha producido el primer envío de estados financieros a la Superintendencia Bancaria, de acuerdo con los plazos establecidos por esa entidad.

iii) La fecha de los últimos estados financieros autorizados y la de los últimos enviados a la Superintendencia Bancaria deberá corresponder a todas las entidades involucradas en el proceso de reorganización, en el caso de que no se haya producido el primer envío de estados financieros a la Superintendencia Bancaria por parte de la entidad resultante del proceso de reorganización. Tratándose de entidades que siendo partícipes del proceso de reorganización y no hayan estado vigiladas por la Superintendencia Bancaria, deberán informar la fecha de los últimos estados financieros autorizados y de los últimos que hayan debido ser reportados a la autoridad de vigilancia, si es del caso.

3.3. Cuantía máxima. Conforme a lo previsto en el artículo 8º de la Resolución 25, la cuantía máxima del procedimiento ordinario no podrá exceder del 10% de la cifra más alta de los pasivos netos de encaje, señalados en el artículo 7º de la Resolución 25, que hubiese registrado el establecimiento de crédito dentro de los quince días calendario anteriores al día en que se cuantifica la pérdida de depósitos, ni de la reducción efectiva en el nivel de tales exigibilidades, determinada de acuerdo con el procedimiento descrito en el siguiente numeral.

Para compañías de financiamiento comercial, incluyendo las especializadas en leasing, el monto del apoyo ordinario no podrá ser superior al monto requerido promedio diario de encaje en la bisemana de cálculo anterior a la semana a la cual se solicita el apoyo. Para éste efecto la entidad deberá reportar al Banco de la República su situación de encaje de la bisemana correspondiente certificada por el revisor fiscal (anexar formato 187 y 188 de la Superintendencia Bancaria).

En el evento en el cual la utilización del apoyo de liquidez por parte de las compañías de financiamiento comercial se efectúe mediante el descuento o redescuento de títulos admisibles de entidades intermediarias no se aplicará lo dispuesto en el inciso anterior y la determinación de la cuantía máxima se sujetará a las normas generales.

Cuando se perfeccione un proceso de reorganización institucional conforme a lo estipulado en la Resolución 12, se tendrá en cuenta:

i) Perfeccionamiento durante la vigencia del apoyo. La entidad a cuyo cargo quede registrada la respectiva obligación con el Banco de la República, continuará con el uso de los recursos hasta el vencimiento del plazo pactado y el monto podrá modificarse hasta el máximo previsto inicialmente en el momento de otorgarse el apoyo de liquidez.

ii) Solicitudes de acceso. Para acceder a los recursos del Banco de la República, el monto del apoyo será el previsto en las normas establecidas en este numeral.

No obstante, en el caso de los establecimientos de crédito que hayan perfeccionado procesos de reorganización institucional y que se encuentren en un programa de transición con la Superintendencia Bancaria para cumplir sus requerimientos de encaje, conforme a lo estipulado en la Resolución Externa 13 de 1998 de la junta directiva (en adelante Resolución 13), sólo podrán tener acceso al monto máximo que resulte de multiplicar el coeficiente de encaje requerido diario en transición del día correspondiente a la cuantificación de la pérdida de depósitos, por el monto previsto en el artículo 8º de la Resolución 25.

El coeficiente de encaje requerido diario en transición se obtiene de dividir el monto del encaje requerido de los pasivos sujetos a encaje (resultante del programa de transición acogido previamente con la Superintendencia Bancaria) para el día en cuestión, entre el monto del encaje requerido de los pasivos sujetos a encaje que normalmente tendría que efectuar el establecimiento de crédito.

3.4. Cuantificación de la caída de depósitos. Para efectos de cuantificar la pérdida de depósitos, la respectiva entidad deberá remitir la información a que se refiere el modelo anexo 1, correspondiente a los 15 días calendarios anteriores al día cuyas cifras se utilizan para determinar la pérdida de depósitos. Ese día deberá corresponder a lo sumo a la víspera de la fecha de presentación de la solicitud. La diferencia entre las cifras del día que se utiliza para establecer la pérdida de depósitos y el promedio base de los 15 días calendario anteriores, determinará la reducción de depósitos, la cual debe tomarse en términos netos; es decir, descontando de la caída bruta, el encaje requerido aplicable a cada tipo de exigibilidad.

El monto así determinado podrá incrementarse sí se presentan reducciones de pasivos adicionales a las que se hayan financiado originalmente, sin aumentar el plazo inicial en cada oportunidad. Para efectos de comparación, el promedio de la base inicial se mantendrá inmodificable. La ampliación del monto del apoyo no constituye una nueva utilización pero, para obtenerla, el establecimiento de crédito requerirá de una nueva solicitud que cumpla los requisitos previstos para la solicitud inicial.

No obstante, en caso de que el monto utilizado se reduzca por abonos anticipados, éste no podrá incrementarse nuevamente durante el período de utilización, a menos que se produzca una reducción de pasivos adicional respecto del nivel que se haya financiado.

En desarrollo del artículo 13 de la Resolución 25, sí como consecuencia de la certificación del revisor fiscal, el desembolso realizado por el Banco de la República resultó superior a la reducción de pasivos del día utilizado para determinar la pérdida de liquidez, el establecimiento de crédito deberá restituir de inmediato el monto de recursos entregado en exceso y deberá pagar a título de sanción una suma equivalente al 2% efectivo anual sobre éste, liquidado sobre el tiempo de utilización del mismo.

En el caso de los establecimientos de crédito resultantes de un proceso de reorganización institucional que soliciten acceso a los apoyos de liquidez dentro de los quince días calendario siguientes al perfeccionamiento de dicho proceso, para determinar la pérdida de depósitos se procederá a realizar la sumatoria de los pasivos señalados en el artículo 7º de la Resolución 25, de las entidades que participaron en tal reorganización.

Para las compañías de financiamiento comercial, si la entidad resultante es otra CFC, se toma la sumatoria del requerido promedio diario de encaje de la bisemana de cálculo anterior a la semana a la cual se solicita el apoyo, de las entidades que participaron en el proceso de reorganización.

3.5. Plazo y utilización máxima. El procedimiento ordinario sólo podrá ser utilizado hasta por noventa (90) días calendario en total dentro de un año calendario, por períodos máximos hasta de treinta (30) días calendario, sin que haya lugar a prórrogas, sin perjuicio de lo previsto en el artículo 14 de la Resolución 25.

Cuando haya lugar a modificaciones en el monto del apoyo de liquidez, sus ajustes no darán lugar a un aumento en el plazo de utilización de los recursos.

En el evento de que se perfeccione un proceso de reorganización institucional mientras se estén usando los recursos del apoyo, el plazo parcial utilizado por la entidad con la cual inicialmente se originó la obligación, no se tendrá en cuenta para el plazo máximo de utilización del apoyo dentro del año calendario previsto en la Resolución 25, por parte del establecimiento de crédito a cuyo cargo quede registrada la respectiva obligación.

3.6. Restricciones y control. Luego del ingreso al procedimiento ordinario, la unidad técnica de la subgerencia monetaria y de reservas del Banco de la República procederá a comprobar las causas que llevaron a la entidad a utilizar los recursos (anexo 1) y a efectuar su seguimiento. Conforme al artículo 12 de la Resolución 25 el establecimiento de crédito no podrá aumentar el valor total de sus operaciones activas de crédito, ni de sus contratos de arrendamiento financiero, ni de sus inversiones con ningún tipo de fondos, respecto del nivel que registre en la fecha del desembolso de los recursos, salvo las excepciones previstas en la citada resolución.

Para estos efectos, mientras se encuentren utilizando los recursos del banco, los establecimientos de crédito, incluyendo aquellos a cuyo cargo quede registrada la obligación como consecuencia de un proceso de reorganización, deben remitir con periodicidad semanal y a más tardar el miércoles de la semana siguiente:

i) El anexo 2 de esta circular debidamente diligenciado y certificado por el representante legal y el revisor fiscal. El informe debe contener las cifras diarias de cada semana.

ii) La relación diaria de la recuperación de cartera de créditos y los vencimientos de captaciones, así como lo proyectado hasta la finalización del apoyo de liquidez.

iii) La relación diaria de los saldos de las operaciones activas que la entidad mantiene con sus accionistas o administradores o personas relacionadas con unos y otros, diferenciando lo efectuado por el sistema UPAC y lo realizado en moneda legal.

iv) La relación diaria de los saldos de las operaciones por el sistema de tarjetas de crédito con los accionistas o administradores, así como los cupos autorizados.

Para los numerales iii) y iv), la información debe venir certificada por el revisor fiscal y en caso de contener un importante volumen de información, ésta debe remitirse en medio magnético, caso en cual el revisor fiscal en comunicación aparte certificará la información que contiene el disquete.

Tratándose de entidades de carácter cooperativo la palabra “accionistas” debe entenderse como “asociados”.

De acuerdo con el parágrafo 2º del artículo 3º de la Resolución 12, en el caso de procesos de reorganización institucional durante la vigencia del apoyo, para efectos de lo previsto en los artículos 12 y 27 de la Resolución 25, se tomará como nueva fecha de comparación para el control correspondiente, aquella desde la cual comenzó a operar la entidad resultante de la reorganización.

3.7. Transición al procedimiento especial. Si durante el tiempo en el cual se estén usando los recursos, sobreviene un hecho que determine que el establecimiento de crédito no está en capacidad de devolver los recursos dentro del plazo del apoyo, éste sólo podrá continuar con el uso de los recursos recibidos si hace transición al procedimiento especial en los términos del artículo 14 de la Resolución 25.

El tiempo durante el cual el Banco de la República estudie la posibilidad de traslado al procedimiento especial se computará como una utilización por el procedimiento ordinario, aún en el caso de negarse la solicitud.

Cuando se perfeccione un proceso de reorganización institucional mientras se estén usando los recursos del banco por el procedimiento ordinario, y la entidad a cuyo cargo quede registrada la obligación requiera efectuar la transición al procedimiento especial, el plazo parcial utilizado por la entidad con la cual inicialmente se originó la obligación, no se tendrá en cuenta para el plazo máximo de utilización previsto para el apoyo por el procedimiento especial, de acuerdo con la Resolución 25, por parte del establecimiento de crédito a cuyo cargo queda la obligación.

4. Procedimiento especial

4.1. Objetivo. El procedimiento especial al cual tienen acceso los establecimientos de crédito legalmente establecidos, tiene por objeto asegurar su liquidez cuando afronten pérdidas transitorias de liquidez relacionadas con el deterioro de la calidad o liquidez de los activos, o con reducciones de los pasivos, siempre que dichas situaciones no tengan origen en problemas de solvencia.

4.2. Solicitud de acceso. El representante legal de la entidad respectiva deberá remitir al gerente general del Banco de la República, con copia a la unidad técnica de la subgerencia monetaria y de reservas, una solicitud motivada en la cual se expliquen detalladamente las razones por las cuales se hace necesaria la utilización del procedimiento especial, las expectativas de recuperación de su situación de liquidez y se cuantifique la necesidad de recursos.

La solicitud deberá incluir las metas y compromisos concretos y viables que permitan restituir la situación de liquidez en el menor tiempo posible; igualmente deberá contemplar el plazo en el cual pretende cancelar los recursos. En todo caso, dicha solicitud, debe contener como mínimo:

a) Una carta de motivación que deberá hacer explícitas las razones que, en concepto del establecimiento, han determinado la pérdida de liquidez. El representante legal deberá señalar el tipo de exigibilidades, clase de depositante y/o clase de activo, cantidades que han determinado la pérdida de liquidez, el monto requerido y la modalidad de utilización.

Igualmente, deberá manifestar en forma explícita que cumple con las condiciones establecidas en los artículos 14 (en el caso de transición), 16 y 17 y numeral 2º del artículo 25 de la Resolución 25, y numeral 2.6.a) de la presente circular para acceder a este procedimiento y autorizar al Banco de la República, para que cuando así lo requiera, pueda solicitar cualquier información a la Superintendencia Bancaria, de acuerdo con el texto señalado en la presente circular.

De cualquier manera, se entiende que las condiciones de acceso a los recursos de los apoyos transitorios de liquidez del Banco de la República por el procedimiento especial deben mantenerse durante la vigencia del apoyo;

b) El representante legal deberá informar cuáles son las medidas de política y acciones que se han ejecutado y las que se implementarán para lograr superar el desequilibrio transitorio de liquidez y asegurar que se compromete en la aplicación de las mismas. En lo posible, los resultados que se esperan de las medidas y acciones (redención o venta de inversiones, recuperación de cartera, situación de encaje, manejo de la operación por tarjeta de crédito, entre otras) deberán cuantificarse;

c) La entidad solicitante deberá presentar los estados financieros de acuerdo con lo contemplado en el artículo 31 de la Resolución 25. Estos deberán presentar tanto la variación mensual como los saldos acumulados. La presentación del estado de pérdidas y ganancias deberá realizarse conforme al anexo 4;

d) El representante legal deberá acompañar la solicitud con una proyección de los estados financieros, para los doce meses siguientes a la misma fecha, atendiendo a las siguientes bases mínimas:

i) Deberán tener en cuenta las últimas metas y estimativos que el Banco de la República haya presentado al Congreso conforme a lo previsto en el artículo 5º de la Ley 31 de 1992.

ii) La variación estimada del margen de intermediación deberá apoyarse en el promedio registrado por la entidad en los últimos dos años, con los ajustes que se deriven de lo previsto en las medidas propuestas por la entidad, así como en los estimativos sobre la evolución esperada del sistema financiero, de reconocido uso y razonabilidad.

iii) Si los estimativos a que se refiere el numeral anterior no están disponibles, o cuando se trate de estimar otras variables, las proyecciones deberán apoyarse en el promedio de los últimos dos años registrados por el establecimiento de crédito, con los ajustes que resulten de los compromisos adquiridos por la entidad.

Con base en estas proyecciones, deberá proponer el plan de amortización y la modalidad de utilización (descuento o redescuento).

Las proyecciones deben revelar en forma separada los parámetros utilizados, los resultados mensuales en cuanto a relación de solvencia, seguimiento de algunos indicadores de riesgo como por ejemplo: activos improductivos, exposición patrimonial, rentabilidad (del activo y patrimonial) y eficiencia (gastos administrativos y laborales);

e) La solicitud debe venir acompañada de una certificación del revisor fiscal sobre:

i) La cuantificación de la pérdida de liquidez de acuerdo con el procedimiento descrito en el anexo 3 de la presente circular, a lo sumo una semana después de radicada la solicitud.

ii) El cumplimiento de manera explícita de los requisitos y condiciones a que se refieren los numerales 1º, 2º, 3º y 5º del artículo 17 y numeral 2º del artículo 25 de la Resolución 25, y numeral 2.6.a) de la presente circular.

iii) La razonabilidad de las proyecciones que la entidad propone para superar la pérdida de liquidez y su cumplimiento.

iv) Los estados financieros que remita el establecimiento de crédito al Banco de la República, conforme al artículo 31 de la Resolución 25, y la fecha de los últimos estados financieros reportados a la Superintendencia Bancaria y los últimos autorizados por esa entidad.

v) Aquellos actos realizados por el establecimiento de crédito, durante los últimos doce (12) meses anteriores a la fecha de la solicitud, bajo cualquier modalidad, que hayan tenido el propósito o el efecto de reestructurar total o parcialmente los créditos, de acuerdo con lo establecido por la Superintendencia Bancaria. La relación deberá indicar el saldo actual de la deuda, el monto que fue reestructurado, la fecha de reestructuración, la nueva tasa de interés convenida y el nuevo plazo acordado, y

f) Cuando se perfeccione un proceso de reorganización institucional conforme a lo estipulado en la Resolución 12, para las condiciones de acceso y mantenimiento se deberá tener en cuenta:

i) Perfeccionamiento durante la vigencia del apoyo. Para la entidad a cuyo cargo quede registrada la respectiva obligación, el banco evaluará sí ésta se encuentra en condiciones de devolver los recursos al vencimiento del apoyo, y para ello el establecimiento deberá acreditar, dentro de los 15 días calendario siguientes al perfeccionamiento, el cumplimiento de los requisitos estipulados en los numerales 4º y 5º del artículo 16, numerales 1º, 2º, 3º y 4º del artículo 17 y numeral 2º del artículo 25 de la Resolución 25 de 1995; así como numeral 2.6.a) de la presente circular.

ii) Solicitudes de acceso. Cuando el perfeccionamiento se ha producido dentro de los doce (12) meses anteriores a la solicitud del apoyo, para acceder a los recursos el establecimiento de crédito resultante debe dar cumplimiento a los requisitos y condiciones estipulados en los artículos 16, 17 y numeral 2º del artículo 25 de la Resolución 25; y numeral 2.6.a) de la presente circular.

Para efectos del cumplimiento de los requisitos establecidos en los ordinales i) y ii) del presente literal, se debe tener en cuenta lo siguiente:

1. Los estados financieros, certificados por el revisor fiscal, que incluyen balance general, estado de pérdidas y ganancias y flujo de caja, que deberán remitirse al Banco de la República son los siguientes, según sea el caso:

a) Los estados financieros de cada una de las entidades que intervinieron en el proceso de reorganización institucional, tanto los últimos de corte de ejercicio autorizados por la Superintendencia Bancaria, como los que fueron reportados hasta el último mes a este organismo. Tratándose de entidades que siendo partícipes del proceso de reorganización no hayan estado vigiladas por la Superintendencia Bancaria, deberán remitir los estados financieros con base en los cuales se realizó el proceso de reorganización, así como los últimos estados financieros de corte de ejercicio autorizados y los reportados hasta el último mes a la autoridad de vigilancia, si es del caso;

b) Los estados financieros base del proceso de reorganización, y

c) Los estados financieros de la entidad resultante del perfeccionamiento de la reorganización institucional conforme al artículo 31 de la Resolución 25, o los reportados a la superintendencia cuando no se ha producido la primera autorización de publicación por parte de esa entidad. En el evento de que aún no haya obligación de remitir a la Superintendencia Bancaria los estados financieros, el establecimiento de crédito deberá enviar los estados financieros provisionales con corte al mes inmediatamente anterior a la fecha de la solicitud.

2. Para el cumplimiento de los artículos 16 y 17:

a) Lo previsto en los numerales 4b y 5º del artículo 16 y numeral 5º del artículo 17 (este último para el caso de solicitudes de acceso) de la Resolución 25, debe corresponder tanto a la entidad resultante como a las entidades involucradas en el proceso de reorganización, cuando este perfeccionamiento se haya producido en los últimos doce meses anteriores a la fecha de la solicitud. Tratándose de entidades que no hayan estado vigiladas por la Superintendencia Bancaria la autorización correspondiente al numeral 5º del artículo 16 debe referirse a la autoridad de vigilancia, sí es del caso, y

b) Lo contenido en los numerales 1º y 2º del artículo 17 de la Resolución 25 se deberá certificar con base en los estados financieros provisionales con corte al mes inmediatamente anterior a la fecha de la solicitud. Esto cuando no se ha producido el primer envío de estados financieros a la Superintendencia Bancaria.

3. Las condiciones de acceso deben mantenerse durante la vigencia del apoyo.

4.3. Cuantía máxima. El procedimiento especial permitirá acceder a los recursos del Banco de la República hasta por un monto igual al flujo negativo de caja, tal como se señala en el anexo 3 de esta circular, que el establecimiento de crédito presente dentro de un período no mayor a 180 días calendario anteriores a la fecha de la solicitud del apoyo, sin exceder el 15% de la suma de los pasivos a que se refiere el artículo 7º de la Resolución 25, y que registre en la víspera de la fecha de la solicitud.

Tratándose de compañías de financiamiento comercial, incluyendo las especializadas en leasing, el monto del apoyo no podrá ser superior al monto requerido promedio diario de encaje en la bisemana de cálculo anterior a la semana a la cual se solicita el apoyo. Para éste efecto la entidad deberá reportar al Banco de la República su situación de encaje de la bisemana correspondiente certificada por el revisor fiscal (anexar formato 187 y 188 de la Superintendencia Bancaria).

En el evento en el cual la utilización del apoyo de liquidez por parte de las compañías de financiamiento comercial se efectúe mediante el descuento o redescuento de títulos de entidades intermediarias, no se aplicará lo dispuesto en el inciso anterior y la determinación de la cuantía máxima se sujeta a las disposiciones generales.

Cuando se perfeccione un proceso de reorganización institucional conforme a lo estipulado en la Resolución 12, se tendrá en cuenta que:

i) Perfeccionamiento durante la vigencia del apoyo. Para la entidad a cuyo cargo quede registrada la respectiva obligación con el Banco de la República y una vez evaluado satisfactoriamente la posibilidad de pago, ésta continuará con el uso de los recursos hasta el vencimiento del apoyo, y el monto podrá modificarse hasta el máximo previsto inicialmente en el momento de otorgarse el apoyo de liquidez.

ii) Solicitudes de acceso. Para acceder a los recursos del Banco de la República, el monto del apoyo será el previsto de acuerdo con las normas establecidas en este numeral.

En el caso de establecimientos de crédito que hayan perfeccionado procesos de reorganización institucional y que se encuentren en un programa de transición con la Superintendencia Bancaria para cumplir sus requerimientos de encaje, conforme a lo previsto en la Resolución 13, sólo podrán tener acceso al monto máximo que resulte de multiplicar el coeficiente de encaje requerido diario en transición del día correspondiente a la cuantificación de la pérdida de depósitos, por el monto previsto en el artículo 19 de la Resolución 25.

El coeficiente de encaje requerido diario en transición se obtiene de dividir el monto del encaje requerido de los pasivos sujetos a encaje (resultante del programa de transición acogido previamente con la Superintendencia Bancaria) para el día en cuestión, entre el monto del encaje requerido de los pasivos sujetos a encaje que normalmente tendría que efectuar el establecimiento de crédito.

4.4. Cuantificación de la pérdida de liquidez. Para efectos de cuantificar la pérdida de liquidez, la respectiva entidad deberá remitir la información a que se refiere el anexo 3, correspondiente al flujo de caja, en el que se compara los estados financieros de corte mensual en los últimos 180 días calendario (t-1) y los estados financieros del día anterior a la fecha de la solicitud (t).

El monto así determinado (anexo 3) podrá incrementarse sí se presentan pérdidas de liquidez adicionales a las que se hayan financiado, sin aumentar el plazo inicial en cada oportunidad. Para efectos de comparación, el saldo de caja inicial se mantendrá inmodificable. La ampliación del monto del apoyo no constituye una nueva utilización, pero para poder obtenerla el establecimiento de crédito requerirá de una nueva solicitud que cumpla los requisitos previstos para la solicitud inicial.

No obstante, en caso de que el monto utilizado se reduzca por abonos anticipados, éste no podrá incrementarse nuevamente durante el período de utilización, a menos que se produzca una pérdida de liquidez adicional respecto del nivel que se haya financiado.

Cuando se perfeccione un proceso de reorganización institucional según lo estipulado por la Resolución 12, para efectos de cuantificar la pérdida de liquidez, se procederá de la siguiente manera:

En los casos de entidades de crédito resultantes de un proceso de reorganización institucional dentro de los 180 días calendario anteriores a la fecha de la solicitud (t-1), la cuantía estará determinada por la diferencia entre la sumatoria del saldo de la cuenta “Caja” de cada una de las entidades que intervinieron en el proceso de reorganización en el período t-1, y el valor de la “Caja” que registre la entidad resultante de ese proceso de reorganización institucional el día anterior a la fecha de la solicitud.

Para las compañías de financiamiento comercial, si la entidad resultante es otra CFC, se toma la sumatoria del requerido promedio diario de encaje, de la bisemana de cálculo anterior a la semana a la cual se solicita el apoyo, de las entidades que participaron en el proceso de reorganización.

4.5. Plazo. El procedimiento especial sólo podrá ser utilizado hasta por ciento ochenta (180) días calendario, sin que haya lugar a prórrogas. Para acceder nuevamente a este procedimiento deberán transcurrir entre dichas utilizaciones un plazo no inferior a 12 meses contados a partir del último día de utilización.

Cuando se perfeccione un proceso de reorganización institucional, mientras se estén usando los recursos del Banco de la República, el plazo utilizado por la entidad con la cual inicialmente se originó la obligación, no se tendrá en cuenta para el plazo máximo de utilización previsto en la Resolución 25 por parte del establecimiento de crédito a cuyo cargo quede registrada la respectiva obligación.

4.6. Restricciones y control. Luego del ingreso al procedimiento especial, la unidad técnica de la subgerencia monetaria y de reservas del Banco de la República procederá a efectuar su seguimiento. Conforme al artículo 22 de la Resolución 25, el establecimiento de crédito no podrá aumentar el valor total de sus operaciones activas de crédito, ni de sus contratos de arrendamiento financiero, con ningún tipo de fondos, respecto del nivel que registre el día del ingreso al apoyo de liquidez, salvo las excepciones previstas en la citada resolución.

Así mismo, el representante legal o los administradores de la entidad no podrán proponer a la asamblea de accionistas el reparto de utilidades en efectivo durante ese período.

Para estos efectos, mientras se encuentren utilizando los recursos del banco, los establecimientos de crédito, incluyendo aquellos a cuyo cargo quede registrada la obligación como consecuencia de un proceso de reorganización, deben remitir con periodicidad semanal y a más tardar el miércoles de la semana siguiente:

i) El anexo 2 de esta circular debidamente diligenciado y certificado por el representante legal y el revisor fiscal. El informe debe contener las cifras diarias de cada semana.

ii) La relación diaria de la recuperación de cartera de créditos y vencimientos de captaciones, así como lo proyectado hasta la finalización del apoyo de liquidez.

iii) La relación diaria de los saldos de las operaciones activas que la entidad mantiene con sus accionistas o administradores o personas relacionadas con unos y otros, diferenciando lo efectuado por el sistema UPAC y lo realizado en moneda legal.

iv) La relación diaria de los saldos de las operaciones por el sistema de tarjetas de crédito con los accionistas o administradores, así como los cupos autorizados.

Para los numerales iii) y iv), la información debe venir certificada por el revisor fiscal y en caso de contener un importante volumen de información, ésta debe remitirse en medio magnético, caso en el cual el revisor fiscal en comunicación aparte certificará la información que contiene el disquete.

Tratándose de entidades de carácter cooperativo la palabra “accionistas” debe entenderse como “asociados”.

De acuerdo con el parágrafo 2º del artículo 3º de la Resolución 12, en el caso de perfeccionarse procesos de reorganización institucional durante la vigencia del apoyo, para efectos de lo concerniente en los artículos 22 y 27 de la Resolución 25, se tomará como nueva fecha de comparación para el control correspondiente, aquella desde la cual comenzó a operar la entidad resultante de la reorganización.

5. Procedimiento operativo. La utilización de los apoyos de liquidez por el procedimiento ordinario y especial se realizará previa presentación de la solicitud al gerente general, con copia a la unidad técnica de la subgerencia monetaria y de reservas, y una vez se cumpla con los procedimientos establecidos por esta circular reglamentaria, mediante el descuento o redescuento de títulos-valores provenientes de operaciones de cartera o de aquellos títulos-valores provenientes de inversiones financieras, a través del departamento de líneas externas y cartera y/o el departamento de fiduciaria, según corresponda.

5.1. Desembolso de los recursos. El departamento de líneas externas y cartera tramitará el abono de los recursos en la cuenta de depósito del establecimiento de crédito en el Banco de la República, previo el recibo y revisión de los títulos-valores presentados para su descuento o redescuento.

Tratándose de las compañías de financiamiento comercial que hagan uso del descuento o redescuento de títulos admisibles de entidades intermediarias, el departamento de líneas externas y cartera tramitará el abono de los recursos en la cuenta de depósito de la respectiva compañía de financiamiento comercial en el Banco de la República, de acuerdo con lo autorizado por parte de la entidad intermediaria.

Igualmente, cuando los títulos valores sean presentados en una sucursal del banco, ésta remitirá la relación de los títulos-valores provenientes de operaciones de cartera al departamento de líneas externas y cartera, previa verificación de los requisitos a que se refiere el aparte 5.2.1 de esta reglamentación, salvo lo establecido en el numeral 3º, pues la certificación de la calidad de los títulos será presentada en Santafé de Bogotá al departamento de líneas externas y cartera y/o fiduciaria. Si la sede del establecimiento de crédito está ubicada en otra ciudad, la certificación podrá ser presentada en la sucursal respectiva del Banco de la República, la cual la remitirá al departamento de líneas externas y cartera y/o fiduciaria, pero vía fax enviará una copia.

5.2. Entrega de los títulos-valores admisibles para el descuento o redescuento. Los establecimientos de crédito entregarán los títulos-valores debidamente endosados en propiedad al Banco de la República, por un monto acorde con la tasa de descuento o redescuento y el valor de la utilización del apoyo transitorio de liquidez.

El departamento de fiduciaria y valores confirmará la autenticidad y validez de los títulos cuando sean provenientes de inversiones financieras. Si los títulos están depositados en DCV, la entidad financiera deberá transferirlos a la cuenta del DCV que previamente le indique el departamento de fiduciaria y valores; en este caso la entidad financiera deberá presentar copia de la operación de transferencia al departamento de líneas externas y cartera.

Cuando se trate de títulos-valores provenientes de operaciones de cartera, deberán estar acompañados de un disquete y de una relación pormenorizada, la cual incluirá el nombre del deudor, número del pagaré, saldo del pagaré, plazo, fecha de suscripción, fecha y valor del vencimiento más próximo, tasa de interés y destino del crédito, que deberá encabezarse con el siguiente texto: “solicitamos el descuento y/o redescuento de las obligaciones relacionadas a continuación y al ser aceptadas, queda el Banco de la República autorizado para cargarnos su valor en la cuenta corriente en el banco disponible al vencimiento de ella. Queda así mismo facultado el Banco de la República para cargar en cuenta, las cuotas de amortización pactadas y los intereses cuando hubiere lugar”.

Para los créditos hipotecarios pactados en unidades de poder adquisitivo constante, UPAC, se deberá relacionar el saldo de las unidades UPAC y el valor correspondiente en pesos a la fecha de descuento o redescuento.

En el caso de títulos-valores físicos provenientes de inversiones financieras, la relación deberá señalar para cada uno, el nombre del emisor, número, fechas de emisión y vencimiento y valor; si los títulos están depositados en el DCV no se requiere relación. La relación debe estar firmada por el representante legal, o por dos funcionarios con firma autorizada, registrada en el departamento de fiduciaria y valores.

5.2.1. Títulos-valores y orden de selección. Son admisibles para el descuento o redescuento y en el siguiente orden de preferencia, los títulos-valores provenientes de:

a) Inversiones financieras que consten en títulos emitidos o garantizados por la Nación y/o el Banco de la República;

b) Inversiones financieras que consten en títulos emitidos por establecimientos de crédito del exterior, que el Banco de la República considera elegibles para depositar las reservas internacionales. Tales entidades son aquéllas que tienen una calificación igual o superior a A+ ó A1, otorgada por las agencias calificadoras de riesgo. Dichos títulos-valores deben cumplir los requisitos del artículo 646 del Código de Comercio;

c) Inversiones financieras en títulos emitidos por otros establecimientos de crédito, y

d) Operaciones de cartera representadas en pagarés u otros títulos de contenido crediticio.

Los títulos-valores que se presenten a descuento o redescuento, además de lo señalado anteriormente, deberán cumplir los siguientes requisitos:

1. En el evento en el que los pagarés tengan vencimientos durante la vigencia del apoyo transitorio de liquidez, pero estén calificados en la categoría A de acuerdo con las normas de la Superintendencia Bancaria, estos se recibirán por el saldo insoluto descontada(s) la(s) cuota(s) que venza(n) durante esta vigencia.

En consecuencia, durante los primeros cinco (5) días hábiles de cada mes, el representante legal y el revisor fiscal certificarán la categoría de la cartera entregada en redescuento al departamento de líneas externas y cartera y se efectuará la sustitución de los títulos por otros que tengan las características previstas en la Resolución 25.

Estas condiciones se complementan con los demás requisitos operativos indicados en la circular reglamentaria como son la relación de los pagarés, las cartas de certificación y los porcentajes por los cuales se reciben.

2. Ser físicos y/o estar depositados en el DCV (depósito central de valores) del Banco de la República y estar calificados en la categoría “A”, de acuerdo con las normas que expida la Superintendencia Bancaria.

3. Presentar sobre la calidad de los títulos-valores, la certificación suscrita por el revisor fiscal y el representante legal de la entidad solicitante, de acuerdo con lo estipulado en el numeral 2º del artículo 25 de la Resolución 25.

4. Ser legalmente endosables y endosarlos en propiedad a favor del Banco de la República. Cuando se trate de títulos-valores depositados en el DCV, el establecimiento de crédito deberá transferirlos a una cuenta del Banco de la República en el DCV, cuyo número deberá solicitar a la dirección del departamento de fiduciaria y valores en la oficina principal.

5.2.2. Verificación de los títulos-valores descontados o redescontados. El Banco de la República podrá comprobar en cualquier momento la calidad de los títulos-valores descontados o redescontados, a fin de establecer si cumplen lo establecido en la Resolución 25, para lo cual la entidad crediticia está obligada a suministrar, al ser requerida, la documentación necesaria que se le solicite. Cuando uno o varios títulos-valores entregados no reúnan las condiciones requeridas para su descuento y/o redescuento se aplicará, según sea el caso, lo establecido en los artículos 13; 25, numeral 3º; 26 y 30 de la citada resolución.

5.2.3. Margen de descuento o redescuento. El departamento de líneas externas y cartera recibirá los títulos-valores provenientes de operaciones de cartera por el 75% del valor establecido; los títulos-valores provenientes de inversiones financieras por el 100% de su valor presente, si son emitidos o garantizados por el Banco de la República y/o el Gobierno Nacional; y por el 85% de su valor presente, si son emitidos por entidades financieras del exterior con calificación A1 ó A+ otorgada por las agencias calificadoras de riesgo y por establecimientos de crédito.

La metodología a utilizar para la valoración de las inversiones será la que defina la Superintendencia Bancaria para tal efecto.

5.3. Devolución de los pagarés y títulos-valores. Al vencimiento del plazo pactado para la utilización del apoyo de liquidez, el Banco de la República cargará la cuenta corriente en el Banco de la República del establecimiento respectivo, por el valor del crédito y los intereses pactados, y devolverá los títulos-valores físicamente recibidos, endosados a favor del establecimiento de crédito. Si los títulos-valores fueron transferidos al DCV, se ordenará al departamento de fiduciaria y valores que los transfiera al respectivo establecimiento de crédito.

Es obligación de la entidad proveer oportunamente de fondos su cuenta corriente en el Banco de la República, para que el día del vencimiento de la operación cuente con los recursos correspondientes al valor del crédito más los intereses pactados.

Lo anterior sin perjuicio de las facultades del Banco de la República previstas en el artículo 30 de la Resolución 25 para exigir la devolución de los recursos.

NOTA: Esta carta circular va dirigida a la oficina principal, sucursales, bancos, corporaciones financieras, corporaciones de ahorro y vivienda, compañías de financiamiento comercial, organismos cooperativos de grado superior de carácter financiero y Superintendencia Bancaria.

Los formatos y anexos a la carta circular podrán encontrarse en las dependencias del Banco de la República.

*(Nota: Derogada por la Circular Reglamentaria Externa DSMAR-84 de 1998 del Banco de la República).

_____________________________