CIRCULAR 554 DE 2003 

(Mayo 21)

Asunto: Afiliación y aportes: Aprendices. Servicio doméstico. Trabajadores independientes.

Teniendo en cuenta los nuevos parámetros legales que regulan la afiliación y pago de aportes al sistema integral de seguridad social de los aprendices, trabajadores del servicio doméstico y trabajadores independientes contenidos en la Ley 789 de 2002 y el Decreto Reglamentario 510 y 933 de 2003, a continuación condensamos tales preceptos para ilustración de los destinatarios al interior de la institución y de afiliados en general.

Contrato de aprendizaje

Definición del contrato de aprendizaje:

El contrato de aprendizaje, es una forma especial de vinculación sin subordinación dentro del derecho laboral, mediante la cual una persona natural recibe formación teórica en una entidad de formación autorizada, con el auspicio de una empresa patrocinadora que proporciona los medios para adquirir formación profesional metódica y completa requerida en el oficio, actividad u ocupación, desempeñándose dentro del manejo administrativo, operativo comercial o financiero propios del giro ordinario de las actividades de la empresa, con exclusividad en las actividades propias del aprendizaje (L. 789/2002, art. 30, concordante D.R. 933/2003, art. 1º).

Esta modalidad de contrato, de acuerdo con el artículo 2º de la Ley 188 de 1959, sólo puede celebrarse con personas mayores de 14 años que hayan completado sus estudios primarios, o demuestren poseer conocimientos equivalentes a ellos, es decir, que sepan leer y escribir.

Tiempo de duración

El contrato de aprendizaje puede celebrarse por cualquier tiempo determinado no superior a dos (2) años.

Apoyo de sostenimiento

Durante el período de duración del contrato de aprendizaje, el patrocinador reconoce al aprendiz, un apoyo de sostenimiento mensual, que garantice el proceso de aprendizaje, pero que en ningún caso, constituye salario.

El monto del apoyo mensual será:

a) En la fase lectiva: mínimo el equivalente al 50% de un (1) salario mínimo mensual legal vigente.

b) En la fase práctica: el equivalente al 75% de un (1) salario mínimo mensual legal vigente.

Afiliación al sistema integral de seguridad social

Acorde con lo estatuido por el artículo 30 de la Ley 789 de 2002, reglamentado por el artículo 5º del Decreto 933 de 2003, la afiliación al sistema integral de seguridad social de los aprendices alumnos se realiza en calidad de trabajadores independientes, pero no obstante lo anterior, por expresa disposición legal el pago de aportes se cumplirá plenamente por parte del patrocinador, así:

a) Durante las fases lectiva y práctica el aprendiz estará cubierto por el sistema de seguridad social en salud y la cotización será cubierta plenamente por la empresa patrocinadora, sobre la base de un salario mínimo legal mensual vigente.

b) Durante la fase práctica el aprendiz estará afiliado al sistema general de riesgos profesionales, por la administradora de riesgos profesionales, ARP, que cubre la empresa patrocinadora sobre la base de un salario mínimo legal mensual vigente.

Cuando las fases lectiva y práctica se realicen en forma simultánea, el aprendiz estará cubierto por salud y riesgos profesionales.

Modalidades que constituyen contrato de aprendizaje

Atendiendo las características de mano de obra que necesite la empresa patrocinadora, podrá optar por las siguientes modalidades:

1. La formación teórica y práctica de aprendices en oficios semicalificados cuando las exigencias de educación formal y experiencia sean mínimas y se orienten a los jóvenes de los estratos más pobres de la población.

2. La formación que verse sobre ocupaciones semicalificadas que no requieran título o calificadas que requieran título de formación técnica no formal, técnicos profesionales o tecnológicos, de instituciones de educación reconocidas por el Estado y trabajadores aprendices del SENA.

3. La formación del aprendiz alumno matriculado en los cursos dictados por el Servicio Nacional de Aprendizaje, SENA, de acuerdo con el artículo 5º del Decreto 2838 de 1960, que sobre el particular dispone: “Se entiende como sujeto de la formación profesional metódica y completa al trabajador aprendiz matriculado en los cursos dictados por el Servicio Nacional de Aprendizaje, o en los por él reconocidos, fuere en establecimientos especializados o dentro de las mismas empresas, cuando se cumplan las condiciones y requisitos determinados por el Consejo Nacional de esa entidad”.

4. La formación en instituciones educativas debidamente reconocidas por el Estado que se encuentren cursando los dos (2) últimos grados de educación lectiva secundaria en instituciones aprobadas por el Estado.

5. Las prácticas de estudiantes universitarios que cumplan con actividades de 24 horas semanales en la empresa y, al mismo tiempo, estén cumpliendo con el desarrollo del pénsum de su carrera profesional o que cursen el semestre de práctica, siempre que la actividad del aprendiz guarde relación con su formación académica.

6. Las prácticas con estudiantes universitarios, técnicos o tecnólogos que las empresas establezcan directamente o con instituciones de educación aprobadas por el Estado.

7. Las demás que hayan sido o sean objeto de reglamentación por el consejo directivo del Servicio Nacional de Aprendizaje, SENA.

No constituyen contrato de aprendizaje

No constituyen contratos de aprendizaje las siguientes prácticas educativas o de programas sociales o comunitarios:

1. Las actividades desarrolladas por los estudiantes universitarios a través de convenios suscritos con las instituciones de educación superior en calidad de pasantías que sean prerrequisito para la obtención del título correspondiente.

2. Las prácticas asistenciales y de servicio social obligatorio de las áreas de la salud y aquellas otras que determine el Ministerio de la Protección Social.

3. Las prácticas que sean parte del servicio social obligatorio, realizadas por los jóvenes que se encuentran cursando los dos (2) últimos grados de educación lectiva secundaria, en instituciones aprobadas por el Estado.

4. Las prácticas que se realicen en el marco de programas o proyectos de protección social adelantados por el Estado o por el sector privado, de conformidad con los criterios que establezca el Ministerio de la Protección Social.

Servicio doméstico

Ingreso base de cotización

Conforme al artículo 5º de la Ley 797 de 2003, modificatorio del artículo 18 de la Ley 100 de 1993, desapareció el subsidio contenido en la Ley 11 de 1988 para efectos de la afiliación al régimen de prima media del sistema de pensiones que administra el ISS, así mismo, en aplicación del parágrafo 1º del artículo 204 de la Ley 100 de 1993, desaparece este beneficio para el régimen contributivo del sistema de salud, toda vez que, allí se establece que la base de cotización de los trabajadores dependientes será la misma contemplada para el sistema de pensiones y los trabajadores del servicio doméstico tienen el carácter de dependientes para efectos de determinación del IBC al sistema integral de seguridad social.

Significa lo anterior, que a partir de la entrada en vigencia de la Ley 797 de 2003 los trabajadores del servicio doméstico deben cotizar al sistema integral de seguridad social sobre los ingresos realmente percibidos como trabajadores dependientes o como mínimo sobre un (1) salario mínimo mensual legal vigente, porque de continuar cotizando con la excepción de que trata la Ley 11 de 1988 deben afiliarse al régimen subsidiado de los sistemas de pensiones y de salud.

Fecha de pago de aportes

Como el inciso final del parágrafo del artículo 25 del Decreto 1406 de 1999 se encuentra vigente, el pago de aportes por los trabajadores del servicio doméstico debe continuar realizándose de manera anticipada, porque siendo dependientes, para efectos del recaudo se asimilan a independientes.

Parentesco con el empleador

Desde la vigencia del Decreto 824 de 1988 reglamentario de la Ley 11 de 1988, se dispuso que no podían afiliarse como trabajadores del servicio doméstico a los parientes del patrono o de sus familiares hasta el quinto grado de consanguinidad, tercero de afinidad y primero civil, tal prohibición no ha sido modificada.

Trabajadores independientes

Base mínima de cotización

El inciso segundo del artículo 3º del Decreto 510 de 2003 sobre el particular reza:

“La base de cotización para el sistema general de pensiones deberá ser la misma que la base de la cotización del sistema general de seguridad social en salud, salvo que el afiliado cotice para el sistema general de pensiones sobre una base inferior a la mínima establecida para el sistema de seguridad social en salud”.

Este precepto nos permite concluir que cuando el trabajador independiente no percibe ingresos superiores a dos salarios mínimos legales mensuales puede cotizar al sistema integral de seguridad social, por las bases mínimas establecidas para cada sistema, a saber:

1. En aplicación del artículo 3º del Decreto 510 de 2003, la base mínima de cotización en el sistema de pensiones es de un (1) salario mínimo legal mensual vigente.

2. Conforme al artículo 66 del Decreto 806 de 1998 concordante con el artículo 25 del Decreto 1406 de 1999, la base mínima para cotizar a este sistema de los trabajadores independientes es de dos (2) salarios mínimos legales mensuales vigentes.

Cotizaciones al sistema de pensiones como independiente y dependiente a la vez

El artículo 5º de la Ley 797 de 2003 al modificar el parágrafo 1º del artículo 18 de la Ley 100 de 1993, estableció que en aquellos casos en los cuales el afiliado perciba salario de dos o más empleadores, o ingresos como trabajador independiente o por prestación de servicios como contratista, en un mismo período de tiempo, las cotizaciones correspondientes serán efectuadas en forma proporcional al salario, o ingreso devengado de cada uno de ellos, y éstas se acumularán para todos los efectos de esta ley sin exceder el tope legal. Agrega la norma, que para estos efectos, será necesario que las cotizaciones al sistema de salud se hagan sobre la misma base.

Lo anterior conlleva a que a partir de la modificación del parágrafo 1º del artículo 18 de la Ley 100 de 1993 introducida por el artículo 5º de la Ley 797 de 2003, los afiliados al sistema general de pensiones que perciban salario de dos o más empleadores o ingresos como trabajador independiente, podrán efectuar cotizaciones en forma proporcional al ingreso o salario devengado en cada uno de ellos.

En consecuencia, en relación con la aportación doble al régimen de prima media con prestación definida del sistema general de pensiones de que trata la Ley 100 de 1993, en lo que tiene que ver con la cotización efectuada en calidad de trabajador dependiente y a su vez, como independiente, se concluye:

1. Desde el momento de la expedición del Decreto 692 de 1994 hasta el 30 de septiembre de 1999, el legislador permitió la mencionada cotización.

2. A partir del 1º de octubre de 1999 cuando entra en vigencia el Decreto 1406 y hasta el 28 de enero de 2003, el legislador prohibió esta forma de cotización para preservar el equilibrio financiero del régimen de prima media del sistema de pensiones.

3. Con la expedición de la Ley 797 de 2003, vigente desde el 29 de enero de 2003, nuevamente, vuelve a tomar vigor esta forma de cotización.

4. Exige el Decreto 510 en el parágrafo del artículo 3º, que para que tales aportes se puedan acumular para efectos de liquidar la pensión los aportes al sistema de seguridad social en salud debieron realizarse sobre las cotizaciones adicionales. Por tanto, de ser diferente la base de cotización, los aportes que excedan los realizados al sistema de seguridad social en salud, no se tendrán en cuenta para la liquidación de la pensión y serán devueltos al afiliado.

Cotización en Decreto 190 de 2003

De conformidad con lo estatuido en el artículo 8º de la Ley 790 de 2002, los destinatarios del reconocimiento económico que se encuentren en uno de los siguientes eventos, cotizarán al sistema de salud, así:

a) Quien esté vinculado a un programa de formación técnica o profesional o de capacitación formal o informal, la empresa responsable del pago del reconocimiento paga el 50% y el destinatario el otro 50% sobre el monto del reconocimiento.

b) Quien esté vinculado laboralmente a un empleador privado, en un cargo creado o suplido recientemente por el empleador, y que implique realmente un nuevo puesto de trabajo a partir de la entrada en vigencia de la presente ley. En este caso, dicho reconocimiento será directamente entregado al nuevo empleador siempre que tal vinculación laboral sea a través de un contrato a término indefinido o un contrato a un término no inferior a dos (2) años, la empresa responsable del pago del reconocimiento paga el 50% pero lo debe entregar al empleador privado y el destinatario el otro 50% sobre el monto del reconocimiento.

La parte del aporte del destinatario puede ser descontado del monto del reconocimiento monetario previa su autorización, caso en el cual la entidad responsable del pago girará el valor total de la cotización a la EPS correspondiente.

N. del D.: Esta circular va dirigida a vicepresidentes, gerentes nacionales y seccionales, gerentes de clínicas, directores jurídicos seccionales, directores jurídicos de clínicas y jefes de departamento.

__________________________