Superintendencia Financiera

CARTA CIRCULAR 40 DE 2014 

(Mayo 5)

Ref.: Instrucciones relacionadas con la clasificación en el módulo de fideicomisos de los negocios que administran subsidios anticipados de vivienda de interés social, VIS.

El numeral 9º del capítulo primero, título V de la Circular Externa 7 de 1996 indica, en relación con la naturaleza de los recursos entregados para efectos de la clasificación por tipos y subtipos, que “se entiende que un negocio fiduciario administra recursos o bienes de naturaleza pública cuando dichos recursos sean aportes patrimoniales al fideicomiso y provengan directa o indirectamente de una entidad de carácter público”.

El Decreto 2190 de 2009 define el subsidio familiar de vivienda como “un aporte estatal en dinero, que se otorga por una sola vez al beneficiario, sin cargo de restitución, que constituye un complemento del ahorro y/o los recursos que le permiten adquirir, construir en 'sitio propio o mejorar una vivienda de interés social”. Así mismo, la constitución de los negocios fiduciarios para la administración de estos recursos se deriva de lo señalado en los artículos 59 y 60 del mencionado decreto, modificado por el artículo 1º del Decreto 2469 de 2012.

En este sentido, aunque el aporte sea entregado a un beneficiario que en la mayoría de los casos es privado y los recursos no posean un carácter de restituibles, no pierden la condición de ser un aporte realizado por una entidad estatal.

Así las cosas, el subsidio, que tiene un origen indiscutiblemente público o derivado de recursos parafiscales, se complementa con aportes propios del beneficiario, para así formar la totalidad de recursos con los cuales este puede acceder a una solución de vivienda de interés social. De lo anterior se desprende que la entidad otorgante, la cual ostenta calidad de pública o administradora de recursos parafiscales, gira los recursos a favor del negocio fiduciario constituido por el oferente, previa autorización del beneficiario, pero no directamente a él, para que el negocio fiduciario administre de manera “unificada” los recursos girados por la entidad otorgante como aportes patrimoniales.

Es importante indicar que la Contraloría General de la República también ha considerado que “los recursos del Estado que son entregados formalmente a los particulares por medio de la fiducia mercantil no pierden su naturaleza de recursos públicos. Por tal razón sobre estos recursos existe el principio de vigilancia y control fiscal que pesa sobre todos los recursos públicos en cabeza de los órganos de control fiscal”.

En virtud de lo anterior, esta Superintendencia reitera a las sociedades fiduciarias la necesidad de realizar una correcta clasificación de este tipo de negocios en el módulo de registro de negocios fiduciarios, con el fin de que los mismos presenten la característica de negocios que administran recursos públicos, dando así cumplimiento con lo establecido el numeral 9º del capítulo primero, título V de la Circular Externa 7 de 1996.

Lo anterior, como quiera que en el caso de los negocios que administran subsidios anticipados de vivienda de interés social VIS cuyo otorgante de los subsidios es Fonvivienda o cualquier otra entidad de naturaleza pública o que administra recursos de naturaleza parafiscal, se observa inequívocamente que dichos recursos cumplirían las condiciones para ser clasificados en el módulo de registro de fideicomisos como negocios fiduciarios de naturaleza pública, puesto que los recursos que constituyen el negocio fiduciario para la administración de subsidios de vivienda de interés social son aportes patrimoniales provenientes “directa o indirectamente de una entidad de carácter público, sea del nivel nacional, departamental, municipal, distrital o de los organismos descentralizados que conforman dichos niveles”.

Dicha clasificación no modifica la naturaleza de los bienes y recursos fideicomitidos y se realiza para efectos de la supervisión ejercida por esta Superintendencia.

N. del D.: La presente carta circular va dirigida a los representantes legales y revisores fiscales de las sociedades fiduciarias.