CIRCULAR EXTERNA 2 DE 1995 

(Enero 6)

Mediante la Circular Externa 089 del 21 de octubre de 1994 este superintendente instruyó, por solicitud del Banco de la República, sobre las medidas que debían adoptar las entidades vigiladas para recuperar y restringir la circulación de los billetes sustraídos en la sucursal Valledupar de esa entidad, durante el fin de semana que concluyó el lunes 17 de octubre de 1994, hurto que ascendió a la suma de $ 24.072 millones.

Al respecto, este despacho ha tenido conocimiento, por información de la Fiscalía General de la Nación, del incumplimiento de las instrucciones descritas en la citada circular así como de las impartidas sobre la materia por el Banco de la República, su junta directiva y la fiscalía quince unidad previa y permanente —seccional Valledupar—, razón por la cual se considera necesario reiterar el estricto y cabal cumplimiento de la obligación que se predica de cada uno de los funcionarios de las instituciones sometidas a la vigilancia de esta superintendencia.

Se recuerda que la inobservancia por parte de las entidades vigiladas como por alguno de sus funcionarios, de todos o alguno de las instrucciones y mecanismos adoptados y dados a conocer en debida forma, dará lugar a la imposición de las medidas administrativas por parte de esta superintendencia, señaladas en los artículos 209, 210 y 211 del estatuto orgánico del sistema financiero, según sea del caso.

Adicionalmente, se considera preciso recordar que el incumplimiento por acción u omisión, en forma directa o indirecta de las instrucciones encaminadas a la recuperación y restricción de los billetes de que trata esta circular, podría hacer incurrir a los funcionarios que así procedan en los delitos de omisión de denuncia, encubrimiento por receptación y estafa, entre otros (CPP art. 25 y C.P. arts. 177 y 356).

Ahora bien, se considera de importancia recordar que mediante la Resolución Externa Nº 32 del 26 de octubre de 1994, la Junta Directiva del Banco de la República dispuso el canje de parte de los billetes sustraídos, dentro de los tres años siguientes a tal fecha siempre que correspondan a las denominaciones, fechas de edición y números de serie que la misma resolución cita.

Por disposición del artículo 1º de la citada Resolución Externa 32, dicho canje se llevará a cabo en las oficinas del Banco de la República o en las entidades financieras que la institución designará con tal fin, conforme al procedimiento que ésta señale. Resulta preciso anotar que tales pautas se encuentran previstas en las Cartas Circulares SG-OB-240 y 241 del 24 de noviembre de 1994, del Banco de la República, las cuales se deberán aplicar, sin excepción, a todas las solicitudes de canje presentadas a partir del 15 de noviembre del mismo año. A continuación se sintetizan algunas de tales instrucciones:

— En primer lugar, debe indicarse que de conformidad con lo dispuesto en el numeral 7º de la Carta Circular SG-OB-240 de 1994, del Banco de la República, continúan vigentes las instrucciones impartidas con la Carta Circular DTE-210 del 20 de octubre de 1994, relacionadas con la revisión de las consignaciones sujetas a verificación. Así, cuando se localicen billetes de los indicados en los citados instructivos se debe dar aplicación a lo dispuesto en la Carta Circular SG-OB-241 de 1994, debiéndose igualmente diligenciar el formulario Nº 2 anexo a la misma e incluirlo en la información que remitan vía teleproceso.

— Una vez que la entidad identifique que se encuentre ante los billetes indicados en las cartas circulares, deberá retenerlos e identificar plenamente a la persona que los presente, quien diligenciará el formulario diseñado con tal fin, anotando en él el número de la cuenta corriente o de ahorros que mantenga en dicha oficina. La entidad bancaria deberá expedir constancia sobre tal hecho y reproducirá dicho formulario en sus demás oficinas.

— El día hábil siguiente al de la retención, en las ciudades donde funcionen sucursales del Banco de la República, se reunirá en la sucursal de la respectiva ciudad que designe cada entidad bancaria la totalidad de los billetes retenidos en las diferentes oficinas de la localidad y se remitirá al Banco de la República —tesorería—, con una comunicación que indique su valor total, discriminado por denominación. A su vez, el Banco de la República expedirá y entregará el original del correspondiente título de depósito en custodia a favor de la entidad bancaria que presente los billetes, con la identificación plena de los mismos, cantidad, valor total y personas solicitantes del canje.

Conjuntamente con los billetes retenidos, la institución financiera respectiva deberá entregar al Banco de la República —tesorería—, el original de los formatos de identificación debidamente diligenciados para cada una de las personas naturales o jurídicas que presenten los billetes objeto de la retención.

— En los sitios en donde no opere sucursal del Banco de la República, la entidad bancaria debe proceder como se indicó anteriormente, pero el traslado de los billetes retenidos podrá realizarse de acuerdo con los movimientos de valores que programe cada entidad, para concentrarlos en la ciudad más próxima donde opere sucursal del Banco de la República y enviará por correo a la gerencia de la sucursal más cercana una copia del formulario.

— Una vez que el Banco de la República verifique la información, definirá en que momento autoriza el canje de los billetes, de lo cual informará a la entidad bancaria respectiva con indicación del número del título de depósito en custodia con el cual se recibieron, la denominación y el número de los billetes y la identificación de la persona a la cual se le retuvo.

— La entidad debe presentar al Banco de la República el título del depósito en custodia para que éste lo cancele, si realiza el canje de la totalidad de los billetes amparados con dicho título y, acredite su valor a la cuenta corriente de la entidad bancaria. En el evento en que el canje lo realice sobre parte de los billetes amparados con el título, los sustituirá por otro y acreditará en la cuenta corriente del banco el valor de los billetes canjeados.

— Una vez realizado el procedimiento anterior, la entidad bancaria debe pagar a la persona a quien se le retuvo el billete el valor cuyo canje se autorizó.

— Si el Banco de la República, al analizar las consignaciones sujetas a verificación que efectúen diariamente las entidades, separando aquellos billetes que correspondan a la edición y número de serie de los sustraídos en la sucursal de Valledupar, encuentra un número superior al uno por mil (1 * 1000) —el cual será reducido en el futuro e informado oportunamente— del total de piezas depositado en cada una de las denominaciones de $10.000, $5.000 y $ 2.000, la cantidad que excede de ese nivel no será acreditada de manera inmediata a la entidad depositante, lo cual le será informado a ésta, con la indicación de la fecha de consignación en donde se encontraron los billetes, junto con la banda que envolvía el fajo en el cual estaban contenidos, a efecto de que proceda a adoptar las medidas internas que considere pertinentes.

— Los billetes retenidos a que se refiere el numeral anterior, deben ser registrados por la entidad bancaria en cuentas de orden “valores recibidos en custodia moneda nacional —billetes retenidos a entidades financieras— ilícito Valledupar—”, código 8205 a nivel de dígito 7.

— A efectos de obtener las instrucciones necesarias por parte de la dirección seccional de fiscalías del departamento donde opera la sucursal o al fiscal que ésta designe, sobre cómo proceder con los billetes presentados en las circunstancias anotadas en el numeral 8º, de la presente circular, el Banco de la República comunicará tal situación a esa fiscalía y las instrucciones que ésta imparta le serán comunicadas a la entidad bancaria.

Así mismo y por solicitud de la Fiscalía General de la Nación se informa que la documentación relacionada con la incautación y recepción de los billetes materia del hurto, a la sucursal de Valledupar del Banco de la República, deberá remitirse en forma inmediata al director de unidad especial investigativa a cuyo cargo está el proceso Nº 466, ubicada en la calle 13 Nº 7-60 tercer piso en la ciudad de Santafé de Bogotá.

Finalmente, se considera necesario recordar la obligación que les asiste a las entidades vigiladas señalada en los artículos 102 y siguientes del estatuto orgánico del sistema financiero, en el sentido de adoptar e instrumentar las medidas de control tendientes al oportuno y eficaz cumplimiento de los instructivos a que se refiere el presente acto administrativo y los que a futuro se expidan por las autoridades competentes, a efectos, se reitera, de evitar que sus operaciones sean utilizadas como instrumento para el manejo, ocultamiento, inversión o aprovechamiento de dineros provenientes de ilícitos, como lo sería el hurto del dinero en la sucursal Valledupar del Banco de la República y, la de reportar a la Fiscalía General de la Nación, la información relevante sobre el manejo de fondos en cabeza de alguno de sus clientes que no guarde concordancia con las actividades económicas de estos últimos y que le permita, en principio, deducir que están utilizando los servicios que presta la institución financiera para invertir o aprovechar los dineros originados en el delito indicado.

Este despacho estará atento al cumplimiento de los instructivos señalados anteriormente.

La presente circular rige desde la fecha de su publicación.

_________________________________