CIRCULAR EXTERNA 64 DE 1993 

(Octubre 13)

Como es de su conocimiento, mediante Circular Externa 023 de 1993 se señaló a las entidades sometidas al control y vigilancia de la Superintendencia Bancaria un plazo hasta el 15 de septiembre de 1993 para informar a esta entidad acerca de los procedimientos diseñados para dar cumplimiento a lo dispuesto en el Decreto 384 del presente año.

No obstante lo anterior y teniendo en cuenta que numerosas sociedades de arrendamiento financiero han consultado a la Superintendencia Bancaria, directamente y a través de Fedeleasing, la aplicabilidad de lo previsto en dicho decreto respecto de la actividad del leasing, este despacho ha estimado conveniente efectuar algunas precisiones e impartir las siguientes instrucciones sobre el particular:

1. Los arrendatarios de un bien entregado en leasing, si bien no son usuarios de un crédito, sí resultan deudores en relación con las prestaciones a su cargo originadas en la correspondiente relación contractual.

2. Desde la perspectiva propia del contrato de seguro, en una operación de arrendamiento financiero pueden observarse diversos intereses en relación con el bien entregado: de una parte, el de la sociedad arrendadora como titular del derecho real de dominio y, de otra, el del arrendatario como tenedor del bien obligado a su restitución.

En ambos casos el objeto de dicho interés es el mismo y la pérdida eventual que puede sufrir el dueño del bien es correlativa al perjuicio que surgiría para el arrendatario en el evento del siniestro, dada su obligación de restituir el bien, con lo cual puede señalar que el interés del arrendatario está subsumido en el interés del titular del derecho de dominio, lo que no implica que haya identidad entre uno y otro y que, por lo mismo, cada uno no sea asegurable por su propia entidad.

3. En el anterior orden de ideas, puede suceder que la compañía arrendadora tome el seguro por cuenta propia para proteger única y exclusivamente su interés y que, por lo tanto, en caso de presentarse el siniestro, el pago de la indemnización no libere al arrendatario de las responsabilidades derivadas del contrato, por ser un tercero ajeno a la relación surgida del seguro.

Puede suceder, igualmente, que el interés asegurable del arrendatario se encuentre protegido por el mismo contrato de seguro, en cuyo caso el arrendatario también asume el carácter de asegurado, entendiéndose que el seguro es por cuenta ajena y vale a favor del tomador hasta concurrencia de su interés, como lo establece el artículo 1402 del Código de Comercio. De esta manera, a la ocurrencia del siniestro el arrendatario derivará a su favor la extinción de su obligación.

Como corolario de lo anterior se puede señalar que, frente a las previsiones contenidas en el Decreto 384 de 1993, las compañías de financiamiento comercial y las sociedades de arrendamiento financiero no están obligadas a sujetarse a los criterios establecidos en él para la contratación de los seguros que suscriban para proteger la integridad física de los bienes entregados en leasing, cuando los mismos tengan por objeto único proteger el interés de aquellas, caso en el cual el arrendatario no está obligado al cumplimiento de las cargas y obligaciones que se originan en el contrato de seguros, entre ellas el pago de la prima, ni participa de los derechos o beneficios del mismo.

Por el contrario, cuando el seguro comprenda el interés del arrendatario el cual, por ende, asume la calidad de asegurado, circunstancia que es la que justifica su obligación de asumir el costo de la prima, el seguro suscrito por la sociedad arrendadora tendrá la condición de seguro por cuenta ajena, debiendo sujetarse a las reglas del precitado Decreto 384 de 1993, así como a las instrucciones que en relación con el mismo fueron impartidas mediante Circular Externa 023 de 1993.

Con base en lo anterior y teniendo en cuenta las dudas existentes sobre el particular, esta superintendencia se permite conceder un nuevo plazo, hasta el 2 de noviembre de 1993, para que las compañías de financiamiento comercial y las sociedades de arrendamiento financiero sometan a consideración de esta entidad los procedimientos diseñados para dar cumplimiento a las disposiciones comentadas, en cuanto a las operaciones de arrendamiento financiero o leasing se refiere, diligenciando para el efecto el trámite 305 —manuales entidades y la actividad 50— presentación.

_______________________________