CIRCULAR 287 DE 1999 

(Febrero 19)

Ref.: Remisiones al exterior.

Con relación a la potestad facultativa que tiene el Instituto de los Seguros Sociales de autorizar remisiones al exterior para la atención en salud de sus afiliados, me permito impartir las siguientes instrucciones, previas las consideraciones legales que se hacen a continuación:

El artículo 177 de la Ley 100 de 1993, establece que la función básica de las entidades promotoras de salud será la de organizar y garantizar, directa o indirectamente, la prestación del plan obligatorio de salud a sus afiliados y girar, dentro de los términos previstos en la ley, la diferencia entre los ingresos por cotizaciones de sus afiliados y el valor de las correspondientes unidades de pago por capitación al fondo de solidaridad y garantía.

El Instituto de Seguros Sociales de conformidad con lo establecido por el literal a) del artículo 181 y el parágrafo 1º del artículo 275 de la Ley 100 de 1993, concordantes con el numeral 5º del artículo 3º del Decreto 1485 de 1994, funciona como una entidad promotora de salud, y por tanto, debe sujetarse a las nuevas normas del sistema general de seguridad social en salud y especialmente a las del régimen contributivo.

El artículo 162 de la Ley 100 de 1993, estableció que el contenido del plan obligatorio de salud para los afiliados cotizantes del régimen contributivo que defina el Consejo Nacional de Seguridad Social en Salud, será el contemplado por el Decreto-Ley 1650 de 1977 y sus reglamentaciones, incluyendo la provisión de medicamentos esenciales en su presentación genérica.

No obstante que el artículo 12 del Decreto-Ley 1650 de 1977, modificado por el artículo 1º de la Ley 20 de 1987, permite eventualmente autorizar al Instituto Seguros Sociales prestar la atención en salud en el exterior cuando la eficiencia esté científicamente acreditada y solo para procedimientos que no se realicen en el país o cuando el riesgo suceda en el exterior, el parágrafo 2º del artículo 162 de la citada Ley 100, concordante con el artículo 9º del Decreto 806 de 1998, dispone, que los servicios incluidos en el plan obligatorio de salud, serán actualizados y seleccionados por el Consejo Nacional de Seguridad Social en Salud, de acuerdo con los cambios en la estructura demográfica de la población, el perfil epidemiológico nacional, la tecnología apropiada disponible en el país y las condiciones financieras del sistema, lo cual implica que la facultad (no obligación) de remisión debe estar acorde con la nueva normatividad.

Es oportuno mencionar algunos criterios planteados por la honorable Corte Constitucional, en Sentencia T-645 de 1996, a propósito de una solicitud de remisión al exterior para la realización de una valoración o procedimiento médico, efectuada por una afiliada a su EPS.

En dicho fallo la honorable Corte manifiesta en algunos de sus apartes lo siguiente:

“Por lo anterior, resulta indiscutible que la constitución otorga un trato diligente del derecho a la salud por lo tanto se exige que las entidades de servicios de salud presten, dentro de sus propios límites operativos, económicos y logísticos, el mejor servicio médico científicamente admisible y humanamente posible...” (negrilla fuera de texto).

“...Por lo cual, la cobertura, las condiciones y la eficiencia de la prestación del servicio de salud, necesariamente dependen del desarrollo económico y social del país, por lo mismo la ejecución del derecho a la salud se encuentra sujeto a la disponibilidad de recursos económicos y científicos que razonablemente se encuentren disponibles...” (negrilla fuera de texto).

“En estas circunstancias, el intérprete no puede desconocer la limitación monetaria y logística a la que están sometidas las entidades prestadoras de servicios médicos...” (negrilla fuera de texto).

Por todo lo anteriormente expuesto, y teniendo en cuenta las difíciles condiciones financieras y presupuestales actuales por las que atraviesa el instituto, es imperioso adoptar de forma inmediata, la siguiente medida administrativa, con el fin de garantizar a todos los afiliados a la EPS-ISS, el cubrimiento de los servicios mínimos a que tienen derecho y a que estamos obligados a garantizar como entidad promotora de salud:

Suspender a partir de la fecha de expedición de esta circular, los trámites de solicitudes de remisión de pacientes al exterior, hasta tanto, las condiciones financieras del instituto permitan ampliar los beneficios a sus afiliados por encima del plan obligatorio de salud fijado por el sistema general de seguridad social en salud, y sin detrimento, de las intervenciones en salud y la calidad de la atención a toda su población afiliada.

Lo anterior, sin perjuicio de la obligación legal que le atañe al instituto, tal como lo dispone el mencionado fallo, de esforzarse por la eficiente prestación de servicios a sus afiliados. Al respectivo la honorable Corte Constitucional precisó: “pues bien, el deterioro en marco existencial de un paciente necesariamente presenta relación directa con la calidad de vida y de salud medianamente sopesada. Por consiguiente, las entidades encargadas de prestar servicios de salud, deben propender por un grado de garantía de máxima utilización de los medios científicos razonablemente disponibles”.

La presente circular es de obligatorio acatamiento para todos los funcionarios del instituto y su incumplimiento, acarreará las sanciones disciplinarias correspondientes.

N. del D.: Esta circular va dirigida a la vicepresidencia EPS, gerentes seccionales EPS, gerentes clínicas: San Pedro, Claver, León XIII, Rafael Uribe Uribe, Los Andes, Los Comuneros y Villa del Pilar.

___________________________