CARTA CIRCULAR 35 DE 1998 

(Mayo 5)

Asunto: Sociedades de servicios técnicos y administrativos cuyo objeto sea la prestación del servicio de transporte y custodia de valores.

Como es de su conocimiento, el numeral 2, artículo 110 del estatuto orgánico del sistema financiero (D. 663 2 de abril de 1993), faculta a los establecimientos de crédito, sociedades de servicios financieros y a las sociedades de capitalización para poseer acciones en sociedades anónimas cuyo objeto sea la prestación de servicios técnicos o administrativos necesarios para el giro ordinario de sus negocios.

Ahora bien, con posterioridad a la expedición del estatuto orgánico del sistema financiero, el Decreto 2453 de 1993, expedido en ejercicio de las facultades conferidas en la Ley 62 del 12 de agosto de 1993, sometió al control y vigilancia de la Superintendencia de Vigilancia y Seguridad Privada a las empresas de transporte de valores. A su turno, el Decreto 356 del 1994 dictado en ejercicio de las facultades conferidas por la Ley 61 del 12 de agosto de 1993 en su artículo 30 definió tales empresas como sociedades de responsabilidad limitada legalmente constituidas cuyo objeto social consiste en la prestación remunerada de servicios de transporte, custodia y manejo de valores y sus actividades conexas.

Resulta claro que con fundamento en el citado artículo 110 del EOSF, los establecimientos de crédito, sociedades de servicios financieros y las sociedades de capitalización pueden participar en el capital social de empresas de transporte de valores pues son éstas típicas sociedades que prestan un servicio técnico necesario para el giro ordinario de sus negocios.

Sin embargo, el mencionado Decreto 356 de 1994 señala que tales empresas deben constituirse bajo la forma de sociedades de responsabilidad limitada lo que a primera vista haría pensar que, en razón que las aludidas entidades vigiladas por la Superintendencia Bancaria dentro de este contexto están autorizadas exclusivamente a invertir en sociedades anónimas, éstas no podrían participar en el capital de sociedades de servicios técnicos o administrativos cuyo objeto social sea la prestación del servicio de transporte de valores.

No obstante, tal interpretación sería incorrecta, pues las leyes 61 y 62 de 1993 así como los decretos 2453 de 1993 y 356 de 1994, son de igual rango legal que el Decreto 663 de 1993 pero posteriores a éste y además constituyen un conjunto normativo que regula de manera integral y especial la actividad de vigilancia y seguridad privada, lo que obliga a concluir que derogan todas las disposiciones que le son contrarias.

En tal sentido, entiende este despacho que con la expedición del Decreto 356 de 1994 se modificó aquélla disposición del EOSF según la cual las sociedades de servicios técnicos y administrativos que tengan por objeto la prestación del servicio de transporte de valores debían constituirse bajo la forma de sociedad anónima.

En consecuencia, debemos interpretar que los establecimientos de crédito, sociedades de servicios financieros y las sociedades de capitalización continúan autorizadas a invertir en el capital de sociedades de servicios técnicos y administrativos cuyo objeto sea la prestación del servicio de transporte de valores, las cuales, por expresa disposición de una ley en sentido material, deberán constituirse bajo la forma de sociedades de responsabilidad limitada y quedar sometidas al control y vigilancia de la Superintendencia de Vigilancia y Seguridad Privada.

N del D.: Esta circular va dirigida a los representantes legales establecimientos de crédito, sociedades de servicios financieros y sociedades de capitalización.

___________________________