CIRCULAR 3 DE 2003

(Octubre 1º)

Asunto: Proceso electoral del 25 de octubre para el referendo constitucional y el 26 de octubre para elecciones territoriales generales.

Atentamente me permito hacer algunas precisiones con respecto a las obligaciones de los concesionarios del servicio de radiodifusión comunitaria, con el fin de proteger su espíritu social de cara al proceso electoral del 25 de octubre para el referendo constitucional y el 26 de octubre para elecciones territoriales generales.

Dos principios esenciales para el adecuado funcionamiento de la radio comunitaria son: La no utilización de la programación con fines proselitistas y la prohibición de la publicidad política. El Ministerio de Comunicaciones quiere recordar la importancia de esta norma, pues considera que la modalidad de radio comunitaria, bajo el control de organizaciones sociales sin intereses de índole particular o excluyente, debe cumplir un rol prioritario en la discusión y solución democrática de los conflictos nacionales y locales. Para lograr este objetivo, resulta indispensable que la emisora represente plenamente los intereses de la comunidad, con independencia y objetividad.

Divulgación del referendo

A través del servicio comunitario de radiodifusión sonora no podrán emitirse publicidad y/o mensajes y/o programas que promuevan el SÍ, el NO y/o la abstención ya que esto se entendería como proselitismo político, en concordancia con lo establecido en el artículo 4º, parágrafo 2º del Decreto 1981 de 2003.

Las emisoras comunitarias sí podrán emitir programas y/o mensajes que promuevan la pedagogía ciudadana en torno a este importante mecanismo de participación democrática. Estos mensajes y/o programas podrán ser producidos directamente o contratados por terceros siempre y cuando no promuevan el voto por el SÍ, el NO y/o la abstención.

Divulgación debate electoral

El artículo 4º, parágrafo 2º, del Decreto 1981 de 2003, establece que “a través del servicio comunitario de radiodifusión sonora no podrá transmitirse ningún tipo de programa con fines proselitistas”.

El artículo 6º, de la misma norma, señala que “por las estaciones del servicio comunitario de radiodifusión sonora podrá transmitirse propaganda, exceptuando la política, y darse crédito a los patrocinadores de programas o reconocer sus auspicios, siempre que no se trate de personas cuyas actividades o productos esté prohibido publicitar”.

No se prohíbe a las emisoras comunitarias la divulgación de informaciones políticas que contribuyan a mejorar el nivel de conocimiento de los ciudadanos para tomar decisiones en materia electoral. Uno de los fines de este servicio es fortalecer la democracia y esto sólo es posible con una información amplia e imparcial. Lo anterior es diferente al proselitismo que puede ser una fuente de conflicto en un medio de comunicación que tiene como fin promover la integración social y la convivencia pacífica.

Por ello, si la emisora establece la participación de los candidatos inscritos en su municipio, ya sea de manera individual y/o conjunta, debe garantizar la presencia de todos y en igualdad de condiciones.

Dado que la información y los debates que se producen en desarrollo de una campaña política tienen una importancia significativa para la comunidad, el Ministerio de Comunicaciones no tiene objeción a la iniciativa de transmitir este tipo de programas por intermedio de la radio comunitaria. Corresponde a los concesionarios de este servicio mantener el principio de equidad con los distintos sectores políticos y acordar con los candidatos las condiciones mediante las cuales se haría la transmisión de estos programas.

N. del D.: La presente circular va dirigida a los operadores del servicio de radiodifusión comunitaria.

__________________________