CIRCULAR EXTERNA 42 DE 1995 

(Junio 9 )

Como es de su conocimiento, la Corte Constitucional, mediante Sentencia T-025 del 1º de febrero de 1995 - Expediente T-46448, de conformidad con el artículo 4º de la Constitución Política declaró inaplicable por inconstitucional la Circular Externa 018 del 6 de marzo de 1992 proferida por esta superintendencia, por cuanto considera que “...los órganos administrativos no sólo están obligados a cumplir las decisiones judiciales (...), sino que deben abstenerse de emitir actos administrativos para impedir que otras autoridades públicas o entidades privadas, como en el caso de los bancos, las cumplan, pues ello implica desconocer el orden jurídico que institucionaliza la Constitución, el derecho de acceso a la justicia, la separación de funciones estatales, la colaboración armónica entre las ramas del poder público y la autonomía funcional de las autoridades judiciales.

“La Superintendencia Bancaria carece de competencia para determinar la procedencia o improcedencia de una orden de embargo emanada de un juzgado, pues es propio de la actividad judicial, cuando se trata de procesos de ejecución, determinar la suficiencia o idoneidad del título ejecutivo, librar el correspondiente mandamiento de pago, ordenar y hacer efectivas las medidas ejecutivas requeridas, previa definición de la procedencia del embargo, según la naturaleza jurídica de los bienes, resolver las peticiones de desembargo que formulen las partes y realizar los demás actos procesales propios de un proceso de esta naturaleza. Por consiguiente, cuando la Superintendencia Bancaria regula y condiciona la embargabilidad de dineros oficiales a través de la referida circular, invade la órbita de la competencia de los jueces en la materia ignora el principio de la separación de los poderes públicos y la autonomía judicial”.

Por lo anterior, a partir de la referida declaratoria ha cesado la obligatoriedad de las instrucciones impartidas por este órgano administrativo a través de la Circular Externa 018 de 1992 (1) y la Carta Circular 82 del 26 de septiembre de 1994 (2) y, por lo tanto, sobre la materia se incorporan y sustituyen en lo pertinente las órdenes que habían sido impartidas en la Circular Externa 059 del 1º de noviembre de 1991, en los siguientes términos:

En adelante todas las órdenes de embargo que afecten o recaigan sobre las rentas y recursos incorporados al presupuesto general de la Nación, emanada de juez competente, serán de inmediata ejecución o cumplimiento por parte de los establecimientos de crédito.

Decretada debidamente una medida de embargo, los establecimientos de crédito no son competentes para establecer si la respectiva decisión judicial recae sobre rentas y recursos incorporados al presupuesto general de la Nación para, con base en ello, abstenerse de darle cumplimiento en atención a su carácter de inembargables, pues no siendo esas instituciones parte en el proceso, no tienen posibilidad, y aún menos obligación, de oponerse a tales órdenes de embargo. Su actuación no puede ir más allá que la de mero ejecutor de la orden judicial en lo concerniente con la existencia de los recursos, su cuantía y la identificación del titular, aspecto cuya verificación se encuentra implícita en la ejecución de la orden de embargo.

Por lo demás, para los efectos previstos en la presente circular, los establecimientos de crédito deberán dar estricto cumplimiento a las instrucciones impartidas por esta superintendencia, a su vez, mediante las Circulares Externas OJ-090 de 1972, 036 de 1985, 072 de 1988 y la Carta Circular 040 de 1989.

No obstante, lo anterior debe entenderse sin perjuicio de dar estricto cumplimiento a lo ordenado por el artículo 3º del Decreto 1807 de 1994, según el cual “El establecimiento de crédito que reciba una orden de embargo en contravención a lo dispuesto por el presente decreto, deberá informar inmediatamente a la Contraloría General de la República para que inicie un juicio fiscal contra el funcionario judicial que ordenó el embargo”.

Igualmente, sin dejar de cumplir por ningún motivo en forma diligente las referidas órdenes judiciales de embargo, en la comunicación mediante la cual se ponga en conocimiento del juez la ejecución de dicha orden, deberá informársele que la medida afecta rentas y recursos pertenecientes al presupuesto general de la Nación, para su evaluación y fines pertinentes, lo cual no exonera para que se efectúen de inmediato los traslados de los recursos embargados, en los términos dispuestos por la autoridad judicial.

Los criterios precedentes se aplicarán también en lo pertinente a las órdenes judiciales de embargo de las sumas depositadas en la sección de ahorros, aun cuando recaigan sobre los montos inembargables de que trata el numeral 4º del artículo 126 del estatuto orgánico del sistema financiero y demás normas concordantes, en cuyo caso deberá advertirse al juez la cantidad que según la ley goza de inembargabilidad.

Es entendido que si en la orden de embargo el juez delimita dicha medida a la suma que exceda los montos inembargables, en ese evento la institución financiera procederá de conformidad respecto del saldo depositado en la sección de ahorros.

Para el cumplimiento de esta circular se deberán adoptar e impartir las medidas e instrucciones internas pertinentes, a la mayor brevedad posible. No sobra recordar que la inobservancia de esta preceptiva dará lugar a aplicar, por parte de la Superintendencia Bancaria, las sanciones institucionales o personales previstas en los artículos 209 y 211 del estatuto orgánico del sistema financiero, sin perjuicio de lo dispuesto en otras normas legales para quien desobedezca o demore la ejecución de las órdenes judiciales.

El presente instructivo rige a partir de su publicación y deroga las Circulares Externas 003 del 21 de enero y 059 del 1º de noviembre de 1991, la Circular Externa 018 del 6 de marzo de 1992, la Carta Circular 082 del 26 de septiembre de 1994, y demás normas que le sean contrarias.

*NOTA: La presente circular está dirigida a representantes legales y revisores fiscales de las instituciones financieras.

________________________________