CIRCULAR EXTERNA 56 DE 1993 

(Agosto 20)

El objeto social de las entidades vigiladas por esta superintendencia se encuentra previamente definido en la ley. Dentro del mismo, de conformidad con lo previsto en el artículo 99 del Código de Comercio, se incluyen los actos directamente relacionados con él y los que tengan como finalidad ejercer los derechos o cumplir con las obligaciones legal o convencionalmente derivadas de la existencia y actividad de la entidad vigilada, entre las cuales están las operaciones de tesorería y de administración de portafolio con recursos disponibles en el día en que se efectúa la inversión.

Sin embargo, se ha podido establecer que algunas entidades vigiladas han venido realizando transacciones de compra y venta de títulos por cuenta de terceros en las cuales se está desarrollando la función de intermediación en el mercado de valores, la cual solamente puede ser realizada por las entidades vigiladas por la Superintendencia Bancaria en los casos y bajo las condiciones que se señalen expresamente en la ley.

Por lo tanto, este despacho, de conformidad con las facultades que le otorga el subnumeral 19, numeral 3º del artículo 325 del estatuto orgánico del sistema financiero, califica dichas prácticas como no autorizadas.

De otra parte, también se ha conocido que algunas entidades vigiladas realizan operaciones de compra de valores por cuenta propia, pero omitiendo registrar las mismas contablemente, así como también las de venta que en relación con esos valores verifican posteriormente, lo cual constituye una violación de la obligación consagrada en el artículo 53 del Código de Comercio y de las instrucciones contables impartidas por la Superintendencia Bancaria, contenidas en el plan único de cuentas para el sector correspondiente. A más de lo anterior, se abstienen de dejar constancia de dichas operaciones en los documentos negociados, infringiendo las normas legales que determinan los requisitos que se han de satisfacer para transferir o negociar los derechos incorporados o mencionados en dichos documentos, en los casos en los que se verifica la negociación de un título valor a la orden o nominativo, de un documento que no siendo título valor contiene la cláusula a la orden o de un documento que da cuenta de la existencia de un derecho susceptible de negociación por cesión.

Por lo tanto, se requiere la adopción de las medidas de control que sean indispensables para corregir o evitar la realización de las conductas que se dejaron reseñadas en el párrafo precedente.

La presente circular rige desde la fecha de su publicación.

___________________________