CARTA CIRCULAR 4 DE 1993 

(Enero 25)

Por considerarlo de su interés, me permito darles a conocer la parte pertinente del Concepto 204 de fecha 6 de enero de 1993 emanado de la Dirección Nacional de Impuestos en respuesta a una consulta que elevó este despacho, relativa a las disposiciones fiscales aplicables a los fondos comunes especiales en moneda extranjera, de que trata la Circular Externa 5 de 1992:

“... el estatuto tributario contempla dentro de los no contribuyentes del impuesto sobre la renta y complementarios, a los fondos comunes que administran las sociedades fiduciarias, tal como lo dispone el artículo 23-1 del estatuto tributario:

De acuerdo a esto, en materia de retención en la fuente, no están sujetos a dicha retención según lo señala el artículo 369 del estatuto tributario:

“1. Los pagos o abonos en cuenta que se efectúen a:

a) (...).

b) Las entidades no contribuyentes ...”.

Por su parte, el Decreto Reglamentario 2026 de 1983 en su artículo 14, consagra que, “no se hará retención en los siguientes casos:

1. Cuando el pago o abono se efectúe a personas no contribuyentes del impuesto sobre la renta o exentas de dicho impuesto...”.

Así, considerando que la retención en la fuente por ingresos obtenidos en el exterior, ha sido establecida a título de impuesto de renta y complementarios, debemos remitirnos, para determinar su aplicabilidad, a los ingresos que sean susceptibles de producir un incremento neto en el patrimonio del contribuyente al momento de su percepción, es decir, aquellos que constituyan ingreso gravable para quien los recibe.

Por tanto, los pagos o abonos en cuenta en moneda extranjera, efectuados a los no contribuyentes del impuesto de renta y complementarios, tales como los fondos de inversión, fondos de valores, fondos comunes, sindicatos, juntas de acción comunal, hospitales, asociaciones religiosas, etc., no estarán sometidos a retención en la fuente; en consecuencia, para la conversión de divisas a moneda nacional deberán presentar fotocopia autenticada de la certificación de la entidad encargada de su vigilancia o de la que le haya concedido su personería jurídica.

Con todo, es importante señalar que ‘los ingresos del fondo, previa deducción de los gastos a cargo del mismo y de la contraprestación de la sociedad administradora, se distribuirán entre los suscriptores o partícipes al mismo título que los haya recibido el fondo y en las mismas condiciones tributarias que tendrían si fueran percibidos directamente por el suscriptor o partícipe’, tal como lo contempla el inciso tercero 23-1 del estatuto tributario.

De otra parte, en relación con la remuneración que reciba por su labor la entidad que administre el fondo ésta constituye un ingreso gravable para la misma; por tanto estará sometida a la retención en la fuente por concepto de comisiones a la tarifa del 10% de conformidad con lo dispuesto por el Decreto 2812 de 1991 que reglamenta el artículo 392 del estatuto tributario.

Finalmente, cabe recordar que los fondos de que trata el artículo 23-1 del estatuto tributario o las sociedades que los administren, según lo establezca el gobierno, efectuarán la retención en la fuente que corresponda a los ingresos que distribuyan entre los suscriptores o partícipes, al momento del pago o abono en cuenta.

En el evento que el pago o abono en cuenta se haga a una persona o entidad extranjera sin residencia o domicilio en el país, la retención en la fuente a título de impuesto de renta y complementarios se hará a la tarifa que corresponda para los pagos, en el exterior, según el respectivo concepto (E.T., art. 368-1)”.

_______________________________