CARTA CIRCULAR 39 DE 1992 

(Julio 10)

Como era conocido por esos almacenes, la Superintendencia Bancaria se encontraba analizando la conveniencia de proponer algunas modificaciones al estatuto orgánico del sistema financiero, entre otras, en lo relacionado con la regulación de la actividad de los almacenes generales de depósito.

Así, nos es grato informarles que, mediante Decreto 1135 del 7 de julio de 1992, el Gobierno Nacional acogió las propuestas de esta superintendencia en los siguientes términos:

1. El artículo 28 del Decreto 1135 adicionó el artículo 2.1.3.3.1 del estatuto, en el sentido de autorizar la vigilancia de las prendas sin tenencia por cuenta del acreedor y la contratación por cuenta de sus clientes del transporte de mercancías.

2. El artículo 29 del Decreto 1135 modificó el artículo 2.1.3.3.2 del estatuto, permitiendo a los almacenes otorgar crédito para suplir los gastos que se produzcan y guarden relación con la prestación de sus servicios, diferentes de las tarifas de almacenamiento, sin superar el 30% del valor de la mercancía, la cual se mantendrá depositada guardando siempre el porcentaje citado en relación con el monto o saldo del crédito pendiente.

Como se puede observar, el artículo elevo el porcentaje del 20% al 30% y de otra parte, amplio los conceptos, de manera que en adelante se podrán financiar gastos de nacionalización, entre otros.

3. El artículo 30 adicionó el artículo 2.1.3.3.3 del estatuto, al autorizar a los almacenes para pagar por consignación el valor de las mercancías, en los casos previstos en la norma.

4. El artículo 31 modificó el literal n) del artículo 2.1.3.3.7 del estatuto, facultando a la Superintendencia Bancaria para fijar la relación que debe existir entre el valor de los depósitos de mercancías y el patrimonio técnico de los almacenes, en lugar de la antigua relación entre el capital pagado, la reserva legal y los certificados de depósito y bonos de prenda.

5. El artículo 44 adicionó el artículo 2.2.2.6.1 del estatuto, en el sentido de permitir a los almacenes efectuar inversiones, hasta por un 20% de su patrimonio técnico, en sociedades de transporte, portuarias, comercializadoras, de agenciamiento de carga o de agenciamiento marítimo, previa aprobación de esta superintendencia.

Como se podrá observar, se ha ampliado el campo de acción de los almacenes, lo que les permitirá una mayor participación dentro del proceso de apertura económica, en la cual tiene especial interés el Gobierno Nacional.

En los anteriores términos, esta superintendencia espera haber colaborado eficazmente en la atención de las inquietudes manifestadas de tiempo atrás por esas entidades.

___________________________