CIRCULAR EXTERNA 42 DE 1993 

(Junio 25)

La Superintendencia Bancaria, atenta a la labor que viene desarrollando el revisor fiscal en cumplimiento de los preceptos legales y de normas profesionales, y considerando que los informes por él certificados deben estar soportados en papeles de trabajo y que la rendición de los mismos no lo libera de continuar el examen y la verificación de los diversos asuntos que le son inherentes, denunciando las irregularidades si las hubiere, en aras de hacer más profesional su labor, ha estimado procedente replantear la función de certificación que debe adelantar el revisor fiscal ante esta superintendencia.

En consecuencia, a partir de la entrada en vigencia de la presente circular, requerirán de la firma del revisor fiscal solamente aquellos informes que tengan que ver básicamente con los siguientes reportes:

1. Los que deban ser elaborados en cumplimiento de las normas establecidas por el Código de Comercio y por la Ley 43 de 1990, relacionados, entre otros, con la presentación de estados financieros básicos, con estados financieros consolidados, con estados financieros de publicación, y con notas a los estados financieros, todo en concordancia con las reglas fijadas por esta superintendencia en uso de la facultad consagrada en el subnumeral 15 del numeral 3º del artículo 325 del estatuto orgánico del sistema financiero y, en lo no previsto en ellas, con las normas de contabilidad generalmente aceptadas establecidas por el Decreto 2160 de 1986 y demás normas que lo modifiquen o adicionen.

Los citados informes deben remitirse de acuerdo con los procedimientos establecidos por esta superintendencia tanto para la remisión de los estados financieros intermedios, como para los estados financieros de fin de ejercicio, sin perjuicio de atender las solicitudes formuladas a través de las glosas que de su análisis se desprendan.

2. Los contemplados expresamente en las normas regulatorias del sistema financiero y del sector asegurador, tales como la relativa al acceso al cupo ordinario de liquidez en el Banco de la República a que alude el parágrafo del artículo 11 de la Resolución Externa 033 de 1992, expedida por la junta directiva del Banco de la República, para el caso de los establecimientos de crédito.

3. En los demás casos, y con el fin de evaluar la manera como la entidad está dando cumplimiento a todas las normas legales, estatutarias y reglamentarias vigentes, el revisor fiscal deberá allegar, con la misma periodicidad de los estados financieros intermedios y de fin de ejercicio que se deben remitir a esta superintendencia, un dictamen en el que se exprese claramente la información financiera revisada, las normas o prácticas de auditoría seguidas y su opinión sobre si la información reportada ha sido fielmente tomada de los libros de contabilidad, se ha dado cumplimiento a las normas legales respectivas y se han seguido procedimientos adecuados para su determinación y presentación, sin perjuicio de que tan pronto como se detecte una irregularidad, que en opinión de la revisoría fiscal deba ser conocida por esta superintendencia, se pronuncie sobre tal circunstancia. Dicho reporte versará principalmente sobre la fidelidad de la información transmitida a la Superintendencia Bancaria en relación con el cumplimiento del régimen de encaje, inversiones, posición propia, transferencias al Fonsat y las normas de patrimonio adecuado o de solvencia. Este dictamen deberá remitirse dentro de los cinco (5) días hábiles siguientes a la fecha de transmisión de los estados financieros respectivos.

Cuando, por cualquier circunstancia, el revisor fiscal considere pertinente expresar alguna salvedad sobre la información examinada, deberá dejar constancia concreta y precisa de la información respectiva con indicación de las causas que la motivan.

Es claro para esta superintendencia que la revisión de esta información financiera es menor, en alcance, que un examen de acuerdo con las normas de auditoría generalmente aceptadas con el fin de dictaminar los estados financieros de fin de ejercicio y de cumplir con los requerimientos del Código de Comercio al respecto.

Todo lo anterior se entiende sin perjuicio de dar cumplimiento a las disposiciones emanadas de otras autoridades diferentes a la Superintendencia Bancaria que versen sobre remisión de información a esta entidad o a cualquier otra.

La presente circular rige a partir de la información que se remita a esta superintendencia desde el 1º de julio del año en curso (inclusive) y deroga las disposiciones que le sean contrarias. En consecuencia, el primer reporte de que trata esta circular, por parte del revisor fiscal se efectuará dentro de los cinco (5) días hábiles siguientes a la transmisión de los estados financieros con corte a junio 30 de 1993.

________________________________