CIRCULAR EXTERNA 36 DE 1993 

(Junio 8)

Como es bien sabido, las sociedades administradoras tienen por objeto social exclusivo la administración y manejo de los fondos de cesantía, dentro del cual, de conformidad con lo previsto por el artículo 99 del Código de Comercio, se incluyen los actos directamente relacionados con el mismo y los que tengan como finalidad ejercer los derechos o cumplir las obligaciones legal o convencionalmente derivadas de la existencia y actividad de la sociedad.

Tal administración se concreta fundamentalmente en la inversión de los recursos que integran el fondo de cesantía, en condiciones tales que permitan atender el cumplimiento de la rentabilidad mínima a que se encuentran obligadas frente a sus afiliados, de conformidad con las disposiciones legales vigentes a este respecto.

Dentro de este marco conceptual, resulta forzoso concluir que las sociedades administradoras de fondos de pensiones y de cesantía no están facultadas legalmente para realizar actividades diferentes a su objeto social exclusivo. Por tal razón, la práctica consistente en comprar y vender títulos utilizando recursos ajenos al fondo o suministrados por un tercero, con el fin de obtener una comisión en beneficio de la sociedad o del fondo mismo, desborda el ámbito de capacidad legal de la administradora, pues tal labor de intermediación desvirtúa el objeto para el cual fueron creadas. En consecuencia, este despacho, de conformidad con las facultades que le otorga el subnumeral 19, numeral 3º del artículo 325 del estatuto orgánico del sistema financiero (1), considera que dicha práctica no se encuentra autorizada y, por lo tanto, se recuerda a las sociedades administradoras que está prohibida su realización.

La presente circular rige a partir de la fecha de su publicación.

_________________________________